Inicio > Noticias > Internacional > Un oficial y tres yihadistas mueren en tiroteo al inicio de campaña electoral

Un oficial y tres yihadistas mueren en tiroteo al inicio de campaña electoral

(Actualiza con la nacionalidad de los sospechosos y añade más detalles)

Túnez, 2 sep (EFE).- Al menos un oficial de la Guardia Nacional tunecina y tres presuntos yihadistas, dos de ellos de origen argelino, murieron en un tiroteo hoy en la región montañosa de Kasserine, fronteriza con Argelia, informaron fuentes de seguridad.

Según las fuentes, el enfrentamiento se produjo a primera hora de la mañana local cerca de la localidad de Haydra, situada a unos 275 kilómetros al oeste de la capital, cuando al parecer los sospechosos trataban de penetrar en las montañas que conducen a la región vecina del Kef.

“Dos de los terroristas han sido identificados como Taher Hjili y Bey Akrouf. Este último estaba siendo buscado desde que en 2013 se sumara a Okba bin Nefa”, grupo yihadista tunecino vinculado tanto con el Estado Islámico como con la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), explicó la fuente.

“Ha estado implicado en numerosos ataques en el Kef”, agregó la fuente, citada por la emisora de radio tunecina Shems.

Responsables de Seguridad confirmaron a Efe, por su parte, que la operación de rastreo sigue en marcha y que durante la misma se han hallado dos chalecos con explosivos, además de varios fusiles tipo Kalashnikov.

El enfrentamiento armado coincidió este lunes con el inicio de la campaña para la elecciones presidenciales de Túnez, una cita plagada de dudas prevista para el 15 de septiembre que se perfila como un nuevo examen para la joven y frágil democracia salida de la revolución de 2011.

Supone el segundo incidente de naturaleza yihadista ocurrido en Túnez en apenas dos meses, después de que el pasado 27 de junio dos presuntos suicidas perpetraran sendos atentados contra objetivos de las fuerzas de seguridad en el centro de la capital.

El ataque, que segó la vida de un agente y causó heridas a ocho personas más, fue reivindicado después a través de las redes sociales por la organización salafista radical global Estado Islámico.

La zona montañosa de Kasserine y Kef son el principal refugio y punto de encuentro de yihadistas locales y radicales procedentes de otros países del norte de África y del Sahel desde que en 2011 triunfara la revolución que acabó con la dictadura de Zinedin el Abidin Ben Alí en Túnez.

Según el laboratorio de estudios de inteligencia especializado en salafismo radical The Soufian Group, Túnez es el cuarto país del mundo en número de ciudadanos que se han unido al Estado Islámico, tras Rusia, Arabia Saudí y Jordania.

El “think tank” calcula que cerca de 3.000 ciudadanos tunecinos se habrían sumado a las filas lideradas por el autoproclamado califa Abu Bakr al Bagdadi y a otros grupos extremista violentos internacionales, como AQMI o Ansar al Sharia.

Expertos locales calculan que más de un millar de ellos han regresado a Túnez, donde algunos han sido encarcelados y otros puestos en libertad vigilada.

Túnez fue escenario en 2015 de tres atentados reivindicados por el Estado Islámico que segaron la vida de 60 turistas extranjeros y 12 miembros de la Guardia Presidencial, que contribuyeron a hundir su economía y minar la transición democrática.

Los comicios presidenciales, los segundos libres desde el triunfo de la revolución, se celebraran bajo la ley de emergencia, impuesta tras el último gran atentado de 2015 y renovada desde entonces cada tres meses. EFE

%d bloggers like this: