Thelma Aldana presentará balance de sus cuatro años como fiscal de Guatemala

Yahoo Noticias

Guatemala, 6 may (EFE).- La jefa del Ministerio Público y fiscal general de Guatemala, Thelma Aldana, presentará este lunes un balance de sus cuatro años de gestión, tiempo en el que destaca la desarticulación de grandes casos de corrupción, incluido el que derrocó al Gobierno de Otto Pérez Molina (2012-2015).

Aldana -abogada, notaria y exmagistrada de la Corte Suprema de Justicia- dará a conocer en un hotel de la capital el informe anual de su administración (desde mayo de 2017 hasta la actualidad), la rendición de cuentas de su gestión y un informe de transición para su sucesora, María Consuelo Porras Argueta.

Aunque no han trascendido mayores detalles sobre los aspectos que Aldana destacará de su gestión, sí se sabe que hará hincapié en la regionalización territorial del Ministerio Público, la política de persecución penal democrática y descentralizada, y la efectividad fiscal.

A esta cita, según indicó hoy a Efe la portavoz de la Fiscalía, Julia Barrera, están invitadas varias personalidades del país, entre ellos los presidentes de los tres organismos del Estado: Legislativo (Álvaro Arzú Escobar), Ejecutivo (Jimmy Morales) y Judicial (José Antonio Pineda Barales).

No obstante, el portavoz de la Presidencia, Heinz Hiemann, indicó que el mandatario participará en la toma de posesión de su homólogo de Costa Rica, Carlos Alvarado, aunque no confirmó en quien delegó su presencia.

La sombra de la corrupción está sobre Guatemala, el tercer país de América Latina con mayor corrupción según Transparencia Internacional, en el que el 23,4 por ciento de la población está en pobreza extrema, un 59,3 por ciento por debajo de la línea de la pobreza y donde la desnutrición crónica afecta a casi la mitad de los niños menores de 5 años.

Contra esta lacra, el MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) emprendieron una cruzada desde 2015 con la desarticulación de varios casos en lo que están implicados altos funcionarios, como el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos en prisión preventiva.

Pero sus investigaciones también han salpicado a miembros cercanos del actual presidente, a su partido durante las elecciones que lo llevaron al poder y a dos de sus familiares más cercanos, su hijo José Manuel y su hermano Sammy, quienes deben enfrentar un juicio por un caso de fraude al Estado en 2013.

Esta situación elevó las tensiones entre la fiscal, que en alguna ocasión dijo que Morales no es un aliado para luchar contra la corrupción, y el jefe de la CICIG, el abogado colombiano Iván Velásquez, a quien el mandatario intentó el pasado mes de agosto expulsar del país por considerar que se extralimitaba en sus funciones.

A raíz de ello, Morales pidió a la ONU en septiembre una revisión del mandato de la CICIG e invocó el artículo 12 del convenio de creación para solucionar las controversias relacionadas con la aplicación de sus funciones a través de una negociación y un diálogo del que aún no se conocen detalles. EFE