Trasladan nuevamente a Jesús Santrich a la cárcel La Picota en Bogotá

Pulzo.com

Bogotá, 2 jun (EFE).- Jesús Santrich, uno de los líderes de la antigua guerrilla FARC, detenido por narcotráfico y pedido en extradición por Estados Unidos, regresó hoy a la cárcel de La Picota, en Bogotá, informó el Ministerio de Justicia.

Santrich, cuyo verdadero nombre es Seuxis Pausivas Hernández, estaba recluido desde el pasado 10 de mayo en la Fundación Caminos de Libertad, una sede del Episcopado colombiano, a donde había sido trasladado por “razones humanitarias”.

Un comunicado de la cartera de Justicia explicó que la medida se tomó después de recibir los exámenes médicos de Santrich en los que se concluye que en “sus actuales condiciones y desde el punto de vista del examen físico no cumple criterios médico legales para poder establecer un estado de salud grave por enfermedad”.

Añade que por esa razón “se determinó el traslado del señor Seuxis Paucias Hernández Solarte al Complejo Penitenciario y Carcelario Metropolitano de Bogotá, Comeb, La Picota”.

Una fuente del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) dijo a Efe que el traslado se realizó con el apoyo del Ejército en un fuerte operativo.

El exlíder guerrillero fue capturado por la Fiscalía de Colombia el pasado 9 de abril con base en una circular roja de la Interpol a petición de Estados Unidos, cuya justicia lo acusa de tener un acuerdo para exportar diez toneladas de cocaína a ese país después de que las FARC firmaron el acuerdo de paz, el 24 de noviembre de 2016.

El mismo día de su captura Santrich inició una huelga de hambre en protesta contra lo que considera un “montaje” en su contra, pero la suspendió 41 días después.

El pasado 17 de mayo, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que se encarga de juzgar los crímenes cometidos durante el conflicto armado colombiano, suspendió el trámite de extradición de Santrich a Estados Unidos.

La decisión de la JEP generó en Colombia diversas reacciones, entre ellas las de la Fiscalía, la Procuraduría, el embajador de Estados Unidos, Kevin Whitaker, que consideran que ese organismo extralimitó sus funciones. EFE