Inicio > Noticias > Internacional > Zelenski, el comediante que va en serio a por la Presidencia ucraniana

Zelenski, el comediante que va en serio a por la Presidencia ucraniana

Agencia EFE

Nadjejda Vicente

Kiev, 4 mar (EFE).- El comediante Vladímir Zelenski, favorito para las elecciones presidenciales del próximo 31 de marzo, habla muy en serio cuando promete que echará a la calle a la actual clase política y devolverá el poder a los que ganaron la “revolución”.

“En los últimos 15 años ha habido dos revoluciones, pero en el poder siguen los mismos políticos. Los ucranianos entienden que los representantes del sistema no pueden cambiar el sistema”, dijo a Efe en una entrevista por escrito.

Zelenski, de 41 años, es la estrella televisiva del programa satírico “El siervo del pueblo”, en el que interpreta a un profesor rural que acaba siendo elegido presidente después de que su acalorada diatriba contra la corrupción se vuelve viral.

“Los ucranianos ponen sus esperanzas en una persona ajena al sistema político. Ven en mí a esa persona. Siento una gran responsabilidad, pero voy a ir hasta el final. Mi lema es simple: ‘Conmigo está el que no está en mi contra'”, añade.

Al principio, nadie se tomaba en serio al popular actor y cómico. Ni los electores, ni los otros candidatos ni la vecina Rusia, que sigue muy de cerca la campaña electoral.

Pero Zelenski es un candidato diferente. Informa de todas sus actividades en su blog, pide consejo a la gente para elaborar eslóganes y hasta hace campaña con nariz de payaso. Es el “rostro humano” de la democracia ucraniana.

“Me metí en política para demostrar con mi ejemplo que se puede estar en el poder y, al mismo tiempo, seguir siendo persona. Muchos años de experiencia política en nuestro país son más una desventaja que un motivo de orgullo”, explica.

Según los sondeos, Zelenski es el favorito en las elecciones, por delante del presidente, Petró Poroshenko, y la ex primera ministra Yulia Timoshenko.

Con la ayuda de su programa, en el que ficción y realidad van entrelazadas, de las redes sociales y de sus apariciones en conciertos por todo el país, Zelenski se ha convertido en la voz de la protesta, en el abanderado de la lucha contra la corrupción, la principal inquietud de los ucranianos.

“Lo primero que haré será eliminar los privilegios para los diputados, el presidente y los jueces. Todos deben ser iguales ante la ley. Segundo, crearé un mecanismo de poder popular en el que las decisiones clave se tomarán por voluntad del pueblo a través de referéndum”, dijo.

Aunque tuvo una exitosa carrera en el cine ruso, niega que Moscú esté deseando su victoria y recuerda que en Rusia han incoado un proceso penal contra él por apoyar con dinero al Ejército ucraniano.

“En Rusia sólo pueden ver bien mi candidatura en caso de que quieran acabar con la guerra. Pero yo no veo ese deseo”, comentó.

Está a favor de las negociaciones de paz para un arreglo de la crisis en el Donbáss (el este prorruso de Ucrania, donde se desató un conflicto en 2014), pero siempre y cuando uno de los negociadores sea también EEUU.

“Pero sólo entablaré negociaciones sobre la base de las posiciones ucranianas. Son bien conocidas: restablecimiento de la soberanía e integridad territorial, repliegue de las tropas rusas y los mercenarios, y desocupación de nuestra tierra”, señaló.

En cuanto a Crimea, península que perteneció a Ucrania entre 1954 y 2014, cuando Rusia se la anexionó tras un referéndum, no tiene dudas: “Crimea es Ucrania. Lo fue, lo es y lo será. Al respecto, no estoy dispuesto a ninguna concesión”.

Al igual que el resto de candidatos, Zelenski no puede hacer campaña en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk, pero asegura que tiene muchos partidarios tanto en el oeste europeísta como en el este prorruso de Ucrania.

“Superaremos la división en Ucrania entre ‘prooccidentales’ y ‘prorrusos’. Nosotros tenemos otra agenda: ‘Lo nuevo contra lo viejo’. En lo nuevo incluimos potencialmente a todos los ucranianos y en el concepto de viejo a la élite política que se agarra a su cargo y a sus privilegios”, insiste.

Reconoce que Ucrania “no está preparada” para ingresar en la Unión Europea (UE), ya que necesita llevar a cabo aún “muchas reformas”, pero pide a Bruselas que no le de la espalda a la democracia ucraniana.

“No queremos oír de los funcionarios europeos que Ucrania nunca podrá ser miembro de la UE. Queremos un plan definido con claras perspectivas. Cuándo podremos ingresar y qué debemos hacer”, comentó.

Zelenski admite también que los ucranianos “idealizan” a la UE, porque representa “la esperanza de que una vida mejor y civilizada es posible”.

“Cuando los ucranianos abogan por Europa, no se refieren a la Europa de los conflictos internos y del ‘brexit’. Se refieren a la Europa de los valores. Ya que lo que no queremos es construir Rusia en Ucrania”, apuntó.

No teme perder las elecciones, ya que su fin no es llegar al poder, sino “transformar el país”.

“Si no logro un número suficiente de votos, continuaré esta lucha en las elecciones parlamentarias”, asegura. EFE

n