Triple comunión

  • Andrea, Brian y Rubén son nuevos comulgantes

Por Yazmin G. Rivera

Una misa llevada a cabo en el templo de Cristo Rey fue la que se desarrolló recientemente debido a que los hermanos Brian Núñez Melchor, Andrea Álvarez Núñez y Rubén Salazar Rodríguez, confirmaron su fe católica  a través de la Primera Comunión, la cual recibieron con alegría.

Junto a ellos caminaron hasta el altar sus adorados padres, Claudia Núñez y Rubén Salazar, los cuales se vieron contentos y frente a Dios elevaron sus oraciones y pidieron por el bienestar de sus hijos.

Seres queridos fueron testigos de este importante acontecimiento, por lo que los colmaron de felicitaciones y bendiciones, los cuales junto con ellos escucharon atentos el mensaje del sacerdote, quien les confirmó que el mejor camino a seguir es el Señor, y les dirigió unas emotivas palabras de acuerdo al Evangelio, exhortándolos a seguir su fe y reafirmarla en todo momento, poniendo a Dios por delante y obedeciendo los buenos consejos de sus mayores.

Los encargados de otorgarles la vela, la Biblia y el rosario fueron los dichosos Javier Salazar, Martha Melchor y Rocío Melchor, quienes los rodearon de cariño y juraron guiar siempre a sus ahijados por el camino correcto.

Durante la misa, los niños recibieron por primera vez la Eucaristía, por lo que se vieron emocionados y fueron bendecidos.

Posterior al acto bendito, la familia anfitriona festejó este importante acontecimiento con una grandiosa comida, a la cual demás allegados acudieron puntuales y felicitaron a los nuevos comulgantes.

Andrea, Brian y Rubén se hicieron acreedores a lindos obsequios y un sinfín de halagos y apapachos. Entre los asistentes estuvo su preciado abuelito, Sr. Félix Salazar, así como su hermana, Yarelli Salazar, y familiares ex profeso de Ciudad Juárez, Chihuahua, entre otros.

Los invitados comieron un rico platillo al estilo mexicano y gozaron de un ameno ambiente.

Fue un día lleno de bendiciones para los Núñez Salazar, que siempre conservarán en sus memorias,

Enhorabuena para los hermanos por reafirmar su fe.