Trump agradece a Erdogan su “ayuda” para liberar a religioso preso en Turquía

Washington, 13 oct (EFE).- El presidente de EE.UU., Donald Trump, agradeció hoy a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, la “ayuda” para liberar al misionero estadounidense Andrew Brunson, que estuvo privado de libertad en Turquía durante dos años y que hoy se reunirá con el mandatario en la Casa Blanca.

En un mensaje en la red social Twitter, el mandatario estadounidense indicó que el encuentro con Brunson se producirá a las 14.30 hora local (18.30 GMT).

“El pastor Andrew Brunson, liberado por Turquía, estará conmigo en el Despacho Oval a las 2.30 horas (esta tarde). Será maravilloso verlo y conocerlo. Es un gran cristiano que ha pasado por una experiencia muy dura. ¡Me gustaría agradecer al Presidente @RT_Erdogan por su ayuda!”, afirmó Trump.

Brunson abandonó Turquía el viernes, hizo una parada en Alemania para someterse a un chequeo médico y, finalmente, hoy aterrizará sobre las 12.00 hora local (16.00 GMT) del sábado en la base aérea de Andrews (Maryland), a las afueras de Washington, informó ayer el portavoz de la Casa Blanca Judd Deere.

En Twitter, Trump insistió hoy en que “no hubo acuerdo” con las autoridades turcas para lograr la liberación de Brunson, después de que algunos medios estadounidenses informaran de que Washington se había comprometido a levantar las sanciones que impuso a Ankara en agosto en relación con el caso.

“No hubo acuerdo con Turquía para la liberación y el regreso del pastor Andrew Brunson. No hago tratos a cambio de rehenes. Sin embargo, ha habido una gran gratitud por parte de Estados Unidos, algo que llevará a buenas, quizás excelentes, relaciones entre Estados Unidos y Turquía”, pronosticó.

Un tribunal de Turquía decretó este viernes la puesta en libertad de Brunson, que llevaba dos años privado de libertad, y le otorgó permiso para salir del país.

El caso de Brunson exacerbó las tensiones entre Washington y Ankara desde julio pasado, cuando Estados Unidos convirtió su liberación en una causa diplomática, mientras que Turquía se escudó en la independencia de sus tribunales.

En agosto, la Casa Blanca impuso sanciones contra los ministros turcos de Justicia, Abdülhamit Gül, y de Interior, Süleyman Soylu, por su papel en el arresto de Brunson, y el aumento de las tensiones contribuyó a un desplome de la lira turca.

Trump, además, duplicó los aranceles al acero y aluminio de Turquía, a lo que Ankara respondió aumentando las tasas entre un 10 % y un 140 % a algunos productos estadounidenses. EFE