Zulayram Galindo Ontiveros agradece a Dios por sus XV años

  • Ofreció una emotiva celebración acompañada por sus familiares y amigos

En la Catedral Basílica Menor ubicada en el centro histórico de nuestra ciudad se llevó a cabo una misa con motivo de los quince años de Zulayram Galindo Ontiveros, quien acudió al recinto a dar gracias a Dios por las bendiciones recibidas y por permitirle llegar a la edad de las ilusiones.

Zulayram es el tesoro más amado de sus padres, los señores María de la Luz Ontiveros García y Arturo Galindo Almonte, quienes la acompañaron en esta celebración tan importante para ella, ya que siempre la han guiado por el buen camino.

Así mismo estuvieron presentes los señores María Erika León Ontiveros y Román Galván, quienes fungieron como sus padrinos de honor, los cuales se encontraban dichosos por tan memorable invitación.

Quienes siguieron también muy atentos el desarrollo de la misa fueron sus abuelitos paternos, Ranulfo Galindo Andrade y María Magdalena Almonte Huerta y, los maternos, Gonzalo Ontiveros y Paulina García.

De igual manera y ocupando las primeras bancas del recinto santo, un grupo de lindas jovencitas conformaron la corte de honor, la cual acompañó a la linda quinceañera.

Atenta a las palabras del párroco oficiante Zulayram recibió la sagrada bendición teniendo como testigos a familiares y amigos, quienes al término de la ceremonia le brindaron sus felicitaciones y mejores deseos.

Posteriormente los orgullosos padres de la festejada con gusto ofrecieron una elegante y bonita recepción en un salón al sur de la ciudad, en la que se dieron cita familiares y amigos de la quinceañera para disfrutar de un exquisito banquete así como de algunas bebidas de ocasión.

Uno de los momentos más significativos de la noche fue cuando la festejada pasó del brazo de su padre a la pista a bailar su primer vals, para después darle paso a su chambelán de honor el joven Sebastián de Gracia, y a sus lindas damas las cuales fueron las encargadas de los bailes modernos.

Sin duda alguna fue una mágica velada donde las horas transcurrieron sin sentir. Muchas felicidades a Zulayram, por su presentación en sociedad.

¡Enhorabuena!