UE reforzará presencia policial en fronteras externas frente a la inmigración

Eldiario.es

Marta Borrás

Viena, 6 jul (EFE).- La Unión Europea (UE) concentrará sus esfuerzos en proteger mejor sus fronteras exteriores, un objetivo prioritario dentro de la lucha contra la inmigración irregular y que se plasmará en 10.000 policías más para la agencia Frontex, explicó hoy el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.

El colegio de comisarios europeos celebró hoy una reunión en Viena junto con miembros del Gobierno austríaco, con motivo de la nueva presidencia de la UE, que ejerce Austria desde el 1 de julio.

En ella se debatieron las prioridades de los próximos seis meses, entre las que figura la política migratoria, que en las últimas semanas ha acaparado toda la atención europea por la crisis política en Alemania y la actitud hostil hacia la inmigración irregular del Ejecutivo italiano.

Al término de esa cita, Juncker anunció en rueda de prensa, junto con el canciller austríaco, Sebastian Kurz, que propondrá el próximo septiembre adelantar siete años, hasta 2020, el refuerzo de la Agencia Europea de Control de las Fronteras Exteriores (Frontex) para que cuente con 10.000 efectivos más.

“Hemos acordado hoy que en septiembre la Comisión Europea (CE) presentará una propuesta para la protección de las fronteras exteriores”, dijo Juncker, quien indicó que el aumento de los efectivos se adelantará, dentro de los esfuerzos para combatir la inmigración ilegal.

El presidente de la CE señaló que la idea no es “crear una fortaleza europea”, sino reforzar las fronteras externas de la Unión, en particular a través de Frontex, que ahora cuenta con apenas varios centenares de agentes, “cifra que no es muy impresionante”, consideró.

“La solidaridad y la protección de las fronteras exteriores van juntas”, consideró Juncker.

Fuentes europeas indicaron que la protección de las fronteras y el refuerzo de Frontex se enmarcan en el acuerdo que los líderes de la Unión suscribieron en la cumbre del 28 de junio y que implicará modificar el mandato de la agencia.

“Hay una convergencia de opiniones (…) sobre el hecho de que las fronteras exteriores de la UE tienen que ser protegidas, con más policías”, manifestaron las fuentes, que añadieron que la UE busca una política migratoria “más sostenibles” y que, para ello, hay que reforzar esas fronteras, que no se pueden proteger de manera efectiva por la falta de medios y personal.

Dotar a Frontex de más agentes conllevará aportaciones adicionales por parte de los Estados miembros.

En la actualidad el presupuesto anual asciende a unos 300 millones anuales.

“El objetivo es crear una especie de policía europea de fronteras, se presentará en septiembre”, añadieron las fuentes, que declararon que antes de las elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019 la UE “tiene que hacer mucho más para proteger las fronteras”.

Por su parte, el canciller austríaco explicó que hay “diferentes dimensiones” para combatir con éxito la inmigración ilegal, entre las que mencionó el aumento de la ayuda y cooperación con África y la protección de las fronteras.

Aunque valoró que haya un acuerdo sobre cinco de los textos legislativos que conforman la reforma del sistema común de asilo, indicó que no sería “realista” prometer un acuerdo sobre los dos textos pendientes, que incluyen el llamado sistema de Dublín, que establece qué país es responsable de tramitar las solicitudes de asilo en la UE.

Por su parte, Juncker llamó a avanzar en ese ámbito para evitar “tener problemas una y otra vez” y opinó que, si los países no logran ponerse de acuerdo sobre el reglamento de Dublín, deberían aceptar las propuestas de la CE.

En la reunión de hoy Austria subrayó además su deseo de proseguir las negociaciones sobre el “brexit” (la salida del Reino Unido de la UE), abordar la necesidad de mejorar la competitividad a través de la digitalización y avanzar en la perspectiva de un futuro europeo para los países de los Balcanes.

El presidente de la CE, por su parte, anunció que antes de finales de julio viajará a Washington para entrevistarse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con quien confió en poder “mejorar” el “entendimiento”.

La visita se producirá entre el 24 y el 27 de julio, según fuentes europeas. EFE