Un estudio español sobre conductores gritones premiado en la parodia de Nobel

Valencia (España), 14 sep (EFE).- Un estudio español sobre la motivación y efectos de gritar e insultar al conducir un automóvil ganó el Ig Nobel de la Paz, la parodia estadounidense de los Nobel que reconoce las investigaciones más “disparatadas”.

Los premios, que otorga la revista “Annals of Improbable Research” (AIR) y reconocen los diez estudios científicos más absurdos del año, se entregaron este jueves en la universidad estadounidense de Harvard.

El trabajo de los investigadores españoles fue reconocido con el Ig Nobel de la Paz porque muestra “la guerra silenciosa en las calles”, explicó hoy el director del Instituto Universitario de Tráfico y Seguridad Vial (Intras), Francisco Alonso, en conversación telefónica con Efe.

Este instituto, responsable el estudio, pertenece a la Universidad española de Valencia.

Alonso reconoció que el premio fue “una sorpresa” y servirá para dar mayor difusión al estudio y generar “reflexión”, que es lo que pretenden los investigadores.

El trabajo se titula “Shouting and Cursing while Driving: Frecuency, Reasons, preceived Risk and Punishment” (“Gritar y maldecir mientras se conduce: frecuencia, razones, riesgo y castigo”).

Fue publicado en el Journal of Sociology and Antropology en 2017 y despertó la curiosidad de los organizadores de los premios Ig Nobel, cuyo lema es “Primero reír y luego pensar”.

“Les chocó que hubiéramos hecho un estudio sobre una conducta tan específica”, ya que lo habitual son informes sobre los efectos del alcohol o la velocidad en la conducción, explicó Alonso.

El artículo plantea la relación de la conducción agresiva y los gritos al volante con los accidentes de tráfico.

Según una encuesta incluida en el documento, el 26 % de las personas entrevistadas reconocieron que gritan o insultan durante la conducción. El 5 % lo hacen con bastante frecuencia y un 2 %, siempre.

“Es una conducta que al final tenemos automatizada, repercute en la alteración de nuestra conducta y puede ser el inicio de una agresión física”, advirtió Alonso.

Esta conducta agresiva de gritos está motivada, en la mayoría de casos, porque los otros conductores no cumplen las normas de circulación o se comportan también de manera agresiva. EFE