Unidos para siempre

  • Daniela y Gerardo recibieron el Sacramento del Matrimonio

Por Yazmin G. Rivera

Una emotiva ceremonia de esponsales llevada a cabo en el santuario de Fátima y del Carmen fue la que protagonizaron recientemente la pareja de enamorados compuesta por Daniela Ortega y Gerardo Nieves Romero, quienes tras una bonita etapa de noviazgo al fin decidieron unir sus vidas para toda la vida, por medio del Sacramento del Matrimonio.

Acompañados por sus familiares más cercanos, los novios caminaron contentos hasta el altar para el bendito acto, por lo que se vieron emocionados y con mucha fe, alzaron sus oraciones y pidieron por su felicidad.

Junto a ellos caminaron sus respectivos padres, Romario Ortega Quintero y Amelia Leticia Güereca Ochoa, por parte de la guapa novia, así como Gerardo Nieves Lara y Mayela Trinidad Romero Grajeda, padres del novio, los cuales lucieron elegantes y los colmaron de felicitaciones e incondicional apoyo en este importante acontecimiento.

El cortejo nupcial estuvo conformado por amigos y familiares cercanos, quienes participaron con gusto en el protocolo de casamiento. Durante la misa, los presentes prestaron atención a las palabras del sacerdote, quien exhortó a la pareja a llevar un matrimonio siempre por el camino correcto, amándose y respetándose por el resto de sus días. Daniela y Gerardo, se mostraron sumamente enamorados, especialmente al momento de decir las esperadas palabras “Sí, acepto” y colocar los respetivos anillos, que los marcaron ya como marido y mujer hasta que la muerte los separe.

Para culminar la misa de esponsales los contrayentes fueron ovacionados por los invitados y sellaron su compromiso con un bonito beso de amor.

Posteriormente, los ya esposos siguieron celebrando con una inolvidable velada, la cual se desarrolló en el salón “Tulouse”, lugar al que demás seres queridos acudieron puntuales y junto con la pareja gozaron de una inigualable velada.

Los recién casados agradecieron a cada uno de los invitados y degustaron de un sabroso banquete además de una sabrosa variedad de canapés y bebidas. Los novios vivieron momentos únicos como el vals representativo de su amor, así como el brindis de felicitación y muchos más.

Fue un día muy importante para la pareja que recordarán para toda la vida.

Enhorabuena por su casamiento.