Tribunal holandés requisa activos de Gazprom en favor de compañía ucraniana

La República EC

Kiev, 5 jun (EFE).- La justicia holandesa ha ordenado la incautación de activos del gigante de gas ruso Gazprom en cumplimiento de una sentencia del Tribunal de Arbitraje de Estocolmo a favor de la compañía ucraniana Naftogaz, informó hoy Naftogaz.

La semana pasada, Naftogaz presentó una solicitud para embargar “las participaciones de Gazprom en sus subsidiarias holandesas, así como las deudas” que estas puedan tener con el gigante energético ruso.

Gazprom rehusó por el momento comentar la información sobre la incautación de sus activos, alegando que todavía no ha recibido la correspondiente notificación oficial.

La sentencia del Tribunal de Arbitraje de Estocolmo, emitida el pasado febrero tras un proceso que se prolongó por cuatro años, condenó a Gazprom a abonar 2.560 millones de dólares a su homóloga ucraniana Naftogaz, además de suprimir la deuda de Kiev con el monopolio ruso.

El Arbitraje consideró que Gazprom incumplió el contrato de tránsito a Europa al bombear por la red de gasoductos ucranianos menos de 110.000 millones de metros cúbicos al año, el mínimo que establece el contrato.

Gazprom, por su parte, denunció que aunque el contrato preveía unos volúmenes de tránsito mínimo, no contemplaba multas ni compensaciones por incumplimiento de ese punto.

La semana pasada, Naftogaz anunció que la justicia suiza también “había tomado medidas” en relación al embargo de los activos de Gazprom en este país.

La compañía ucraniana reiteró hoy que continuará haciendo uso de todas las herramientas legales a su alcance para recuperar todo el importe adeudado por Gazprom.

En la actualidad alrededor del 30 % del gas que se consume en la Unión Europea (UE) proviene de Rusia y la mitad se transporta por los gasoductos ucranianos, en virtud de un contrato entre ambos países que expira el próximo año.

No obstante, el Kremlin considera que Kiev no es un socio fiable y quiere dirigir parte del tránsito a los gasoductos North Stream -que conecta con Alemania a través del mar Báltico- y Turkish Stream, que unirá Rusia con Turquía a través del mar Negro.

También defiende la construcción de otro gasoducto nuevo paralelo al North Stream, un proyecto rechazado de plano por la UE y Estados Unidos, pero que cuenta con el respaldo de Berlín. EFE