WWF: el Gobierno y la Junta arrastran a Doñana a la lista más bochornosa

Madrid, 1 dic (EFE).- El Gobierno central y la Junta de Andalucía “han desoído” las recomendaciones de la Unesco sobre el Parque Nacional de Doñana, lo que aboca al espacio más conocido de Europa a integrar la “bochornosa” lista de Patrimonio Mundial En Peligro.


El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, ha recordado en una entrevista a Efe que hoy, 1 de diciembre, se cumple el plazo dado por la Unesco a España para paralizar un proyecto de dragado del Guadalquivir “por el daño irreversible que esta obra causaría al humedal”.

Por eso y ante el “inminente” ingreso de Doñana en la lista -lo que le convertiría en el primer espacio europeo señalado por la Unesco-, WWF ha vuelto a identificar en un análisis las principales amenazas que cercan Doñana y que “por desgracia continúan”.

Durante la última visita de los técnicos de la Unesco a este espacio protegido a principios del pasado año, WWF denunció el dragado del Guadalquivir, los pozos ilegales, los proyectos gasísticos y la reapertura de la mina de Aznalcóllar como los grandes peligros “que se ciernen sobre el espacio protegido más conocido en Europa”.

Para Juan Carlos del Olmo, “los políticos no entienden que Doñana no se puede conservar como una isla”, que todo lo que afecta al río Guadalquivir y al estuario repercute en el Parque Nacional, “cuya gestión dentro de sus límites no criticamos”.

“Doñana es básicamente agua” y se mantiene gracias al acuífero y a los ríos que vierten en el Parque, pero “el asedio le llega desde todos los puntos, desde el este con el dragado del río, desde el norte con la reapertura de Aznalcóllar, desde el oeste con los cultivos ilegales y los proyectos gasísticos y desde el subsuelo con la sobreexplotación del acuífero”.

“Y si a todas estas amenazas le sumas un escenario de cambio climático con menos precipitaciones, el asunto se complica aún más”, ha señalado Del Olmo, quien ha reconocido que “el problema del agua es el más difícil de resolver, es el cáncer de Doñana”.

Aunque, “lo que más evidencia el incumplimiento de las exigencias de la Unesco es el dragado”, ha insistido, y, aunque oficialmente la Junta de Andalucía está en contra y el Gobierno asegura anteponer la supervivencia del acuífero, el Plan de Cuenca del Guadalquivir “lo contempla como una medida más”.

No obstante, ha reconocido que se han producido avances, gracias sobre todo a la presión de las organizaciones ecologistas y las campañas de sensibilización.

Así, la Fiscalía “ya actúa” sobre algunas de las grandes empresas responsables de los pozos ilegales para captar agua y los mercados europeos que compran fresas empiezan a rechazar el producto si no certifican la legalidad del agua con el que han sido regadas.

“También se ha avanzado algo en el tema del gas -ha añadido- con la paralización por parte de la Junta de Andalucía de una de las fases del proyecto y la no autorización de otras dos”, aunque “sigue con la intención de reabrir Aznalcóllar”.

Si la Unesco cumple sus propias recomendaciones, Doñana debería entrar en la lista de lugares en peligro en la próxima reunión del Comité de Patrimonio de la Humanidad, que se celebra en julio, ha recordado el director general de WWF.

“Nosotros no queremos que entre en la lista, pues somos propietarios del corazón de Doñana y defendemos nuestra propia casa”, ha matizado, pero “si no damos un toque de atención nos encontraremos en una situación crítica, como ocurrió en Daimiel”.

Ha recordado la sentencia del Tribunal Supremo que dictaminó que el dragado del Guadalquivir es incompatible con la conservación del estuario y, por tanto, de Doñana, así como el veredicto de la Comisión Científica del CSIC sobre la imposibilidad de acometer la obra sin causar daños irreversibles al río.

Un total de 55 espacios naturales o culturales están declarados “en peligro” por la Unesco y de todos los lugares que son Patrimonio de la Humanidad “la mitad están amenazados por actividades industriales”, ha denunciado Del Olmo. EFE