Testigos: Tres suicidas se inmolan en Starbucks de Yakarta 

Actualización en 11:30 PM

Por: NINIEK KARMINI
YAKARTA, Indonesia (AP) – Al menos tres atacantes suicidas se inmolaron el jueves en una cafetería Starbucks del centro de Yakarta mientras dos hombres armados atacaban un puesto policial cercano, según dijo un testigo a Associated Press. 

 La televisora local TVOne, por su parte, informó de otras tres explosiones en otras partes de la ciudad.

Al menos un policía murió, además de los suicidas.

La primera explosión parecía haber iniciado un tiroteo entre los atacantes y equipos de policía antiterrorista, y más de hora y media más tarde seguían oyéndose disparos.

Tri Seranto, un guardia de seguridad de banco, dijo a Associated Press que había visto al menos a cinco atacantes, incluyendo tres que se hicieron explotar en la cafetería.

Seranto dijo que estaba en la calle cuando tres hombres entraron en Starbucks, y los vio inmolarse uno a uno. Los otros dos ataques llevaban armas de fuego, señaló, y entraron en un puesto de policía donde se oyeron disparos. El guarda de seguridad dijo que después había visto a un policía muerto y otros tres heridos de gravedad.

Seranto dijo no haber resultado herido en las explosiones porque estaba a una cierta distancia, aunque sí lo bastante cerca como para presenciar el ataque de las 10:30 de la mañana (0230 GMT).

Los dos hombres armados huyeron perseguidos por la policía, añadió.

Se oyeron disparos tras la explosión a media mañana ante el centro comercial Sarinah y de una comisaría. En la zona también hay muchos hoteles de lujo, embajadas y oficinas, incluida la francesa. La otra serie de explosiones se produjo en los barrios donde se encuentran las embajadas de Turquía y Pakistán.

Indonesia ha sufrido varios atentados con bombas en el pasado, reivindicados por grupos armados islamistas.

La policía antiterrorista detuvo el mes pasado a nueve hombres y dijo que el grupo había querido “interpretar un ‘concierto’ para atraer cobertura internacional sobre su existencia aquí”. La policía citó un documento incautado al grupo que describía los atentados que planeaban como un “concierto”.

El país está en alerta desde que las autoridades dijeran haber frustrado una trama de milicianos islámicos para atacar a miembros del gobierno, extranjeros y otras personas. Durante la noche de Fin de Año se desplegaron unos 150.000 policías y soldados para proteger iglesias, aeropuertos y otros lugares públicos.

También se desplegaron más de 9.000 policías en Bali, donde en 2002 murieron 202 personas en el peor atentado terrorista registrado en Indonesia.

La seguridad se centra en evitar ataques contra regiones vulnerables como Yakarta, señaló el mayor general Anton Charliyan, portavoz de la policía nacional.

El encarcelado clérigo islámico radical Abu Bakar Bashir apeló el martes ante un tribunal indonesio su condena por financiar un campo de entrenamiento de terrorismo, y alegó que su apoyo al campo había sido un acto religioso.

El líder de la red armada Jemaah Islamiyah, de 77 años, solicitó una revisión judicial de su sentencia de 2011, en la que se le condenó a 15 años de prisión por establecer el campo en la provincia de Aceh. Un tribunal superior redujo después su pena a nueve años.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, ha sufrido ataques mortales de la red Jemaah Islamiyah en el pasado. Pero en los últimos años, los atentados fueron menores y con menos víctimas, y se han centrado en atacar a representantes del gobierno, sobre todo policía y cuerpos antiterroristas.