Últimos días de Cassini ofrecen datos sorprendentes sobre anillos de Saturno

Pinterest

Madrid, 4 oct (EFE).- La sonda Cassini terminó su misión de 20 años adentrándose en la atmósfera de Saturno, pero hasta el último momento estuvo recopilando datos, que han servido para saber más de la composición de los anillos que rodean el planeta y cómo influyen en su atmósfera, según un estudio que publica hoy Science.

Los datos de Cassini, que se desintegró en la atmósfera de Saturno en septiembre del año pasado, han revelado que la composición química de sus anillos es “mucho más complicada” de lo que hasta ahora se creía, según un comunicado de la estadounidense Universidad de Kansas, una de las que participó en el estudio.

Además, indica que el anillo más interno de Saturno, el llamado D, “está lanzando granos de polvo” a la atmósfera superior (ionosfera) del planeta y lo hace a una velocidad extraordinaria a la vez que gira, tanto como 10.000 kilos de material por segundo.

Los investigadores consideran que este fenómeno, mantenido durante largos periodos de tiempo, “puede cambiar el contenido de carbono y oxígeno de la atmósfera del planeta”, agrega la nota.

El profesor de la Universidad Kansas y uno de los firmantes del estudio Thomas Cravens, señaló que le sorprendieron dos cosas: “la complejidad química de lo que sale expulsado de los anillos”, pues hasta aquí se creía que sería casi todo agua y la “cantidad y calidad de esos materiales”.

El espectómetro de masas neutras (INMS) de Cassini descubrió que los anillos de Saturno están compuesto de agua, amoniaco, monóxido de carbono, nitrógeno molecular y dióxido de carbono.

El informe describe lo que hay en el espacio entre el anillo más interno de Saturno y la atmósfera superior del planeta, en el que encontraron cosas que ya esperaban, como agua.

Pero el INMS también encontró metano y pequeñas cantidades de dióxido de carbono, dos cosas que no esperaban los expertos.

Sin embargo, los anillos más internos están “bastante contaminados, al parecer con material orgánico capturado en hielo”, agregó.

Una gran cantidad de esos elementos están siendo arrojados a la ionosfera del planeta por el anillo más interno, cuyo giro es más rápido que el de la atmósfera de Saturno.

“Observamos que esto pasa, aunque no entendamos del todo el porqué”, indicó el experto, quien explicó que el material expulsado “estaba alterando la parte más exterior de la atmósfera de Saturno en la región ecuatorial”.

Los nuevos resultados aportados por Cassini “arrojan nueva luz” sobre los mecanismos que subyacen en el Sistema Solar y en otros sistemas y sus exoplanetas, además de “suscitar un sin fin de nuevas preguntas científicas”, consideró Cravens.

El hecho de que el anillo D expulse hacia la ionosfera del planeta una tasas de material mayor de lo esperada hace que los astrónomos piensen ahora que la esperanza de vida de dicho anillo puede ser mas corta de lo que se había estimado.

“Sabemos que está saliendo materia de los anillos al menos diez veces más rápido de lo que pensábamos. Si (ese material) no se está reponiendo, los anillos no van a durar”, considero el experto, para quien podría ser que los estos aparezcan y desaparezcan. EFE