Inicio > Columnas > La otra dimensión > Tratamiento con laser en multiples enfermedades, alternativa médica

Tratamiento con laser en multiples enfermedades, alternativa médica

DR. FCO. JAVIER SOLIS ESTUPIÑAN

LO INVITAMOS A VER EL PROGRAMA EN VIVO “SALUD: LA OTRA DIMENSION” EN: contactotv.mx  los jueves de 19:00 a 20:00 hrs

“El láser actúa sobre la membrana celular generando un efecto fotoquímico, que facilita la regeneración tisular, la reducción del dolor y rebaja los efectos inflamatorios, con una serie de efectos fisiológicos” Anónimo

“EL LASER Aumenta la actividad metabólica al actuar sobre las mitocondrias. Esto puede reducir los tiempos de curación, se produce un aumento de la vasodilatación, mejora el drenaje linfático. Estos estímulos actúan sobre la inflamación, aumenta el umbral del dolor, la estimulación fotomecánica inhibe la sensación de dolor y proporciona alivio inmediato”. Anónimo

 

Hoy le quiero presentar una de las terapias que, en lo personal me ha dado grandes resultados en mi ejercicio profesional, algo que en lo personal sigo considerando como una actividad que me llena de pasión como es el atender a mis pacientes, tratando de responder a su confianza, para lo cual hemos estudiado y aplicado la terapia laser desde hace muchos años, incluso hace aproximadamente 25 años le aplicamos laser al actual Gobernador de Durango Dr. José Rosas Aispuro Torres, quien se encontraba “lastimado” de la columna vertebral, para lo cual acudía diariamente a su casa con mi aparato que había adquirido llamado GIRLASE, que es un equipo francés diseñado para realizar AURICULOMEDICINA de acuerdo al padre de la auriculoterapia el Dr. Paul Nogier y que es en base a Arsenurio de Galio invisible al ojo humano, para aplicarle la terapia con láser, para mejorar el dolor y la inflamación.

Después de muchos años la terapia laser ha demostrado sus grandes beneficios y actualmente lo encontramos en múltiples clínicas de diferentes patologías o incluso en cirugía, belleza, ortopedia, reumatología, etc.

El término láser surge de las siglas de las palabras inglesas: Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation, que significa en español: amplificación de la luz por emisión estimulada de radiación. Realmente representa el nombre de un dispositivo cuántico, que genera ondas electromagnéticas luminicas.

Un proceso importante de la interacción átomo-fotón es el proceso de emisión estimulada, es decir, emisiones inducidas por el hombre. Su existencia fue propuesta por Albert Einstein en 1917, adelantándose en varias décadas a la posterior creación del láser, quien alcanzó el premio Nobel de Física por su gran aporte a la humanidad.

Cuba se encuentra actualmente a la cabeza de América Latina y de muchos países del tercer mundo en cuanto a investigaciones y desarrollo de tecnologías en esta esfera. El láser se instituyó en la década del 70 del pasado siglo XX, al surgir los primeros aparatos comerciales para la medicina y la investigación científica. En esa misma década se comienzan a dar pasos en la construcción de láseres gaseosos. Actualmente Cuba tiene equipos láseres terapéuticos en todas las provincias del país.

Este desarrollo dio lugar a alcanzar un prestigio en el orden internacional, al brindar un servicio médico de óptima eficacia en el mejoramiento de la calidad de vida en las áreas de salud de los pacientes que precisan de esta terapia laser.

El tratamiento con láser de baja potencia ofrece un efecto reparador y beneficioso sobre el tejido nervioso, el músculo esquelético, el tejido blando y la piel. Desde el punto de vista bioquímico su acción fundamental radica en la modulación de la fosforilación oxidativa a nivel mitocondrial, donde se estimula la síntesis de adenosín trifosfato (ATP), que es la forma fundamental de energía de la célula. De ahí que ocurra la normalización de las funciones celulares en aquellas enfermedades en las que existan trastornos celulares y/o funcionales. Los efectos a distancia del láser de baja potencia radican en favorecer la microcirculación y el trofismo celular. En la microcirculación el láser actúa tanto a nivel del esfínter precapilar, provocando vasodilatación y reabsorción de los exudados, como del torrente sanguíneo, aumentando la velocidad de circulación y del sistema fibrinolítico y eliminando los microtrombos. Además, produce aumento de la fagocitosis por incremento del número de macrófagos y del oxígeno, y por tanto, normaliza los tejidos lesionados sin provocar deterioro de las áreas vecinas.

La terapia láser de baja potencia posee propiedades físicas que producen efectos terapéuticos sobre el tejido vivo, como son la analgesia en la zona irradiada, pues interfiere en el mensaje eléctrico a nivel local para inhibir la transmisión del estímulo doloroso, equilibra el potencial de membrana en reposo y evita el descenso del umbral doloroso y la acción antiedematosa o antiinflamatoria, ya que favorece la vasodilatación capilar, acelera la regeneración de vasos linfáticos, aumenta el drenaje de la zona inflamada, favorece la fibrinolisis, e interactúa sobre procesos de tabicación; así como también actúa sobre la reparación de heridas o traumatismos en tejidos diversos, puesto que aumenta el índice de mitosis celular, activa la síntesis proteica, y por lo tanto, la función celular, estimulando así los procesos de epitelización, tanto en la piel como en otros tejidos.

El láser tiene efecto bioestimulante basado en la hiperpolarización a nivel de la membrana celular, acelera los procesos metabólicos e incrementa el intercambio de sustancias nutritivas, lo que contribuye a fortalecer la acción de las células defensivas. Se aprovecha su acción antibacteriana, antiedematosa y estimulante del sistema inmunitario.

La radiación láser, debido a su efecto fotoquímico, tiene una acción directa sobre el esfínter precapilar. Se produce vasodilatación capilar y arteriolar, con 2 consecuencias: el aumento de nutrientes y oxígeno, que, junto a la eliminación de catabolitos, contribuye a mejorar el trofismo de la zona y el incremento de aporte de elementos defensivos, tanto humorales como celulares. Tras la irradiación láser se produce una respuesta primaria, que forma parte de un comportamiento bioquímico que se desencadena después de la absorción de la carga energética. El láser es un estabilizador de la bomba sodio-potasio, y actúa generalmente como favorecedor en los procesos de intercambio a nivel celular, así lo evidencian los diferentes estudios realizados.7

Esta terapia está indicada en enfermedades de cualquier parte de nuestro organismo que cursen con inflamación, dolor o trastornos de la reparación tisular.

Hay que considerar algunos efectos secundarios como ocurre con la retina, ya que si la irradiación traspasa el medio transparente del ojo, se absorbe y se deposita a nivel retiniano, produciéndose un proceso degenerativo que puede llevar a la ceguera irreversible. Todo ello, si la irradiación fuese puntiforme e incidiera directamente en ella. Si fuese a través de la fibra óptica, o a distancia, el daño no llegaría a producirse. Teniendo en cuenta las medidas de protección indicadas, no hay peligro de daño ocular para el enfermo, ni para el médico.

Por otra parte también hay que considerar los procesos neoplásicos: el efecto bioestimulador del láser se produce a través de la aceleración de la mitosis celular, es decir, aumentando el número de células, lo cual desconocemos si sucediese irradiando células enfermas neoplásicas, por lo que existen diversos criterios al respecto. Recomendamos no usarlo sobre los tumores, pero sí pueden tratarse procesos a distancia, y no relacionados con la lesión primaria. Además se recomienda no usarlo en procesos sépticos generalizados. En el embarazo parece improbable que pueda afectar al feto, pero nunca debemos irradiar el vientre grávido y no usar puntos de acupuntura abortivos. Puede usarse en zonas afectadas alejadas del abdomen.

Existen otros criterios médicos para no utilizar el láser Sin apoyo científico se ha planteado la posibilidad del calentamiento de prótesis metálicas o los DIU metálicos, de igual modo sucede con pacientes epilépticos y los que utilizan marcapasos, lo que ha quedado descartado en la actualidad. Siempre debemos tener en cuenta que el paciente esté compensado de su enfermedad de base. No constituye riesgo el uso de fármacos fotosensibilizantes, aunque algunos medicamentos como los esteroides, la quinacrina y los antipalúdicos pueden aumentar la absorción de la radiación láser; por tanto, hay que manejar dosis bajas en estos casos.

No tratamos con láser terapéutico directamente los órganos internos, solo órganos que tengan cavidades externas o mediante puntos de acupuntura relacionados con estos órganos. Se puede aplicar en forma intracavitaria mediante el uso de la fibra óptica de un láser rojo.

  • En otorrinolaringología (ORL): Las problemas de sinusitis de causa infecciosa o alérgica, rinitis alérgica, faringitis, amigdalitis, hipoacusia y sordera súbitas, acúfenos de causa vascular, otitis media y traumatismo del oído.
  • En ginecología: cervicitis, ectopias, bartolinitis, vulvitis, úlcera vulvar, rafias, mastitis, displasia mamaria, inflamación pélvica y herpes genital.
  • En neurología: parálisis facial, neuralgia del trigémino, neuralgia intercostal y neuritis postherpética.
  • En quemaduras: úlceras por quemaduras y quemaduras por fricción.
  • En angiología: úlcera vascular, trombosis venosa y mal perforante plantar.
  • En proctología: fisura anal, trombosis hemorroidal, hemorroides externas y quiste pilonidal operado.
  • En estomatología: gingivitis, alveolitis, aftas bucales, postimplantes de dientes, síndrome de la articulación temporomandibular (ATM), absceso periodontal y trismus
  • En cirugía: heridas dehiscentes, granuloma a cuerpo extraño, cicatrices y queloides recientes, sufrimiento de piel y cicatrices postcirugía estética, úlceras por presión, forúnculos, abscesos y paroniquia.
  • En ortopedia y traumatología: epicondilitis, epitrocleítis, tendinitis, cervicalgia, cervicobraquialgia, bursitis, hombro doloroso, sacrolumbalgia, gonalgia (rodilla dolorosa), fascitis plantar, espolón calcáneo, síndrome posfracturas, ganglión del carpo, túnel carpiano (STC), dedo en resorte, enfermedad de Dupuytren, esguinces, trocanteritis, síndrome del piriforme, dorsalgia, distensión o desgarro muscular, y muchas otras afecciones del sistema osteomioarticular (SOMA) que cursen con inflamación y dolor.
  • En urología: balanitis, orquitis, epididimitis, enfermedad de Peyronie y herpes genital.
  • En medicina tradicional (laserpuntura y laserauriculopuntura): migraña, neuralgias, asma bronquial, estrés, parálisis de Bell, afecciones del SOMA, afecciones ORL y afecciones oculares (glaucoma, miopía, diplopía, conjuntivitis y afecciones del nervio óptico).
  • En dermatología: herpes simple, herpes zóster, acné inflamatorio, acné rosácea, micosis superficial, dermatitis, eczemas, piodermitis, forúnculos, abscesos, alopecia areata reciente, esclerodermia y pénfigo vulgar.

Como podemos ver, el láser de baja potencia, también denominado láser blando (soft-laser), láser terapéutico tiene un amplio uso dentro de la práctica médica actual, y existe un gran número de afecciones agudas o crónicas que pueden ser tratadas con esta terapia, con resultados alentadores, muy superiores a los obtenidos con el uso de la terapéutica convencional. Por otra parte, la ausencia de efectos colaterales y el hecho de ser un método eficaz, inocuo, indoloro, aséptico, coloca al láser como una buena opción de tratamiento para muchas enfermedades

Existen numerosos artículos que pueden avalar con sus resultados los efectos terapéuticos del láser de baja potencia en las diferentes ramas de la medicina. Machín y otros encontraron que en el grupo de pacientes estudiados con sordera súbita, el 88 % tuvo una recuperación total, el 9 % parcial y solo el 3 % no tuvo recuperación. Los resultados obtenidos fueron el fruto de los efectos biológicos del ozono, por su influencia positiva en el transporte de oxígeno a los tejidos; y del tratamiento con láser de baja potencia, por su acción de estimular la microcirculación y mejorar la biología celular, complementado por la estimulación puntural de los macro y microsistemas de acupuntura.

Otro investigador, Tunér, destaca que un tratamiento con láser en las etapas iniciales del herpes simple tiene un porcentaje de éxito superior a los tratamientos convencionales, además de lograrse un alivio casi inmediato de los síntomas. García y otros  hallaron que la mejoría clínica de los casos tratados con láser fue entre la 3ra y 4ta sesión, y desde el punto de vista citológico fue a partir de la 2da.

Véliz y otros, en un estudio de 60 pacientes a doble ciegas con láser de baja potencia de He-Ne solo o asociado con aciclovir, encontraron que la duración de las lesiones fue mucho menor en los pacientes tratados con aciclovir y láser He-Ne (7,85 días), que en los que fueron tratados con aciclovir solamente cuya duración de las lesiones fue de 9 días.

Garrigó propone en su estudio que la acción del láser de baja potencia en la reparación hística se basa en el incremento de la multiplicación celular, la activación en la producción de colágeno y fosfatasa alcalina, la activación del endotelio vascular, el aumento de fibras colágenas y elásticas, la regeneración de fibras nerviosas y de tejido óseo, el incremento en la velocidad de crecimiento de los vasos sanguíneos a partir de los ya existentes, y la inducción a partir de las células epiteliales adyacentes a la lesión de la reepitelización.

En otro estudio se plantea que el láser resultó más efectivo que la fisioterapia convencional (rayos infrarrojos) en el tratamiento del dolor cervical crónico, pues se obtuvo el alivio del dolor más rápido y en forma más duradera, y no se presentaron signos negativos con la terapia láser. El método de aplicación es fácil, y si se mantienen las medidas de precaución para su uso, resulta inocuo para el paciente y el personal que lo aplica.

En  otros estudios se encontraron que el 76 % de los pacientes tratados con láser notaron mejoría de los síntomas subjetivos, y de las manifestaciones clínicas, entre la 1ra y la 3ra sesión de tratamiento. La duración se produjo fundamentalmente entre la 5ta y 7ma sesión de terapia. Algunas enfermedades curaron sin necesidad de un segundo ciclo de tratamiento. No aparecieron efectos colaterales en el uso de la terapia.

En un estudio en el cual aplicaron laserpuntura a úlceras de miembros inferiores (flebotónicas y traumáticas) tuvieron una mejoría clínica evidente. Se puede afirmar con el 90 % de confiabilidad que es más efectivo, pues la mejoría fue más rápida cuando se usó laserpuntura en lesiones ulcerosas postraumáticas que en las flebotónicas. En otro estudio del doctor Álvarez, en el tratamiento del dedo en resorte con láser de baja potencia en puntos de acupuntura, resultó ser un método eficaz al obtenerse el 75 % de resultados satisfactorios en cuanto a la solución de limitaciones del movimiento, el chasquido o que el dedo afectado se trabara; y hubo 78,9 % de resultados satisfactorios respecto a la evaluación del dolor.

Los resultados del estudio de Rodríguez Cabrera nos permiten confirmar la eficacia de esta terapéutica en el síndrome del dolor en la disfunción témporo-mandibular, además de determinar que entre la 6ta y 8va sesiones de tratamiento el 65 % de los pacientes presenta alivio del dolor, y el 90 % refiere su desaparición entre la 9na y la 10ma. También comprobaron que es una terapia fácilmente aceptada por los pacientes, por ser indolora, inocua y de fácil aplicación.

No debemos olvidar que el láser en muchas de estas enfermedades solo constituye un tratamiento sintomático, por lo que el diagnóstico etiológico y la aplicación de un tratamiento a la enfermedad de base, son primordiales para obtener resultados mucho más efectivos. Siempre que usemos una dosis adecuada y tratando lo que realmente se corresponde con este tipo de terapia, obtendremos mejores beneficios para el paciente.

CONCLUSIONES

Podemos concluir que la terapia láser constituye un tratamiento de primera línea para muchas de las afecciones con que acuden los pacientes a consulta médica.

Este tipo de tratamiento ofrece muchas posibilidades de ayuda terapéutica, y permite ser utilizado con éxito en enfermedades de diversas especialidades, como reumatología, ortopedia y traumatología, medicina deportiva, ORL, estomatología, cirugía general y otras, por su potente efecto analgésico y antiinflamatorio; así como también en dermatología, cirugía reconstructiva (posquirúrgica), quemaduras y cosmetología, por su demostrada acción reparadora tisular, como se explicó anteriormente, por lo que un gran número de pacientes son beneficiados a nivel de la APS, mejorándole su calidad de vida y reincorporándoles más rápidamente a la vida social y laboral.

La laserterapia actúa sobre las células bajo los principios de la bioestimulación y la estimulación fotomecánica. En fisioterapia, el láser puede funcionar bajo distintas intensidades o potencias, de las que va a depender también la longitud de onda. Tal y como explica el fisioterapeuta de Clínicas Beiman Marco Aurelio Toral, la longitud de onda y la potencia son determinantes para la capacidad de penetración del láser en el tejido. A más longitud de onda, mayor capacidad de penetración.

La terapia con láser es indolora, y, aunque se nota un aumento de temperatura en la zona tratada, no es invasiva. Hay que añadir que la terapia con láser «no tiene contraindicaciones absolutas». El láser actúa sobre la membrana celular generando un efecto fotoquímico, que facilita la regeneración tisular, la reducción del dolor y rebaja los efectos inflamatorios, con una serie de efectos fisiológicos:

  • Aumenta la actividad metabólicaal actuar sobre las mitocondrias. Esto puede reducir los tiempos de curación.
  • Se produce un aumento de la vasodilatación.
  • Mejora el drenaje linfático.
  • Estos estímulos actúan sobre la inflamación.
  • Aumenta el umbral del dolor. La estimulación fotomecánica inhibe la sensación de dolor y proporciona alivio inmediato.

En fin, considerar esta terapia con láser en múltiples casos nos permite aumentar el arsenal terapéutico para tratar a los pacientes y lograr excelentes resultados para recuperar la salud. Pero como siempre Ud. tiene la última palabra. ¡Hasta la próxima semana!