lunes, abril 22, 2024

“Siete días de Grilla”

Publicado:

Esteban Villegas lo dijo con todas sus letras: Nadie de la actual administración repetirá en el siguiente gobierno, nadie, de modo que si alguien pensaba seguir vegetando en algún cargo, más le vale hacer maletas.

Nadie, al menos de los tres primeros niveles de gobierno podrá quedarse, subrayó el próximo gobernador. Es su potestad renovar toda la plantilla sin tomarle parecer a alguien.

O sea que, al buen entendedor pocas palabras: No repetirá nadie, así quieran interceder algunos de los poderosos. No es capricho ni venganza contra nadie.  Es la intención de Esteban por hacer un buen gobierno.

La cortesía política seguirá fomentándola Villegas con Aispuro, pero ante la sentencia lapidaria del sanjuanero se le cayó a todos los que se creyeron “becados” otros seis años.

 

Los vecinos de Yerbaniz, municipio de Peñón Blanco, cuidan como a sus ojos la pinta en una barda en la que el entonces candidato José Aispuro, sentencia: “Vamos por un nuevo Durango…”.

La pinta era una de las mejor conservadas de todo el estado, hasta el mes pasado cuando el vecino tuvo la infausta ocurrencia de poner lámina acanalada, pues toda el agua de lluvia fue a manchar la mayor parte del mensaje.

Sin embargo, con lentes especiales ayer logramos entender la promesa:  “Vamos por un nuevo Durango…”. Comentamos con un lugareño y le dijimos que Aispuro ya se va, pero el hombre espetó: “No pierdo la esperanza de que nos cumpla el güerito…”.

 

Clásico que los gobiernos del siglo pasado regresaban los dineros que no se gastaron en la administración. Inconcebible, pero esa es la triste realidad de nuestro Durango antiguo, donde seguimos como rancho bicicletero, pero los honestos gobernantes guardando el dinero.

Regresar un peso del presupuesto federal por no haber alcanzado a ejercerlo parecía y sigue pareciendo una gran estupidez, puesto que lo que se requiere son fondos para hacer alguna banqueta o lo que sea, pero algo que le sirva al pueblo.

El municipio de Durango no regresará nada, pero le dejará fondos suficientes a José Antonio Ochoa para que arranque bien, dicen que dijo el alcalde. O sea, algo muy parecido, cuando la ciudad está para dar vergüenza por donde me la pinten. Ayer se sumaron los problemas y alcanza 70 colonias en el abandono.

Muchos fraccionamientos y colonias tienen lagunas como “pavimento” y no pocos carecen de agua y drenaje, porque no llegan las líneas municipales. ¿En qué cabeza cabe entender que el alcalde le dejará fondos al entrante, por qué no se aplicaron en la maltratada capital?

 

Esteban Villegas extendió la mano a todo mundo la noche de su triunfo electoral. Se negó a celebrar la victoria al recordar que seis años antes él pasó por el mismo dolor, cayó bien el detalle entre los electores, incluso entre quienes votaron en contra.

El cuento viene a colación respecto a las perspectivas futuras de Marina Vitela, como lo adelantó ayer Dionel Sena en su Sena de Negros: La fallida aspirante a la gubernatura tiene frente a sí no menos perspectivas de cargos.

El principal, el de súper delegada en el estado, cuyo puesto tiene ahora Iván Ramírez Maldonado, y que le colocaría en posición de constante roce con el próximo gobernador.

Tendría Marina, quizá sin proponérselo, la oportunidad de pelear o colaborar con el siguiente gobierno, aunque desde la Secretaría del Bienestar.

La candidata derrotada, Vitela, alcanzó casi 271 mil votos, que son entre otras cosas el doble de lo que sacaron algunos exgobernadores y no se diga si se le compara con alcaldes y exalcaldes.

Es Marina Vitela Rodríguez, para decirlo rápido, un cuadro apapachable por la respetable votación alcanzada el 5 de junio. No es posible tirar a la basura ese gran total, por eso debe deducirse que a Marina le dará hasta para escoger.

No sabemos si podrá decirse lo mismo de Otniel García Navarro y su palomilla, puesto que a nivel colectivo el resumen no es nada alentador, AMLO quería Durango a como diera lugar.

Es más, se insiste en que por eso hizo viaje especial a Tamazula, aunque no sirvió de mucho.

 

 

Alejandro “Vandalito” Moreno, el presidente nacional del PRI, ya mandó por un tubo a los expresidentes y rechazó cualquier posibilidad de volver a reunirse con ellos antes de la Asamblea Nacional.

Si se tratara de justicia tendríamos que decir que “Malito” no es el causante de la debacle priista. Lo es tal vez en parte, como lo son la mayoría de los exgobernadores y sus pandillas, que se robaron hasta el balde del trapeador.

Es cierto, el PRI no está muerto, mucho menos sepultado, aunque ha ganado poco en los últimos procesos, está repuntando con riesgo de que vuelva a meterse a la pelea por la Presidencia de México.

Ayer, el exgobernador de Hidalgo, Miguel Ángel Osorio Chong, vista la cerrazón de “Malito”, pidió a PAN y PRD que no hagan acuerdos de ningún tipo con Alejandro, pues ya no tiene calidad moral en la presidencia del CEN tricolor.

Es decir, en el PRI apenas empiezan los tomatazos y quién sabe qué pueda suceder en los dos años venideros. Habrá trompadas de distintos tamaños, sabores y colores.

Hay tiro, pues, también en el tri, y al final, lo más posible es que salgan dos que tres raspados o súper raspados. ¡Van a ver..!

 

Marcelo Ebrard, el visible puntero en la carrera por la sucesión presidencial, publicó su teléfono para Whatsapp a fin de que se puedan comunicar los mexicanos que gusten y sin interferencias de ninguna especie.

El número es el 5515025360 y que atiende personalmente el canciller mexicano.

Marcelo asegura que lee todos los mensajes y que todos serán respondidos, aunque… cuando dijo eso el titular de Relaciones Exteriores no pocos watsaperos afirmaron que no es cierto, que la mayoría de los que se le han enviado los ha dejado en visto.

Obvio, no han de ser miles, sino millones de mensajes los que entren al número de Ebrard, por lo que, es obvio, para contestarlos todos va a ser un verdadero desgarriate. Quién sabe a quién se le ocurrió tan grande idea.

Es que por lo menos tendrá que ocupar unos cien whatsaperos para que respondan a todo que sí, que mañana o que el día que tome posesión, porque en los hechos jamás va a atender tanto encargo. No podrá por cuestiones de tiempo, aunque tenga muchas ganas de hacerlo. ¡Van a verlo..!

 

Sobre Ricardo Monreal están cruzadas las apuestas a que ya no es miembro del Movimiento de Regeneración Nacional, que se autoinmoló el día que renegó contra las decisiones de AMLO.

Sin embargo, el zacatecano lo único que hizo es inconformarse porque no lo incluyó entre los prospectos a la sucesión. Y tiene razón, pues el mismo jefe de la nación sabe de las aspiraciones de Monreal, por qué cerrarle la puerta.

Ya Ricardo, les platicaba, advirtió que si no lo suman a la lista de tres, y para no estorbar, mejor se va, y mire que le hará un gran boquete a la 4T, que no se la acaba con tanto ladrón incrustado en las distintas esferas gubernamentales.

Si empujan a Monreal a buscar nuevos aires, Morena habrá perdido en poco tiempo a dos grandes fundadores, no olvidemos la expulsión virtual del más pensante del movimiento, el ecuánime y lúcido, a pesar de la edad, Porfirio Muñoz Ledo.

Ayer, por cierto, Porfirio le puso más sal a la herida: “Aplaudo a los obispos que proponen un diálogo nacional para reintegrar social y moralmente a nuestro país que se desangra por la violencia criminal. Urge una comisión de la verdad que investigue y denuncie las complicidades entre autoridades y criminales…”.

 

Joaquín López Dóriga se pitorreó ayer de la camioneta en que se desplaza el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, de un millón 784 mil pesos, adicionada con el más potente blindaje del mundo.

Tres o cuatro millones de pesos nada más en la protección del mandatario. ¿O será tanto el miedo como para llegar a ese extremo?

No obstante que Veracruz es un estado inmenso, con importantes avances económicos y un innegable desarrollo industrial, pero también es un estado contrastante por las muchas ciudades fantasmas por la agobiante pobreza.

O sea que, gobernantes ricos y habitantes pobres, aunque esos vehículos es lo mínimo que traen todos los gobernadores, que quizá al asumir de pronto se sienten perseguidos por no sabemos quién que se van por la troca nueva y el blindaje más perro de la región.

Entonces, ¿son o no son iguales?

 

 

Una muchachita que está por salir de la secundaria fue a comprar ayer su vestido de graduación, luego se metió a las máquinas que están a un lado de Cinemex y se le olvidó el vestido.

Trae en peso a todo Durango buscando el susodicho vestido, pues de otra forma no podrá asistir a la conclusión de su secundaria.

Y como siempre, los duranguenses ya respondieron favorablemente a la jovencita, no regresándole el vestido, sino proponiéndole donación o préstamo de otro vestido, confirmando una vez más que todavía somos sensibles ante el dolor ajeno. ¡Qué bueno..!

No obstante, hacemos un nuevo llamado para si alguien encontró ese vestido, que desde luego no se lo robó, debía regresárselo a la descuidada muchacha para que pueda asistir a su fiesta con garra nueva. ¡Gracias..!

 

La estrategia del Gobierno Federal para enfrentar la inseguridad en el país, llamada “abrazos y no balazos”, anunciada desde tiempos de campaña, nuevamente es evaluada por distintos analistas en todo el país, con una coincidencia abrumadora con respecto a la falta de resultados que se traduce en los hechos violentos de toda clase que se registran en el territorio nacional, incluidos los llamados “delitos de alto impacto” que mantienen a la población de distintas regiones en zozobra permanente; las cuentas que rinden las instancias responsables del tema delictivo están lejos de ser satisfactorias, sin importar las justificaciones que un día sí y el otro también da el presidente de la República ante una estrategia que ya no puede considerarse de otra forma que no sea fallida, pues la postura de culpar a las medidas equivocadas que se tomaron en el pasado reciente para enfrentar esta situación ya no tiene los mismos efectos que al iniciar esta administración federal, sin que por ello se busque justificar las acciones fallidas realizadas anteriormente, pero tampoco se puede reconocer que las actuales parecen ir por el mismo camino, lejos de dar resultados alentadores a la población y, por el contrario, con hechos lamentables que solamente enfatizan un problema que parece lejos de atenuarse, ya no de resolverse, como es la inseguridad, como fue el homicidio de dos sacerdotes jesuitas y un guía turístico, sin que hasta el momento haya algo más que excusas ante lo que sucede, por parte de las autoridades responsables de hacer frente al problema y encontrar las estrategias necesarias para contribuir a su solución. Sin duda, pensar en dar “abrazos y no balazos”, a quienes caminan “armados hasta los dientes”, dista de ser una opción ante el peligro que representan, como lo demuestran los hechos.

 

Apenas iniciaron los preparativos para la Fenadu 2022 se anunció una programación artística, se abrió la venta de boletos para los distintos espectáculos que se presentarán en esta ciudad, al tiempo que comenzaron las acciones de rehabilitación en las instalaciones feriales, cuando nuevamente aparece una amenaza que no por ser conocida deja de ser preocupante para los duranguenses, como es el aumento en los contagios de COVID 19, que se registra desde hace unos días en la entidad, que puede poner en riesgo un festejo tan tradicional en esta ciudad, como es la feria. Las alarmas se encendieron nuevamente al comenzar esta semana, cuando la Secretaría de Salud reportó un incremento considerable en los casos positivos de la enfermedad, con los cuales prácticamente comenzó la 5ª ola de contagios, la cual estaba prevista de alguna forma cuando este comportamiento se observó en distintas naciones desde hace algunas semanas; sin embargo, no deja de causar impacto, tanto porque los protocolos de salud se relajaron completamente, en espera de que ya terminara la pandemia, como porque esta situación implica retomar las medidas para evitar contagios, además de que trae incertidumbre tanto ante la realización de la feria, como las actividades escolares a unas semanas de que concluyan las clases, y sin duda el impacto que puede tener en una economía ya compleja que se vive actualmente; esperemos que no tenga consecuencias mayores.

- Publicidad -


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!