Zujeil Bracho y Jesús Joel de la Torre confirmaron su amor frente a Dios

Muy contentos y enamorados se les vio la pareja de novios conformada por la linda Zujeil Bracho y Jesús Joel de la Torre, los cuales tras una bonita etapa de  feliz noviazgo decidieron dar un gran paso en sus vidas y unirse en feliz matrimonio a través de una ceremonia religiosa en la cual  se juraron amor y respeto por el resto de sus vidas.

La ceremonia  tuvo como escenario el altar del Santuario de Nuestra Señora de Fátima y del Carmen, en donde la feliz pareja estuvo acompañada por sus respectivos padres; por parte de la bella novia estuvo la señora Silvia Urbina y su tío el Lic. Gustavo Salcido, y por parte del novio estuvo su madre la señora Esthela de la Torre, quienes aprovecharon el momento para impartirles sus respectivas bendiciones a sus queridos hijos por este nuevo camino que decidieron emprender juntos como marido y mujer. 

El cortejo nupcial estuvo integrado por familiares y amigos cercanos quienes  fungieron como sus padrinos de arras, anillos, mancuerna y velación, así mismo unieron sus oraciones para pedirle a Dios que llene de bendiciones esta bella unión matrimonial.

Durante la ceremonia el sacerdote oficiante le dedicó un mensaje a la pareja donde les deseó que Dios los lleve a continuar con ese gran amor que se profesan, y que conserven la felicidad que los ha mantenido unidos por siempre.

Antes de abandonar el santo recinto  Zujeil y Jesús Joel, se acercaron ante la imagen de la Virgen para obsequiarle el ramo y le agradecieron con una breve oración en la cual le pidieron por su unión y por su felicidad. 

Al término de la misa los nuevos esposos abanderaron el santo recinto para  ofrecer una bonita recepción en el salón de eventos “Richeliu”, hasta donde se dieron cita familiares y amigos para pasar una velada muy amena acompañando al nuevo matrimonio en su gran festejo.

En esta ocasión los comensales pudieron degustar de una deliciosa cena la cual fue acompañada de refrescaste bebidas las cuales fueron elegidas para la gran ocasión.

Durante la agradable velada los felices novios estuvieron recibiendo halagos y bendiciones  por parte de sus más cercanas amistades y familiares, lo que hizo  sin duda alguna de este un día inolvidable en sus vidas. 

¡Muchas felicidades!