Vicepresidenta de Nicaragua dice que monseñor Romero “nos pertenece a todos”

Clarín

Managua, 12 oct (EFE).- La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo hoy que el fallecido monseñor salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, quien será nombrado santo por el papa Francisco el domingo, en el Vaticano, “nos pertenece a todos los pueblos que caminamos con fe”.

“Nos pertenece a todos los pueblos que caminamos con fe, con esperanza y con la confianza en Dios de que la justicia, el reino de Dios en la tierra debe acercarse”, dijo Murillo, también primera dama, a través de medios oficiales.

Murillo anunció que el estatal Canal 6 de la televisión local transmitirá la ceremonia de canonización que se le hará a Romero, a quien tildó como el “santo de América”, en el Vaticano.

“Así que estamos celebrándonos y celebrando a san Romero de América caminando por la paz, la esperanza y las victorias de la justicia social”, continuó.

El Gobierno rendirá honores a Romero con dos caminatas este fin de semana.

El beato Romero (1917-1980) es admirado en Centroamérica por denunciar las violaciones a los derechos humanos ocurridos en las guerras civiles que enfrentaban la mayoría de países de la región en las décadas de los años 70 y 80 del siglo pasado.

La canonización del religioso salvadoreño ocurre en tiempos en que Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha dejado entre 322 y 512 muertos desde abril, en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

Ortega reconoce 199 muertos, y sostiene que es víctima de un intento de “golpe de Estado”.

La Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, además de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega y Murillo enfrentan continuas protestas que comenzaron el 18 de abril, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, tras las muertes registradas durante las manifestaciones. EFE