sábado, abril 20, 2024

Independencia y autonomía vitales para los órganos electorales: INE

Publicado:

En el marco del Foro Regional para América de la Cumbre de la Democracia Electoral, el Consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE) Lorenzo Córdova Vianello, aseguró que la independencia y la autonomía de los órganos electorales es indispensable en cuanto garantes del ejercicio de los derechos políticos, mecanismos de control del poder y entes de combate a la corrupción.

 

Al participar en la sesión temática general 2 titulada “El papel de los organismos electorales en la preservación del orden democrático y las amenazas a su independencia”, dijo que hay tres grandes ejes sobre los que se puede impulsar la defensa de los órganos encargados de las elecciones.

 

“El primero es la necesidad de reinventar las capacidades de comunicación de los órganos electorales. El ecosistema comunicativo ha cambiado y hoy los órganos electorales ya no solamente tenemos que hacer elecciones con altos estándares técnicos, sino que tenemos que ser capaces de desplegar poderosas estrategias de comunicación, asertivas, oportunas y puntuales”, para contrarrestar la narrativa de descalificación de estos órganos.

 

En segundo lugar, refirió Córdova Vianello, “empujar la deliberación pública, más allá de los mecanismos de democracia directa y las tentaciones plebiscitarias” y, en tercero, impulsar todos los esfuerzos para promover una “ciudadanía digital en clave democrática”, en el ecosistema informativo en donde las redes sociales digitales tienen un nivel privilegiado.

 

El presidente del INE sostuvo que el descontento o la desafección social de la democracia no se deriva de la dimensión electoral, sino de una serie de problemas estructurales que los gobiernos democráticamente electos han sido incapaces de resolver a partir de políticas públicas inadecuadas. Es decir, apuntó, los grandes problemas de nuestro tiempo que afectan todos los ámbitos de la convivencia social, no solamente la dimensión electoral.

 

“Me refiero a la pobreza, a la desigualdad oceánica, a la corrupción, la impunidad y la violencia como grandes problemas que generan una especie de caldo de cultivo a partir del cual se alimentan estas expresiones, cada vez más amplias en distintas franjas sociales, de desafección con la democracia”, precisó.

 

A este escenario, puntualizó Córdova, se suma un proceso de desinstitucionalización o de crisis de credibilidad de las instituciones centrales de los procesos democráticos (los partidos políticos y los parlamentos); la nueva potencialidad disruptiva de las noticias falsas, de la desinformación, de la posverdad y la penetración que tienen en el contexto de las redes sociales, así como la creciente polarización en las sociedades, agudizada por la intolerancia.

 

Ante la presidenta del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de Costa Rica, Eugenia Zamora y el consultor del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) Rafael López Pintor, Córdova Vianello reiteró los cuatro ámbitos en los que se manifiestan los ataques a los órganos electorales: las descalificaciones verbales públicas; las amenazas y agresiones físicas a la integridad de servidores de órganos electorales; la asfixia presupuestal como una forma de minar la autonomía y la capacidad operativa de los organismos electorales, así como los intentos de reforma electoral.

- Publicidad -


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!