Un año después, Catar resiste ante el bloqueo árabe sin un final a la vista

Eldiario.es

Isaac J. Martín

Riad/El Cairo, 4 jun (EFE).- Catar continúa resistiendo en medio de una crisis diplomática y un bloqueo comercial que no parece que vayan a tener un final próximo, un año después de que Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin cortaran relaciones con el pequeño emirato, al que acusan de apoyar el terrorismo.

“El bloqueo no ha producido los resultados deseados para los saudíes y los emiratíes, quienes esperaban que el shock y la conmoción de su acción inicial forzara a Catar a someterse a sus demandas radicales de cambio de comportamiento, o incluso de régimen”, comentó a Efe el analista Kristian Ulrichsen, del estadounidense Baker Institute for the Middle East.

Doha siempre ha negado esas acusaciones, así como la veracidad de las declaraciones atribuidas en mayo de 2017 al emir catarí, Tamim bin Hamad, en las que este habría propuesto rebajar la tensión entre los países árabes suníes e Irán.

Fue la agencia oficial de noticias catarí, QNA, la que publicó las palabras del emir, pero finalmente el comunicado fue eliminado y Catar lo atribuyó a un pirateo informático de Emiratos, motivo que desató la actual crisis y llevó a la imposición del bloqueo comercial a Doha el 5 de junio de 2017.

El llamado Cuarteto Árabe exigió a Catar que cumpliese una lista de demandas, entre las que está el cierre de la influyente cadena de televisión Al Yazira, así como de una base militar turca en suelo catarí, y alejarse de Irán, enemigo histórico de Arabia Saudí.

“La comunidad internacional considera ahora la crisis como una distracción innecesaria de los problemas reales en Oriente Medio que, desde la perspectiva de la Administración (del presidente estadounidense Donald) Trump, es contener a Irán”, apuntó el experto, autor del libro “El Golfo Inseguro: el fin de una certeza y la transición a una era pospetrolera”.

Estados Unidos, que cuenta en Catar con una de sus principales bases militares en la región de Oriente Medio, ha intentado promover una solución al conflicto, con la mediación también de Kuwait, pero ambos han fracasado a la hora de acercar una reconciliación.

“Catar ha podido continuar comerciando y haciendo negocios con la comunidad internacional, demostrando que el objetivo de aislar a Catar ha fracasado”, señaló Ulrichsen.

Por ejemplo, el pasado 9 de abril, Washington aprobó la venta a Catar de un sistema de cohetes guiados por láser por valor de 300 millones de dólares.

Por otra parte, el profesor Justin David Martin, de la Universidad Northwestern en Catar, explicó a Efe que “en apariencia, Catar está sobreviviendo al bloqueo y, en muchos sentidos, prospera a pesar del bloqueo”.

No obstante, “lo que está menos claro es la medida en la que la financiación del Gobierno se ha visto afectada. Se están gastando una gran cantidad de dinero para que Catar pueda sobrevivir y prosperar, pero pocas personas saben cuánto tiempo puede continuar” haciéndolo, aseveró Martin, que reside en Doha.

En respuesta al bloqueo económico las autoridades cataríes han anunciado diversos planes para aumentar su producción de gas natural y consolidarse como el mayor exportador del mundo, y ayer mismo la estatal Qatar Petroleum anunció un acuerdo con la estadounidense ExxonMobil para adquirir el 30 % de dos filiales de la multinacional en Argentina.

Asimismo, según publicaron medios locales el pasado 27 de mayo, el Gobierno catarí ha ordenado a todos los establecimientos comerciales retirar de sus estanterías cualquier producto saudí, emiratí, bareiní o egipcio llegado al país a través de un tercer Estado o antes del bloqueo.

Por su parte, el redactor jefe del periódico saudí “Al Yazira”, Manif al Sofoqui, consideró en declaraciones a Efe que “el régimen catarí está insistiendo en mantener su método subversivo y no tiene ganas de acercarse a sus vecinos ni de abandonar sus objetivos de perturbar la seguridad de la zona”.

“Los países que cortaron las relaciones con Catar aplican su derecho político para mantener su seguridad nacional y no abandonarán sus demandas”, adujo, por lo que no prevé que la crisis se termine pronto.

Al Sofoqui animó a EEUU a hacer más esfuerzos para “convencer a Doha de cambiar su política y admitir sus errores”.

En una entrevista concedida al diario saudí “Al Sharq al Awsat” el 27 de mayo el ministro de Exteriores de Baréin, Jaled bin Ahmed al Jalifa, consideró que el bloqueo a Catar ha contribuido al retroceso del terrorismo.

Y afirmó que “no hay luz de esperanza” para alcanzar una solución a la crisis actualmente. EFE