Inicio > Noticias > Deportes > Vlhova le roba el protagonismo a Shiffrin

Vlhova le roba el protagonismo a Shiffrin

Agencia EFE

Adrian R. Huber

Madrid, 14 feb (EFE).- La eslovaca Petra Vlhova ganó el gigante de los Mundiales de Are (Suecia), en los que le ha robado de forma parcial el protagonismo a la estadounidense Mikaela Shiffrin, la gran dominadora del esquí alpino, que se tuvo que conformar con ser tercera en una prueba en la que la alemana Viktoria Rebensburg capturó la plata.

Vlhova, al igual que Shiffrin de 23 años, que este curso había ganado dos pruebas de esta disciplina -en Semmering (Austria) y en Maribor (Eslovenia)- añadió el oro de este jueves a la plata que había capturado en la combinada del pasado viernes. Y, de momento, se ha convertido en la más laureada de estos Mundiales; en espera del ‘combate final’ que la medirá a la estrella de Vail -oro en el supergigante que abrió los campeonatos- en el eslalon del sábado.

La eslovaca afrontó la bajada decisiva a diecinueve centésimas de Rebensburg, de 29 años, campeona olímpica de la disciplina hace nueve en los Juegos de Vancouver (Canadá); y con 25 de ventaja sobre Shiffrin, cuarta en la primera manga. Acechante, a siete centésimas de la noruega Ragnhild Mowinckel; tercera tras el primer acto y que acabaría cuarta este jueves: en unos Mundiales en los que fue bronce en la combinada y en la que su peor resultado en las cuatro pruebas disputadas es un sexto.

La primera referencia del acto decisivo de una prueba disputada en horario vespertino y con luz artificial la marcó la italiana Federica Brignone, que acabaría quinta. Su compatriota Sofia Goggia -plata en el ‘súper’ inaugural y oro olímpico de descenso el año pasado, en PyeongChang (Corea)- arriesgó y acabó accidentada, por suerte sin mayores consecuencias, en la ventosa estación sueca.

La francesa Tessa Worley, que afrontaba la prueba como defensora del título logrado hace dos años en St.Moritz (Suiza) -oro que también capturó hace seis, en Schladming (Austria)- y que de sus 13 triunfos en Copa del Mundo, todos en esta disciplina, cuenta uno precisamente en Are (2009), se quedó a 22 centésimas de Brignone.

El tiempo de la italiana lo mejoró en medio segundo Shiffrin, que se vio en el podio después de que bajase Mowinckel, a una décima.

Vlhova tuvo un fallo en la parte intermedia del recorrido, pero ya celebró como un éxito ver que mejoraba en 38 centésimas a la nueva emperatriz del esquí alpino, sucesora en el trono de su compatriota Lindsey Vonn, retirada por la puerta grande tras capturar bronce en el descenso del pasado domingo.

Quedaba en el portillón de salida Rebensburg, una de las grandes damas del deporte rey invernal, tres veces ganadora de la Bola de Cristal de la disciplina. Cuyos esquís prepara con maestría el italiano Andrea Vianello, el marido de Carolina Ruiz, la única española que ha ganado un descenso de la Copa del Mundo: el de Meribel (Francia), de 2013.

‘Vicky’ se conformó con la plata, a catorce centésimas de Vlhova, ganadora con un tiempo final de dos minutos, un segundo y 97 centésimas. Y que el sábado se jugará el oficioso título de reina de los Mundiales con Shiffrin, en el eslalon. Una disciplina en la que la eslovaca ganó una vez esta temporada, en la que ha sido cinco veces segunda, por detrás de la estadounidense.

Este viernes se disputa el gigante masculino, en el que defiende título el austriaco Marcel Hirscher, plusmarquista histórico de triunfos en Copa del Mundo (siete); seria duda, al estar afectado de un fuerte resfriado. “No estoy mejor que ayer (miércoles). He ido un poco a esquiar, pero la mayor parte del tiempo he estado metido en la cama”, indicó el astro salzburgués, de 29 años, que explicó que tiene catarro y que le “duelen la garganta y los oídos”.

“No soy demasiado optimista de que vaya a ir todo perfecto, de momento. Pero aún me quedan 24 horas hasta la carrera”, explicó Hirscher este jueves en Are. EFE