Inicio > Noticias > Deportes > Un infarto vence finalmente a Rubén López Gallegos, “Tiro Loco” o “Madaleno”

Un infarto vence finalmente a Rubén López Gallegos, “Tiro Loco” o “Madaleno”

 

Por: Jorge BLANCO CARVAJAL

Un infarto al miocardio terminó con la vida del querido periodista Rubén López  Gallegos, quien durante poco más de dos semanas estuvo luchando contra los efectos del coronavirus.

La triste noticia se produjo hace unos minutos en la clínica Santiago Ramón y Cajal, a donde fue llevado hace días afectado por el Covid-19, según confirmaron luego los especialistas.

RUBEN López Gallegos, descanse en paz…¡

López Gallegos, de 63 años de edad, para decirlo rápido, nos acompañó siempre en nuestro andar por los medios de comunicación en Durango. Fue un compañero siempre, a veces en la competencia, a veces en la misma empresa, pero por lo mismo consideramos que se va alguien que siempre estuvo cerca de nosotros.

Nuestro abrazo solidario a su esposa Guadalupe Soto de López, a sus hijos Yáscara López Enriquez, Rubén Neftaly, Cristina, y Bolívar López Soto.

También, nuestro abrazo entrañable a sus hermanos Jaime López Gallegos y Guillermo Rodríguez Gallegos.

LOPEZ Gallegos, a la izquierda, cuando la vida le sonreía, con otros compañeros reporteros.

Rubén, subrayemos, fungió como jefe de comunicación social de la Dirección, unas veces de Tránsito, otras de Transportes y en los últimos años en la Sub Dirección de Movilidad.  Coincidió en el lecho de dolor con su jefe, José Jorge Campos Murillo, pero éste causó alta la semana pasada.

Y nuestra admiración para los espacios gustados y atractivos que siempre dirigió Rubén en sus columnas, especialmente “Tiro Loco” o “Partiendo Leña”, donde trató infinidad de temas escabrosos que pusieron a temblar del coraje a muchos y a llorar de gusto a otros por aquella forma sin igual que siempre tuvo Rubén para con quienes le seguíamos en sus columnas.

Nos puede mucho que se vaya uno de nosotros, también nos puede que sus buscadas columnas, sus amenas charlas diarias deportivas que se publicaban en los distintos diarios capitalinos, ya no las tendremos.

Es así la vida, es así la muerte, que se acaba en el peor momento, cuando menos lo quiere uno, cuando menos lo espera, cuando nadie lo desea, cuando todo mundo oraba por él y pedía para que se levantara del terrible lecho en que estuvo en los últimos días.

Se va uno de los nuestros, sin duda, pero en el entendido de que nada más se nos adelanta en el camino, el doloroso camino que todos, unos primero, otros después, pero todos habremos de seguir cuando disponga Dios nuestro señor.

Ahora sí, que como dijo Rubén, que el coronavirus vaya y chifle a toda su mauser, para no decirlo que vaya y tizne a su madre, porque por buena o por mala suerte, no tiene madre ese inche virus.

Sobre su velorio o su sepulcro, no sabemos nada.  Todo está tan fresco que en este momento no se puede adelantar nada.

TIRO LOCO O Rubén López Gallegos, con otro periodista, Julio Rodríguez, entre cuya raza siempre fue estimado.

 

%d bloggers like this: