UE lanza un plan de desarrollo en Latinoamérica dotado con 9,5 millones euros

Jamaica Observer

Buenos Aires, 2 may (EFE).- La Unión Europea (UE) lanzó hoy un plan de financiación de proyectos para el desarrollo en los países latinoamericanos y caribeños dotado con 9,5 millones de euros (/unos 11,4 millones de dólares), y que será implementado mediante diálogos de cooperación triangular.

La iniciativa estará apoyada por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Centro de Desarrollo de la Organización y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y tiene como misión atender a las necesidades sociales y ambientales fijadas en la Agenda 2030 de la ONU, de desarrollo sostenible.

El director de Cooperación Internacional y Desarrollo de la UE, Stefano Manservisi, explicó en la presentación en Buenos Aires que los proyectos serán de “fortalecimiento de las capacidades para realizar reformas”, por ejemplo del sistema fiscal o para establecer reglamentaciones, y serán cofinanciados al 40 % por parte de los países receptores de las ayudas.

La financiación de los proyectos, que serán “de software, de capacidades, incluso de análisis”, irá acompañada de un diálogo triangular, es decir, entre uno de los miembros de la UE y dos países de Latinoamérica y el Caribe, sobre los retos en el ámbito correspondiente.

“La idea no es que traigamos una solución, sino el diálogo”, declaró Mario Pezzini, director del Centro de Desarrollo de la OCDE, y añadió que “ha habido fases en las que se pensaba que había que aplicar una receta común” para el desarrollo y eso “no ha funcionado”.

“No hay una estrategia de desarrollo, hay diferentes”, dijo Pezzini, y ejemplificó la utilidad de las mesas triangulares de cooperación en que a un país caribeño le puede servir más la ayuda de Uruguay que la de Dinamarca, al ser la nación sudamericana algo más desarrollada pero tener características más similares.

Manservisi defendió que para la implementación de los objetivos de desarrollo sostenible también es necesaria la ayuda a las regiones en transición, como Latinoamérica y el Caribe, que “no son tan pobres pero viven cada día las contradicciones y dificultades” en asuntos como la desigualdad y los problemas de gobernanza, dos de los puntos a los que se dirige el proyecto de la UE.

En esa línea, Pezzini señaló que en los últimos 30 años ha habido un desarrollo económico “sin precedentes”, pero al mismo tiempo el PIB “ha perdido valor como medida” del desarrollo, lo que en el caso de la región se traduce en que la renta es media-alta, pero las condiciones de seguridad son más equiparables a la de países con una renta media-baja.

El secretario ejecutivo adjunto de la Cepal, Mario Cimoli, expresó su intención de que la cooperación con la UE sirva para “tomar experiencias” de una mayor integración como el fin del “roaming” en la UE.

Además, Cimoli ensalzó la iniciativa y su “contexto de myultilateralismo y globalización”, en un mundo donde “se cuestionan los acuerdos comerciales y algunos países tienden a aislarse”.

También el representante de la UE valoró el “mensaje político” del plan y su condición de “simbólico” al haberse discutido informalmente con motivo de su lanzamiento los desafíos del desarrollo en el mundo.

Los ponentes expusieron la elaboración del informe Perspectivas económicas de América Latina, de la Cepal, como un ejemplo de la cooperación que se persigue, y Cimoli explicó que no es un reporte de coyuntura macroeconómica sino de “problemas estructurales”, y que no fue realizado por investigadores sino de manera conjunta por los países. EFE