Vuelve a Uganda el opositor Bobi Wine escoltado por un gran convoy policial

El Espectador

Kampala, 20 sep (EFE).- El popular músico y diputado opositor Robert Kyangulanyi, conocido como Bobi Wine, volvió hoy a Uganda, donde le esperaba un fuerte dispositivo policial, desde Estados Unidos, donde se encontraba recibiendo tratamiento médico por supuestas torturas recibidas cuando estaba en prisión preventiva.

El opositor aterrizó a primera hora de la tarde en el aeropuerto internacional de Entebbe, próximo a la capital, Kampala, donde fue separado del resto de pasajeros por la policía.

“Robert Ssentamu Kyangulanyi volvió al país y fue escoltado de forma pacífica a su residencia en Magere, en el distrito de Wakiso. Queremos agradecerle por colaborar en el aeropuerto de Entebbe con la policía, que la ha proporcionado transporte, escolta y ha guiado un coche hasta su casa”, declaró el portavoz de la Policía, Emilian Kayima, según informó el diario local “Daily Monitor”.

El opositor llegó a su casa, a las afueras de Kampala, tres horas después de aterrizar, y le han recibido con gritos de celebración, según el periódico, que informó de que la policía ha impedido a los periodistas y seguidores del músico que entren en el barrio.

Bobi Wine dejó Uganda el pasado 31 de agosto, después de recibir permiso para viajar a EEUU para recibir tratamiento médico.

Según su versión, las fuerzas de seguridad lo torturaron tras su detención por supuestamente participar en unos enfrentamientos el 13 de agosto en la ciudad de Arua (noroeste) entre seguidores de la oposición y el Gobierno en los que supuestamente se arrojaron piedras contra el coche del presidente del país, Yoweri Museveni.

Las autoridades policiales ya advirtieron de que desplegarían unidades antidisturbios y la policía militar en la carretera del aeropuerto a la capital, y que detendrían a quienes participen en la marcha de apoyo al cantante.

Desde anoche, se instalaron varios controles policiales en dicha carretera, a la que se ha impedido el paso a periodistas y a cualquier persona vestida de rojo, uno de los emblemas de Bobi Wine, que suele aparecer con una boina de ese color.

Decenas de seguidores del popular cantante le han esperado para darle la bienvenida en un centro de negocios situado de camino a la capital, en una calle que lleva su nombre, adonde la policía ha acudido también para “restaurar la calma”.

“Estamos sobre el terreno y preparados para hacer frente a cualquier problema, así que los seguidores del diputado han sido avisados para que no rompan la calma”, declaró el jefe de la Policía de la comisaría local, Robert Kachumu.

El célebre cantante fue supuestamente detenido junto a periodistas y otros activistas políticos y legisladores el pasado agosto.

En un principio, a Wine se le iba a procesar ante un tribunal militar, pero luego los cargos fueron retirados para que volviera a ser detenido inmediatamente y acusado por la vía civil del delito de traición.

La Justicia había dictado para él prisión preventiva el 23 de agosto.

Desde el primer momento, la detención desencadenó protestas en el país, duramente reprimidas por la policía y el ejército con munición real y gases lacrimógenos, en las que hubo al menos una víctima mortal y centenares de detenidos.

Uganda también recibió críticas de organizaciones internacionales y personalidades de otros países, entre ellas músicos como los líderes de los grupos Coldplay, Chris Martin, y Blur, Damon Albarn, quienes apoyaron una petición pública para la liberación de Wine. EFE