Trump recrimina a GM el cierre de plantas en EEUU y no en México y en China

Washington, 27 nov (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recriminó hoy al gigante automovilístico General Motors (GM) que haya decidido cerrar varias de sus plantas en el país y no en lugares como México y China.

“Muy decepcionado con General Motors y su CEO (directora ejecutiva), Mary Barra, por cerrar plantas en Ohio, Michigan y Maryland. Nada (está) siendo cerrado en México y China. ¡EE.UU. salvó a General Motors y estas son las gracias que recibimos!”, dijo Trump en un hilo en Twitter.

El mandatario advirtió de que EE.UU. busca ahora cortar “todos los subsidios a GM”, incluidos los dirigidos a los vehículos eléctricos.

Agregó que “General Motors hizo una apuesta grande en China hace años cuando construyeron plantas allí (y en México) – No creo que esa apuesta (se) vaya a reembolsar. Estoy aquí para proteger a los Trabajadores Estadounidenses”.

Ayer Trump criticó duramente a GM por cerrar siete plantas de producción, entre ellas cuatro en EE.UU., y le exigió encontrar un automóvil que “venda” lo suficiente como para retomar su actividad en el estado de Ohio, clave en términos electorales.

En declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca, el presidente dijo el lunes que habló con Barra, cuando se enteró de la decisión que la compañía hizo pública ayer.

“Hablé con ella y expresé el hecho de que no estoy contento con lo que hizo. ¿Saben? Estados Unidos salvó a General Motors, y que ella saque la compañía de Ohio no es bueno. Pero creo que pronto volverán a poner algo allí”, aseguró Trump.

El presidente se refería a la planta de montaje de Lordstown en Warren (Ohio), una de las cuatro instalaciones que GM planea cerrar en Estados Unidos, junto a otras dos en Michigan y una, en Maryland.

GM también anunció hoy el cese de producción de una planta de montaje en Oshawa (Canadá), y de otras dos instalaciones situadas fuera de Norteamérica, que no identificó.

Los cierres afectarán de manera directa a 14.500 trabajadores de GM en EE.UU. y Canadá. EFE