Ximena García Velázquez recibió las aguas benditas del Jordán

En una misa con un toque íntimo y familiar bautizaron  a la linda pequeñita   Ximena García Velázquez, la cual se desarrolló en la acogedora Catedral Basílica Menor, ubicada en el centro histórico de esta ciudad, hasta donde fue llevada en brazos de sus consentidores padres Crhistian García Landeros y Selene Velázquez  Flores, para que fuera bendecida y ungida con la gracia bautismal.

Durante la celebración bautismal fungieron como  sus padrinos de honor los señores Mariano Sánchez Hidalgo y Marcela Zamora Flores, los cuales juraron velar por el bienestar de  la pequeña Ximena.

Posteriormente el sacerdote oficiante les pidió a padres, padrinos y a todos los presentes que sigan adelante con la fe en Nuestro Señor Jesucristo, para que juntos logren ayudar a la pequeña para que comience su vida cristiana.

Luego de que se hicieron las lecturas bíblicas y se impusieron las aguas bautismales familiares y amigos  se reunieron en la hermosa finca “Dulcinea” donde ya los esperaba un hermoso montaje en honor a la hermosa  Ximena.

Los invitados la pasaron de lo mejor entre un ambiente lleno de risas y mucha diversión, así mismo pudieron degustar de un exquisito  banquete, botanas, dulces  y además de algunas refrescantes bebidas las cuales se prepararon para esta gran ocasión.

Entre los presentes que se dieron cita a festejar a la pequeñita estuvieron  sus abuelitos, los maternos Héctor Velázquez Bueno y Martha Beatriz Flores Chávez, y los paternos Miguel García Armendáriz y Ana Georgina Landeros Páez, los cuales le desearon lo mejor de la vida a su pequeña nieta.

Durante la  agradable celebración familiares e invitados no dejaron de consentir a  Ximena, además de que la hicieron acreedora a bonitos obsequios, sin duda alguna fue una tarde llena de mucha diversión y felicidad.

La familia  García Velázquez agradeció a todos los presentes  por los buenos deseos y los bonitos obsequios que le otorgaron  a su  pequeña  hija en esta celebración la cual siempre recordarán con gusto. Enhorabuena por la nueva hija de Dios y por  su ingreso a la familia católica