Un pinchazo revela que el “Mono Muñoz” ordenó matar a una mujer en México

MonomuñozMadrid, 9 abr (EFE).- El empresario mexicano Juan Manuel Muñoz Luévano, alias el “Mono Muñoz”, en prisión en España y reclamado por Estados Unidos por narcotráfico, ordenó supuestamente matar a una mujer residente en México durante una conversación telefónica intervenida por las fuerzas de seguridad españolas.

Según informaron a Efe fuentes jurídicas, en dicha conversación, que se produjo cuando el empresario estaba en España, daba la orden a su interlocutor, que le llamaba desde México, de que se acabara con la vida de la mujer.

Muñoz Luévano fue detenido en Madrid el pasado 18 de marzo por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que le imputa blanqueo de capitales en el seno de organización criminal e intento de asesinato.

Se le investiga dentro de la causa abierta por este juez en la que también arrestó el pasado enero al expresidente del PRI, Humberto Moreira, que quedó en libertad y volvió a su país después de que le retiraran los cargos de blanqueo y malversación por falta de pruebas contra él.

Según las fuentes consultadas, al “Mono Muñoz” se le atribuye el delito de asesinato por ordenar acabar con la vida de la mujer y el de blanqueo porque supuestamente creó varias empresas tapadera en España.

Los investigadores sospechan que usaba esas sociedades, en las que se valió de testaferros, para blanquear dinero de la droga, ya que las empresas no tenían aparentemente ninguna actividad.

El empresario, vinculado al narcotráfico en Estados Unidos, vivía en España desde hacía unos 3 años, periodo en el que viajaba a menudo a México, y mantenía en Madrid un alto nivel de vida, lo que hizo sospechar a los investigadores.

La justicia estadounidense le busca por narcotráfico al vincularle con el cártel de la droga de Los Zetas y las autoridades de ese país ya han enviado al Ministerio de Justicia español su petición de extradición.

El “Mono Muñoz” figuraba en la querella que presentó la Fiscalía Anticorrupción española contra Moreira y otras personas por distintos delitos, aunque, según las mismas fuentes, a ambos no se les vio juntos en España.

Aunque Pedraz archivó la causa contra Moreira, la mantuvo abierta -y bajo secreto- contra otras personas, como Muñoz Luévano.

Esa querella dio inicio a una investigación que llevó al juez español a viajar en dos ocasiones a San Antonio (Texas, EE.UU.) para recabar información de la justicia norteamericana, aunque en España no se le imputa por tráfico de drogas, sino por lavar dinero que pudo proceder de esas actividades.

Tras la detención de Muñoz Luévano, el expresidente del PRI emitió un comunicado en el que afirmaba que, según declaró ya ante Pedraz, él no tiene ninguna relación con el “Mono Muñoz” ni con Los Zetas. EFE