Varela afirma que rechazo a magistradas se basó en un criterio político

La Prensa

Panamá, 30 ene (EFE).- El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, afirmó hoy que el Parlamento del país rechazó su designación como magistradas de la Corte Suprema de Justicia de las abogadas Ana Lucrecia Tovar de Zarak y Zuleyka Moore basándose en un “criterio político” y sin reconocer sus méritos profesionales.

En un mensaje televisado, Varela dijo que “sin profundizar en la capacidades, cualidades personales y profesionales de las candidatas propuestas”, la Asamblea Nacional (AN-Parlamento) decidió no ratificarlas.

El parlamento, según el mandatario, rechazó a las designadas “basándose en un criterio político, pensando que un voto en contra del presidente de la república debilita la opción electoral del partido (Panameñista) en el Gobierno”.

Añadió que esto es así porque antes incluso de que ambas fueran evaluadas en la comisión legislativa de Credenciales, los opositores Partido Revolucionario Democrático (PRD) y Cambio Democrático (CD) “habían hecho pública su decisión de votar en contra”.

El gobernante expresó que como demócrata respeta esta votación y da la bienvenida al debate nacional “sobre la necesidad histórica que tiene el país de aspirar a una administración de justicia decente”.

“Propondré nuevamente candidatos o candidatas idóneos, íntegros e incorruptibles, no puedo permitir que nuestro país pierda la oportunidad de fortalecer el sistema judicial que está en crisis y cuyas decisiones afectan al pueblo panameño de forma directa”, indicó.

En cuanto a la decisión tomada hoy por el pleno de la Asamblea de rechazar las designaciones, Varela afirmó que ha demostrado que a sus diputados “les interesa más la política partidista que hacer de Panamá un lugar en el que prevalezca el estado de derecho e impere la certeza de castigo”.

El mandatario remarcó que esta es la última oportunidad que tiene para fortalecer el sistema de justicia, y que por eso procedió a escoger “a dos mujeres con amplia experiencia en el campo civil y penal, y además valientes y con una honestidad comprobada”.

Afirmó en ese sentido que “un político corrupto siempre le tendrá miedo a un juez honesto”.

Insistió que no fue solo la votación en contra de las designadas, “sino la forma irrespetuosa como se dio este debate y la manera tan injusta como fueron atacadas estas mujeres, deja claro que la política partidista estuvo por encima de los intereses de la nación en un tema de Estado como es la justicia”.

A Tovar y Moore se les reconoce su valía y méritos académicos y profesionales.

Sin embargo, sectores políticos, de la sociedad civil y de los abogados objetaron sus nominaciones por las supuestas simpatías políticas con el gobernante Partido Panameñista (PPa), en el caso de la primera, y a la segunda por su desempeño como fiscal especial Anticorrupción en el caso de los escándalos de los sobornos de Odebrecht.

A Varela, por su parte, se le cuestiona por los criterios que utilizó en estas designaciones y por el hecho de haberse atrasado en hacerlo y proponer su ratificación en sesiones extraordinarias en la Asamblea, una petición que tampoco prosperó, por lo que el debate se produjo en sesiones ordinarias.

Tovar y Moore, nominadas por el Gobierno de Juan Carlos Varela, recibieron 52 votos en contra y solo 18 a favor, con lo que su designación quedo sin efecto.

Las dos letradas habían sido designadas como magistradas de la Sala Primera Civil y de la Sala Segunda Penal, respectivamente, del Supremo panameño. EFE