Unen sus vidas Isis y Mario

Al haber encontrado el amor y convencidos de formar un hogar ejemplar los jóvenes Isis Alejandra Gómez Ramírez y Mario Alberto Villarreal Ángeles, decidieron comenzar una nueva vida juntos contrayendo matrimonio en el templo de San Agustín, donde recibieron la bendición nupcial teniendo como testigos a familiares y amigos.

La novia, quien lució un hermoso vestido en color blanco, llegó al santo recinto acompañada de sus padres, en donde ya la esperaba su prometido con un elegante traje en color blanco, ambos fueron recibidos por el sacerdote  celebrante quien los llevó frente al altar y les ofreció el mensaje de Dios para su boda religiosa.

Así mismo los invitó a compartir la felicidad en armonía, y los invitó siempre a elevar sus oraciones para conservar y desarrollar un matrimonio lleno de amor y bien compartido, sin ofensas, tener una excelente comunicación y mantener la fe para que vivan llenos de amor.

En tan emotiva ocasión los contrayentes estuvieron acompañados por sus respectivos padres, por parte de ella los señores María Dolores Ramírez y Héctor Gómez, y por él los señores María de Jesús Ángeles Santos y Mario Alberto Villarreal, quienes al ocupar su lugar en las primeras bancas siguieron muy atentos el desarrollo de la celebración y oraron por la felicidad de la  feliz pareja.

El cortejo nupcial estuvo a cargo de familiares y amigos, quienes tuvieron el honor de fungir como sus padrinos de lazo, anillos y de velación, quienes pidieron por la felicidad del nuevo matrimonio y con fervor alzaron sus plegarias en honor  al nuevo matrimonio.

Luego de la misa la nueva pareja de esposos se dirigió al elegante salón de eventos “Tres Soles”, donde se dieron cita la mayoría de las familias y amigos que compartieron tan importante celebración de los recién casados.

Los asistentes recibieron a Isis y Mario Alberto con aplausos, mientras ellos recorrían el salón  para después  desguatar un delicioso banquete el cual se hizo acompañar de refrescantes bebidas, las cuales se prepararon para esta elegante celebración.

Posteriormente los presentes elevaron sus copas y brindaron por el amor y la felicidad que compartirán cada día de sus vidas y que Dios les permita vivir como marido y mujer muchos años.

Durante la velada la joven pareja se notó sumamente contenta ya que en todo momento lució una gran sonrisa, y agradecieron a sus invitados por compartir junto con ellos este maravilloso día el cual se queda para siempre en sus memorias como un bonito recuerdo.

Muchas felicidades para el nuevo matrimonio y por este importante paso en sus vidas.