lunes, septiembre 20, 2021
Inicio > Noticias > Internacional > Un militar mexicano supera la COVID-19 tras recibir plasma y “vuelve a nacer”

Un militar mexicano supera la COVID-19 tras recibir plasma y “vuelve a nacer”

Cristina Sánchez Reyes

México, 6 sep (EFE). – Al militar mexicano Cuauhtémoc Lenin García el tratamiento contra la COVID-19 le había funcionado muy poco, incluso tuvo que ser intubado para tratar de mantenerlo con vida y fue una terapia a base de plasma de pacientes recuperados de la enfermedad lo que le ayudó a vencer al coronavirus y tener una segunda oportunidad de vida.

“Cuando estuve intubado me comenzaron a dar plasma y vieron mis reacciones, que fueron buenas, y sobre eso siguió el tratamiento”, cuenta García, aún convaleciente.

El teniente coronel, quien es el jefe del Centro Ecuestre de Alto Rendimiento de la Secretaría de la Defensa Nacional, es uno de los 140 pacientes que se encuentran en un protocolo de investigación en el Hospital Central Militar, en la capital del país, con un tratamiento con plasma para superar la COVID-19.

García, de 54 años, estuvo grave en el hospital por 36 días, 14 de ellos conectado a una máquina que le ayudaba a respirar.

“Creo que fue el día 14 cuando me tenían que desentubar y no presentaba mejoría, (le ponen el plasma) y ya casi al final presentó cierta mejoría y es fue lo que le dio confianza a mis doctores (de desentubarlo)”, afirma.

GESTO SOLIDARIO

Para García, un gesto solidario de personas recuperadas de COVID-19 que donen su sangre puede ser de gran ayuda para pacientes que cursan la enfermedad con cuadros críticos.

El plasma, explica la médico cirujano Carmen Gabriela Torres, es la parte líquida de la sangre la cual se obtiene después de un proceso de centrifugación.

“En el plasma se encuentran proteínas llamadas anticuerpos que de alguna manera ayudan al paciente a recuperarse de la enfermedad”, afirma.

Gracias a la transfusión de plasma -una técnica que ya ha tenido buenos resultados en el tratamiento de otras enfermedades-, los contagiados reciben anticuerpos con el fin de contribuir a combatir la enfermedad.

En concreto, detalla Torres, se recolecta este plasma de convaleciente, unos 600 mililitros por donador, que se fracciona en tres partes y se procesa.

Se hace serología (para saber que realmente tenga los anticuerpos), también se comprueba que no haya microorganismos que vayan a transmitir infecciones y se mide la cantidad de anticuerpos presentes.

Para aplicar en los pacientes se aplican dos dosis separadas en 24 horas y dependiendo de su evolución se aplica una tercera al quinto día.

Se realiza una evaluación para identificar cuánto disminuye el virus.

La donación es muy similar a una de sangre habitual. La persona tiene una entrevista para medir que no haya ninguna situación de riesgo de transmitir alguna infección al receptor y luego se realiza la donación en un proceso que dura entre 60 y 90 minutos.

Además “cuando le sacamos plasma a un donante, usamos una máquina para devolverle los glóbulos rojos y plaquetas”, detalla la doctora.

Luego, ese plasma sanguíneo es destinado a pacientes que están cursando COVID-19 y que no tiene creada su respuesta inmune, pero hasta el momento se usa en los pacientes con cuadros más críticos.

A %d blogueros les gusta esto: