Trabajan más de 51 mil niños en Durango

  • 80 ciento labora en negocios familiares

Por: Martha Medina

Más de 51 mil niños son los que trabajan actualmente en Durango, de los cuales un 80 ciento labora en negocios de carácter familiar, como resultado de una cultura que es urgente modificar, señaló el secretario del Trabajo y Previsión Social del Estado, Israel Soto Peña, al recordar que la ley establece con claridad las condiciones para que los menores de edad puedan laborar si tienen 15 años o más, las cuales no se cumplen en la mayoría de los casos.

Entrevistado poco antes de que iniciara la conmemoración del “Día Internacional Contra el Trabajo Infantil”, el secretario puntualizó que se trata de un problema de origen multifactorial y cultural, como lo indica el hecho de que un 80 por ciento de los menores de edad que trabajan lo hagan en un negocio familiar, pues esto implica que es casi una costumbre de padres e hijos que estos últimos empiecen a trabajar a una edad muy temprana, incluso menor a la que establece la ley, pues de acuerdo a las investigaciones realizadas solamente cerca de 5 mil niñas, niños y adolescentes que laboran lo hacen en espacios ajenos al círculo familiar, sin asistir a la escuela de manera regular e incluso en condiciones que plantean algún riesgo para ellos.

Se trata de un problema que se ha detectado tanto en los municipios de Durango, Gómez Palacio, Lerdo, así como Otáez, San Dimas y Canatlán, donde también se han reportado casos donde se encuentra a padres e hijos que trabajan, casos que han sido atendidos tanto por la Secretaría como por otras instituciones que participan en las acciones encaminadas a erradicar el trabajo infantil en la entidad, como son el DIF Estatal, la Secretaría de Seguridad Pública que atiende casos de bullying o sexting, el Instituto Nacional de Migración para atender a niños en situaciones de trata de personas, entre otras que tienen una participación activa en este tema.

Con respecto a la cantidad de niños que trabajan en la entidad, el secretario puntualizó que el número que se tiene actualmente es resultado del tiempo en el que se dejó de atender este problema debido a su complejidad, por lo cual manifestó que se espera que con las acciones que ya se llevan a cabo para el año entrante se pueda registrar una disminución en el número de menores de edad que realizan algún trabajo remunerado.

Al mismo tiempo, planteó la necesidad de que además de mantener una constante supervisión para detectar los casos de trabajo infantil, también se trabaje para cambiar la cultura que existe en muchas familias con respecto a este tema, pues los padres deben estar conscientes de que los menores de 15 años de edad no deben trabajar porque la ley lo prohíbe, mientras que quienes tengan esta edad tendrán que cumplir una serie de requisitos para que puedan ser empleados, como que continúen sus estudios y que la jornada laboral no exceda las 6 horas al día, entre otros.

El funcionario reconoció que otro de los factores que influyen en esta problemática, es la situación económica que se vive actualmente, pues muchas veces por esta razón tanto padres de familia como los hijos plantean la posibilidad de trabajar, aunque apuntó que para eso se requiere avanzar en la generación de nuevos empleos para que sean los padres quienes trabajen, además de generar políticas públicas que ayuden a prevenir y erradicar esta práctica.