Urgen a Birmania a liberar a todos los presos tras amnistía “insuficiente”

Bangkok, 23 ene (EFE).- Activistas y grupos de defensa de los derechos humanos consideraron insuficiente la amnistía a 102 reclusos concedida el viernes por el gobierno de Birmania (Myanmar), al que instaron a liberar al resto de presos políticos.


El presidente Thein Sein aprobó el perdón que benefició a 52 presos políticos días antes de que la opositora Liga Nacional para la Democracia (NLD) forme un nuevo gobierno tras imponerse en las elecciones del 8 de noviembre.

La Asociación de Asistencia a Presos Políticos de Birmania (AAPP) aplaudió la medida pero mostró su preocupación por el medio centenar de disidentes que siguen en prisión y por los 408 pendientes de juicio “por acciones políticas”, incluidos varios estudiantes cuyas protestas en marzo fueron disueltas con violencia por la policía.

La organización también denunció que el perdón no ha puesto fin a la persecución de opositores, con la detención el martes del exmonje que lideró la Revolución de Azafrán en 2007 o la condena el viernes a seis meses de prisión a un activista que criticó al ejército en Facebook.

“Estas acciones y el número relativamente pequeño de presos políticos liberados demuestra que el gobierno sigue albergando resentimiento y animosidad hacia sus opositores”, informó AAPP en un comunicado.

Human Rights Watch (HRW) calificó la excarcelación de presos políticos como “limitada” y “desautorizada” por los continuos arrestos de activistas, a la vez que exigió la puesta en libertad de todos los presos y el fin de las detenciones y juicios políticos.

“Las amnistías seguidas de más arrestos y condenas a opositores no pueden ser consideradas como un progreso. Más bien tienen pinta de que hacen sitio para nuevos presos políticos”, expresó el director para Asia de HRW, Brad Adams, en un comunicado.

Amnistía Internacional (AI) también consideró que la amnistía “no es ni de lejos suficiente”, y denunció que la última condena impuesta horas después es “un duro recuerdo de cuán prevalente sigue siendo la represión en el país”.

“Estas amnistías tienen escaso efecto positivo a largo plazo mientras continúen las mismas prácticas represivas que llevan a detenciones arbitrarias de activistas”, indicó la investigadora de AI en Birmania, Laura Haigh, en un comunicado.

El gobierno de Thein Sein, heredero de la última junta militar, ha concedido varias amnistías desde que en 2011 inició un proceso de reformas después de que el país estuviera casi medio siglo gobernado por generales.

El director de la oficina presidencial, Zaw Htay, dijo que la amnistía fue concedida tras las peticiones de organizaciones y presos, y que esta muestra el compromiso del presidente con el proceso de reformas, según la televisión Channel News Asia.

La amnistía fue concedida antes de la formación el 1 de febrero del nuevo parlamento, en el que la NLD de la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, tendrá mayoría suficiente para elegir el próximo presidente.

La Constitución, aprobada por la última junta, impide que Suu Kyi pueda optar al cargo desde el que se decidirá el nuevo gobierno, y garantiza a los militares poder de veto en el legislativo así como el control de ministerios clave. (1)EFE