Transparencias de Tadashi Shoji y romanticismo de Kate Spade eclipsan N.York

Lara Malvesí


Tadashi-Shoji-SS16Nueva York, 12 feb (EFE).- El japonés Tadashi Shoji captó hoy la atención en la segunda jornada de la Semana de la Moda de Nueva York con sus atrevidas transparencias étnicas, mientras que la diseñadora Kate Spade se decantó por el romanticismo y el estilo sesentero.

Shoji, al que poco le importó que se tratara de la presentación de una colección para el próximo otoño/invierno, se dejó inspirar por la África tribal y “tatuó” en la piel de las modelos a través de gasas y otros tejidos transparentes motivos étnicos en todo el cuerpo.

Además, vestido de encaje, terciopelo y lentejuelas, mucho negro, dorado y lavanda, así como adornos geométricos.

Por su parte, Kate Spade, la firma que ha encontrado el filón comercial por ahora en bolsos y carteras, vistió a una mujer con un “look” propio de los años sesenta, con colores pastel, estampados florales y vestidos muy femeninos con cinturas altas y por debajo de la rodilla.

La diseñadora se alejó de la industrial Chelsea donde acontecen la mayoría de desfiles y mostró sus diseños en el número 30 de Rockefeller Plaza, en un icónico edificio que remó a favor a la hora de recrear la puesta en escena de las presentaciones de colecciones en grandes almacenes de los años sesenta.

Quien también conquistó a la crítica jugando en casa fue Jason Wu, de solo 33 años y aunque basado en Nueva York, de raíces taiwanesas y canadienses.

Wu apostó por una colección púdica, con formas discretas y una paleta que solo en los detalles se dio algún capricho fuera de negros, azules y marrones, que llamó “Inmaculada”.

Por otro lado, la veterana Nicole Miller imaginó para el próximo invierno una mujer de estilo “bohochic” con largos vestidos estampados y ornamentados largos hasta los tobillos.

La norteamericana también abogó por complementos y prendas funcionales como gorros y abrigos gruesos para una mujer que, en invierno, quiere taparse ante las bajas temperaturas por mucho que algunos diseñadores crean que solo los hombros y piernas al aire pueden ser sexy.

Asimismo, se presentó la más reciente colección de Polo Ralph Lauren, un “reality check” de moda funcional, con negros, camel y azules, denim, lana, algodón y cuero, menos espectacular que el desfile que prepara Ralph Lauren para la última jornada de esta semana de la moda pero también más comercial y fácil de llevar.

A destacar las chupas de cuero en color tierra y las corbatas femeninas al más puro estilo Diane Keaton, una mujer siempre omnipresente en la Gran Manzana.

En la segunda y cargada jornada de la Semana de la Moda de Nueva York, y como ya ocurrió en el primer día con otro intruso, Kanye West, la cantante Rihanna acaparó el grueso de la atención mediática con su colección para la deportiva firma Puma.

En clave española, se presentó la colección de otoño/invierno 2016 de Agatha Ruiz de la Prada, con una línea menos atrevida en las formas, aunque igual de colorista que siempre, que pretende ser “más llevable” que anteriores trabajos, contó a Efe la anfitriona e hija de la diseñadora, Cosima Ramírez.

Los rosas, amarillos, azules y naranjas, así como los corazones y estampados rallados que simulan el arcoíris siguen estando muy presentes en lanas, algodones y lentejuelas, aunque esta vez no hay estructuras extravagantes sino líneas de caída sencilla y holgada.

La colección incluye modelos de “calle” más sofisticados, con sedas, lentejuelas y flecos, así como pijamas y ropa de niño.

Los desfiles más esperados del sábado serán los de Rebeca Minkoff y Alexander Wang.

El domingo le tocará a Custo presentar su colección, mientras que otro español, Josep Font para Delpozo, tendrá su turno el martes en esta semana de la moda de Nueva York, donde el frío está haciendo la vida imposible a los “fashionistas”. (1)EFE