Texas ejecuta a un preso 40 años después de su crimen

El Nuevo Diario

Washington, 27 jun (EFE).- El estado de Texas ejecutó hoy a Danny Bible por la violación y asesinato de una joven en Houston, un crimen que cometió en 1979 pero que no confesó hasta 1998.

A Bible, un hombre blanco de 66 años, lo declararon muerto a las 18.32 hora local (23.32 GMT) tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville (cercana a Houston), según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ).

En mayo de 1979, Bible violó y asesinó con un picador de hielo a la joven de 20 años Inez Deaton, una amiga de su primo, crimen que quedó sin resolver por casi dos décadas.

Después de que las autoridades hallaran el cuerpo de Deaton, Bible huyó de Texas, cambiando de estado frecuentemente y aterrorizando a mujeres ahí donde iba.

Cuando Bible regresó a Texas años más tarde, asesinó a su cuñada, Tracy Powers, y al bebé de ella, Justin, de cuatro meses. También asesinó a Pam Hudgins, que vivía con Powers en una vivienda de Fort Worth (cerca de Dallas).

Tras huir nuevamente, esta vez a Montana, secuestrar a una mujer y violar a una niña de 11 años, Bible fue detenido en 1984.

El hoy ejecutado fue condenado a 25 años de cárcel por el asesinato de Hudgins y a otros 20 por un robo en Houston. Sin embargo, tras ocho años entre rejas quedó en libertad condicional.

Bible volvió a aterrorizar a mujeres y niñas durante la década de los 90 hasta que fue detenido en Florida en 1998 tras violar en Luisiana a una mujer a la que metió en una bolsa y dejó abandonada en una habitación de un motel.

Fue entonces cuando Bible confesó todo su historial criminal y un jurado en Texas lo condenó a muerte en 2003 por el primero de sus asesinatos, el de la joven Inez Deaton.

Bible sufrió un grave accidente de tráfico durante el traslado al corredor de la muerte de Texas tras recibir su condena, un choque que lo dejó en silla de ruedas hasta el día de hoy.

El conductor del vehículo penitenciario murió en el accidente, igual que el del vehículo con el que colisionó.

La de hoy fue la séptima ejecución del año en Texas y la duodécima en todo el país.

Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena capital en 1976, 1.477 presos han sido ejecutados en EE.UU., 552 de ellos en Texas, más que en ningún otro estado. EFE