Tres orejas para David Mora, a hombros en Almadén (Ciudad Real)

Cultoro

Almadén (España), 28 jul (EFE).- Tres orejas y la correspondiente Puerta Grande logró hoy el diestro David Mora en la localidad ciudadrealeña de Almadén, en un festejo mixto en el que la rejoneadora francesa Lea Vicens y su compatriota Sebastián Castella obtuvieron, asimismo, un apéndice cada uno.

La tarde fue de capotes más que de muletas. Entre otras cosas porque los de Manuel Blázquez lidiados a pie llegaron tan solo con un hilo de pujanza al último tercio en el mejor de los casos.

Fue, concretamente, el quinto, noble, con clase y el pitón derecho sangrando, que todo hay que decirlo, ante el que Castella anduvo sobrado, con fases de templanza manejando la muleta con la mano diestra, con la que consiguió lo más lucido, a lo que hay que sumar un entonado recibo de capote. Frente a su flojo primero poco hubo que rascar.

David Mora lo bordó a la verónica en sus dos toros, echando la pierna adelante (es decir, la pata palante), ganando terreno y gustándose en la ejecución de las suertes.

La faena de muleta a su primero, tercero de la tarde, fue un ejercicio de temple, tirando con sutileza de la remisa embestida de su oponente, que quería, pero no podía. Ya en éste, tras manejar con acierto la espada en el primer viaje, se ganó la puerta grande.

Lea Vicens abrió festejo a caballo. Destacó su toreo de costado ante sus dos toros de Luis Terrón; en el primero montando a Diluvio, y en el cuarto sobre Bético. A la hora de clavar hubo más intención que ajuste, si bien podría haber salido a hombros de no haber fallado con los aceros.

La nota curiosa del festejo llegó al doblar el quinto. Los tendidos pidieron el doble trofeo para Castella, los cuales fueron inicialmente concedidos, aunque el palco se retractó y dejó el premio en singular. De este modo el francés, que debutaba en el precioso coso hexagonal de Almadén, abandonó la plaza a pie.

——————-

FICHA DEL FESTEJO.- Dos toros de Luis Terrón para rejones, manejables, y cuatro de Manuel Blázquez, desiguales de presentación, con el quinto sangrando por el pitón derecho. Nobles, con clase, pero sin fondo. Algo mejor el quinto.

La rejoneadora Lea Vicens, silencio y oreja con petición de la segunda.

Sebastián Castella, ovación tras aviso y oreja con petición de la segunda.

David Mora, dos orejas y oreja.

La plaza registró casi tres cuartos de entrada. EFE