Usuarios de mayor zona libre de América rechazan huelgas convocadas en Panamá

Diario Digital Nuestro País

Panamá, 16 abr (EFE).- La Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón (ZLC), la mayor del continente y situada en el Caribe de Panamá, expresó hoy su rechazo a las dos huelgas convocadas para esta semana por sindicatos y organizaciones civiles en reclamo de aumentos salariales y mejoras en la calidad de vida.

En un comunicado difundido este lunes en su cuenta de Twitter, la Asociación de Usuarios de la ZLC señala que la huelga convocada por organizaciones civiles de la ciudad de Colón, a unos 80 kilómetros de la capital, “lejos de ayudar, afectará la dinámica comercial, económica, el diario de miles de panameños trabajadores y la imagen de Panamá en el mundo”.

“Consideramos que los innegables problemas de la provincia (de Colón) deben resolverse a través del diálogo. Sobre todo cuando no hacerlo por esa vía, genera desempleo y pérdidas millonarias para el país”, indicó el comunicado de los empresarios.

Diversos sectores de la sociedad civil de la empobrecida ciudad de Colón convocaron para el próximo jueves una nueva huelga general en la provincia, pues critican la forma cómo el Gobierno ha desarrollado un ambicioso proyecto de renovación urbana con coste de 569 millones de dólares.

Colón ya fue escenario en marzo pasado de un paro general promovido por el llamado Frente Amplio, que degeneró en disturbios y actos vandálicos que dejaron 5 heridos y 35 detenidos, además de pérdidas millonarias para el comercio de esa provincia, que alberga a la zona libre más grande del continente.

El Gobierno del presidente Juan Carlos Varela ya condenó la semana pasada el llamado a una nueva huelga en Colón por considerar que la impulsan motivos políticos, y afirmó que “actuará con firmeza contra quienes pongan en peligro el futuro” de esa provincia caribeña.

El Ejecutivo “garantizará a la población las medidas de seguridad necesarias para el normal funcionamiento de los comercios y la actividad escolar” frente al nuevo llamado a huelga.

Sostuvo que “está dispuesto a mantener abierta la puerta del diálogo”, entablado en meses tras la protesta de marzo pasado, y que es “consciente de los inconvenientes que ha causado el proyecto Renovación Urbana (…) ante el trabajo profundo de instalación de un nuevo sistema de aguas servidas, aguas pluviales y construcción de calles nuevas”.

Por su parte, el poderoso Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares de Panamá (Suntracs) llamó a una huelga general el próximo miércoles para presionar a la patronal del sector a que acepte un aumento salarial del 60 por ciento para la contratación colectiva que estará vigente en los próximos 4 años, pagadero a razón de 15 por ciento anual.

La Cámara Panameña de la Construcción (Capac) no accede a la exigencia del Suntracs y ha presentado como propuesta el alza de 2 centavos de dólar por hora anualmente.

La Asociación de Usuarios de la ZLC expresó su “rechazo categórico” al alza salarial exigida por Suntracs con el argumento de que “cientos” perderían sus empleos y el valor de los bienes inmuebles sufriría un “drástico aumento, provocando la disminución de la oferta de las unidades de valor preferencial a las que, por ahora, puede acceder el 82 % de los panameños”.

El Gobierno panameño dijo este lunes que la huelga convocada para el próximo miércoles por el Suntracs afectará a más de 1.500 proyectos en todo el país.

La ZLC, que ha estado sumida en una crisis en los últimos años, alberga alrededor de 2.260 empresas y genera 25.000 empleos directos, según datos gubernamentales y de su Asociación de Usuarios.

El movimiento comercial de la ZLC llegó a 3.327,2 millones de dólares en el primer bimestre de este año, un 6,6 por ciento más que los 3.120,7 millones del mismo lapso de 2017, de acuerdo con datos oficiales. EFE