Uruguay: confianza fiscal permite inversiones como la de finlandesa UPM

Montevideo, 12 oct (EFE).- La confianza de las principales calificadoras mundiales en cuanto a riesgo crediticio en la economía de Uruguay permite inversiones como la que desarrollará la papelera finlandesa UPM en el país suramericano, afirmó hoy el viceministro de Economía y Finanzas de Uruguay, Pablo Ferreri.


“Las cinco principales calificadoras del mundo en cuanto a riesgo crediticio le otorgan a Uruguay el grado de inversor y en el caso de dos de ellas por encima del escalón mínimo, eso se llama confianza”, declaró Ferreri.

El viceministro uruguayo dijo hoy durante el ciclo Desayunos Útiles de la revista local Somos Uruguay que su país generó mayor confianza en las calificadoras a partir de “la adhesión a estándares internacionales de transparencia” en materia fiscal.

Ferreri apuntó que Uruguay pasó en el año 2015 “de estar en listas negras o en listas grises” a ser miembro pleno del comité de asuntos fiscales y del centro de desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que lo calificó de paraíso fiscal en 2009 por su baja transparencia bancaria.

“Este es un cambio radical en cuanto a la imagen que el país ofrece en solo seis años en estos temas”, sentenció el alto funcionario.

Este logro, alcanzado tras “la regulación del acceso de la administración tributaria a la información bancaria”, permitió la radicación de “la inversión productiva más importante de la historia” como lo es para Uruguay la instalación de una nueva planta de celulosa de la empresa UPM, según el viceministro.

Ferreri destacó que durante la segunda mitad del siglo XX el promedio de crecimiento del producto interior bruto (PIB) de Uruguay fue de 1 % anual y en la última década fue de 5 %.

En cuanto a la inversión extranjera directa, dijo que en los últimos 10 años superó el 5 % del PIB en promedio.

En 2007 se instaló en Uruguay una papelera de UPM, empresa de capitales finlandeses que ahora está negociando la instalación de su segunda planta procesadora, la cual posiblemente se ubicará a orillas del Río Negro, en el centro del país suramericano.

Según datos de la empresa, el valor agregado de la misma representó en 2015 el 1,4 % del PIB de Uruguay, mientras que sus exportaciones (674 millones de dólares) supusieron el 7,7 % de la venta de bienes en el exterior del país suramericano. EFE