Verdes alemanes desafían sondeos adversos con un giro a raíces ecopacifistas

Berlín, 18 jun (EFE).- Los Verdes alemanes cerraron hoy su congreso federal con la aprobación de un programa electoral para las próximas generales con el que esperan recuperar al electorado perdido y plantar cara a los sondeos actualmente adversos.

Los delegados, reunidos en Berlín, dieron el visto bueno sin fisuras a una plataforma que plantea el adiós a la energía del carbón y a los automóviles con motor diesel para el 2030 y la aprobación del matrimonio homosexual.

El congreso se abrió el viernes bajo el lema “El futuro se construye con coraje” y fue exponente de los esfuerzos por infundirse ánimos de su candidatura bicéfala, formada por Cem Özdemir y Katrin Göring-Eckardt.

Tanto Özdemir, quien en 1994 se convirtió en el primer diputado de origen turco del Bundestag (Parlamento federal), como Göring-Eckardt, muy vinculada a la Iglesia Evangélica, representan al ala moderada del partido,

Ello rompe la tradición de los Verdes de repartir los cargos entre los llamados realistas y los fundamentalistas, cada vez menos presentes en las estructuras de la formación.

Ambos líderes, como el resto de los cargos, plasmaron en el congreso el lema del congreso en cada una de sus intervenciones, más vibrantes de lo habitual, y hasta bailaron sobre el escenario al despedir a los delegados.

Tras los esfuerzos por darse ánimos se percibía la preocupación por el porcentaje del 7 % que les otorgaba el sondeo de Infratest del pasado viernes, a 99 días de los comicios del 24 de septiembre.

Ello le aleja del objetivo de convertirse en tercera fuerza, tras la Unión Cristianodemócrata (CDU) y la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) de la canciller Angela Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) del aspirante Martin Schulz.

A la CDU/CSU se le pronostica un 39 %, quince puntos por encima del SPD, mientras que la tercera posición en ese sondeo es para el Partido Liberal (FDP), formación que en 2013 se quedó sin escaños.

Les siguen La Izquierda y la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), ambas empatadas al 8 %, mientras que Los Verdes cierran la ronda con el mencionado 7 %.

El FDP, que fue socio de coalición en 14 de los 19 Gobiernos que ha tenido la República Federal de Alemania (FDP), se encuentra en pleno auge electoral y, de mantener su línea alcista, podría estar en disposición de reeditar la alianza que formó con la CDU/CSU en la segunda legislatura de Merkel.

Es un partido con gran capacidad acomodaticia, que a escala federal han sido socio menor de la CDU/CSU o del SPD y que a escala regional ha respaldado tripartitos con conservadores y verdes.

Los Verdes sólo han formado parte de gobiernos federales con el SPD, durante las dos legislaturas del canciller Gerhard Schröder (1998/2005), aunque a nivel regional ha integrado también alianzas con la CDU de Merkel.

La Izquierda, aglutinante del post-comunismo y la disidencia socialdemócrata, no tiene experiencia de gobierno a escala federal y es difícil que pueda cuajar un tripartito entre esa formación, el SPD y los Verdes, ya que esa opción no es asumible para parte del electorado alemán.

AfD está descartado como socio por el resto de las formaciones y tampoco entra en sus planes tratar de cambiar esta situación. EFE