Unieron sus vidas en sagrado matrimonio Diana y Javier

Al haber encontrado el amor y convencidos de formar un hogar ejemplar los jóvenes Diana Carolina Alanís Bañuelos y Francisco Javier Nevárez Ramírez, comenzaron una nueva etapa en sus vidas  pues contrajeron matrimonio durante una emotiva celebración religiosa en donde establecieron su alianza de amor.

La pareja llegó hasta el altar del Templo de San Agustín, en donde recibieron la sagrada bendición de parte del Monseñor Juan de Dios Caballero obispo auxiliar de la arquidiócesis de Durango.

La novia lució un atuendo en color blanco, la cual llegó al sagrado recinto acompañada del brazo su padre, para ser entregada a su prometido el cual vistió  un elegante traje en color negro, ambos fueron recibidos por el obispo, el cual los llevó frente al altar y les ofreció el mensaje de Dios para su enlace  religioso.

A los contrayentes los acompañaron sus  respectivos padres, por parte de ella; los señores Diana Ruth Bañuelos Smythe y Julio Alanis Montelongo, y por parte de él, los señores Margarita Ramirez de Nevárez y Francisco Javier Nevárez Sánchez, quienes al ocupar su lugar en las primeras bancas, siguieron muy atentos el desarrollo de la celebración y oraron por la felicidad de sus hijos.

Durante la ceremonia acompañaron a la pareja amistades y familiares cercanos  quienes tuvieron el honor de conformar el cortejo nupcial como padrinos de Lazo fungieron los señores Martha Carolina Casillas de Nevárez y Marco Antonio Nevárez Ramirez, de Velación Ruth Elizabeth Alanis Bañuelos y Marcos Covaleda Velasco, de arras los señores Blanca Elena Bañuelos Smythe y Adolfo Huerta Palacios y los anillos se los obsequiaron Irma González Guerrero y Antonio Herrera Montes, los cuales con gusto participaron en el protocolo de la ceremonia así mismo uniendo sus oraciones ante Dios para que el nuevo matrimonio este lleno de bendiciones y cosas buenas.

Durante la ceremonia el obispo, les dedico un emotivo mensaje divino  a los nuevos esposos a los cuales invitó a compartir la felicidad en armonía y que siempre eleven sus oraciones para conservar y desarrollar un matrimonio lleno de amor y bien compartido sin ofensas para así tener una excelente comunicación para mantener la fe para que vivan en feliz armonía como marido y mujer.

Toda vez que  los ahora esposos celebraron el ritual matrimonial mediante el cual se profesaron la promesa de amor y la sellaron con la entrega de los anillos y las arras, así como con la colocación del simbólico lazo, se dirigieron hasta las instalaciones del bonito salón “Victoria” del Hotel Gobernador, para llevarse a cabo la boda por el civil en donde ya los esperaban familiares y amistades para también ser testigos de este enlace.

Posteriormente en medio de una lluvia de aplausos los novios se dieron un tierno  beso cerrando así esta promesa de amor, para dar paso a la elegante recepción en donde Diana y Javier, disfrutaron sus primeras horas de recién casados en compañía de sus invitados y familiares, con quienes celebraron tan especial suceso.

En esta ocasión todos los presentes disfrutaron de un exquisito banquete y de algunas finas bebidas a elegir las cuales fueron preparadas para la gran ocasión, así mismos todos  elevaron y brindaron por la felicidad de los recién casados y por el nuevo camino que emprenderán juntos de ahora en adelante como marido y mujer.

Los ahora esposos lucieron radiantes y felices todo el tiempo ya que disfrutaron de principio a fin de su hermosa boda.

Posteriormente los ahora esposos agradecieron a los invitados su presencia  y sus buenos deseos para esta nueva vida que comienzan juntos llena de amor  y respeto como la feliz pareja que son.

¡Enhorabuena!