Washington y Pyongyang tratan en Singapur logística y protocolo de la cumbre

Seúl, 29 may (EFE).- Representantes de Estados Unidos y Corea del Norte tienen previsto reunirse hoy en Singapur para tratar los detalles logísticos de la cumbre que ambos países prevén celebrar en aquel país el 12 de junio, según relevaron fuentes diplomáticas.

En la reunión, los dos países tratarán temas prácticos como la sede de la cumbre, protocolos y seguridad en torno al encuentro entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, según explicó la fuente, que solicitó el anonimato, en declaraciones a la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Las respectivas delegaciones están lideradas por el jefe de gabinete adjunto de la Casa Blanca para operaciones, Joe Hagin, y por Kim Chang-son, considerado el jefe de Gabinete de Kim Jong-un, quienes, según la fuente, aterrizaron el lunes en Singapur.

Aunque el presidente estadounidense, Donald Trump, llegó a cancelar oficialmente la cumbre el pasado jueves, se retractó después tras un cruce de mensajes conciliadores con Pyongyang.

A la actual mejora de perspectivas contribuyó también el que el presidente surcoreano, Moon Jae-in, se reuniera el pasado sábado con Kim para ayudar a subrayar el compromiso de ambas partes con el diálogo y mediar en las diferencias entre Pyongyang y Washington.

El régimen ha acusado a la Casa Blanca de tratar de imponerle un modelo “unilateral” de desarme con su propuesta para lograr una desnuclearización “completa, verificable e irreversible”, mientras que el régimen asiático parece querer optar por un desmantelamiento gradual de sus programas de armas con incentivos acompasados.

Simultáneamente a la reunión en Singapur, otras delegaciones de Corea del Norte y EE.UU. tienen previsto reunirse hoy en la parte norte de la frontera intercoreana para tratar el tema de la desnuclearización y concretar una agenda para la cumbre.

De ese encuentro en la frontera depende en buena parte que se celebre o no el 12 de junio en Singapur la histórica cita.

De celebrarse, la reunión supondría el primer encuentro en la historia de mandatarios de EE.UU. y Corea del Norte tras casi 70 años de confrontación iniciados con la Guerra de Corea (1950-1953) y de 25 años de negociaciones fallidas a cuenta del programa atómico de Pyongyang. EFE