lunes, abril 22, 2024

“Siete días de Grilla”

Publicado:

La investigación del caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos ha dado un vuelco de 360 grados con la detención del priista Jesús Murillo Karam, a quien le acusan de tres delitos.

El exprocurador general de la República, Murillo Karam, es acusado por la Fiscalía General de la República por los delitos de desaparición forzada, tortura e ir contra la administración de la justicia en el caso de Iguala, Guerrero.

Las acusaciones contra el exprocurador se dan por haber sido el autor de la tristemente célebre “verdad histórica” con la que en el supuesto trató de proteger a los verdaderos autores de la masacre.

No obstante, el fiscal Alejandro Gertz Manero lo está haciendo responsable de las 43 muertes por haber tratado de desviar la atención de la opinión pública que, aparentemente, pretendía culpar a otros y proteger a los responsables.

Se dice ahora que Murillo Karam dirigió las torturas a cinco miembros del cártel Guerreros Unidos, aunque… de confirmarse, otras serían las responsabilidades y no que le quieren cargar todos los muertos a su cuenta.

Es una venganza contra el Partido Revolucionario Institucional del que Murillo Karam es miembro distinguido, dicen los tricolores, quienes comentan que la Fiscalía está revolviendo a las preñadas con las paridas.

 

No obstante que el alcalde electo José Antonio Ochoa no ha anunciado hasta el momento un solo nombramiento de su equipo de colaboradores, ya circulan en redes varias planillas de los prospectos que quisieran sus promotores.

Entre los nombres que se barajan hay varios casos de repetidores del gobierno que termina, aun cuando Toño nunca dijo que no repetiría en su equipo nadie del actual gobierno.

La frase fue externada por el gobernador electo Esteban Villegas Villarreal, aunque ya dijimos que hay verdaderos garbanzos de a libra que, por méritos propios, deben quedarse en el cargo. Tienen buenos resultados y desperdiciarlos sería un lujo que ya no se puede dar ni Esteban ni nadie en la administración pública.

Aunque, una cosa es el listado que traen tanto Esteban como José Antonio y otra los que se barajan en línea, pues ninguno podrá garantizar que los datos sean fidedignos.

 

Alejandro González Yáñez se empeña en chotear la mercancía y desperdiciar el importante capital político del que es dueño. Hizo otro show el pasado lunes en el que llama “puente de la corrupción”.

Se fue primero, en julio pasado, a la Ciudad de México, a pedir la anulación de la elección en Durango, tanto a nivel estatal como en el municipio capitalino, aun cuando el tribunal correspondiente está en esta capital.

Por ley primero debió agotar aquí los recursos disponibles, pero se brincó las trancas y se fue a pedir justicia a México. Nadie lo peló, nada tenía que hacer allá.

Luego, el tribunal local electoral ya desechó su pedido por carecer de elementos. No cumple ni en la más mínima forma con la regla para pedir la nulidad del proceso del pasado 5 de junio.

Sus abogados ya le dijeron que en realidad y de acuerdo a la ley no se tienen los elementos suficientes para pedir la tal justicia, pero el que insiste es Gonzalo en hacer escándalo.

Es que la protesta que hizo en el “puente de la corrupción” tampoco fue atendida por nadie, puesto que el puente no será para eso, y los constructores no tienen facultades para atender ese tipo de problemas. Debió acudir al tribunal local que no está en el bulevar Francisco Villa, sino en la calle Blas Corral.

Alejandro pidió en su presentación del lunes que se anule la elección de Toño Ochoa, pero no lo hizo en las instancias correspondientes, por lo tanto de ahí no pasará, no conseguirá sino abaratar más la mercancía.

 

Nuevamente el matrimonio igualitario fue aplazado en el Congreso, supuestas inconsistencias en el dictamen hicieron que la iniciativa se regresara a la Comisión de Justicia, pero la verdad que los diputados locales no hayan ni cómo sacarle la vuelta al tema.

Y es que pese a que la Suprema Corte de Justicia dio la orden de que el tema ya fuera analizado por el Congreso local, de que existía una esperanza por integrantes de la comunidad del arcoíris de que se tuviera empatía o simplemente se cumpliera la ley por parte de los legisladores, nuevamente le sacan la vuelta pues aunque quieran despistar la verdad es que detrás hay fuertes intereses y presiones de organizaciones pro vida, de la iglesia y hasta ideas o creencias personales de los diputados de no aprobar matrimonios del mismo sexo pues lo ven como algo aberrante y antinatural.

Lo malo que a nivel mundial el tema ya tiene demasiada apertura, incluso en México ya hay estados que aprueban las uniones del mismo sexo, por lo que pese a la cerrazón, tradicionalismo o “mochería” de algunos personajes en Durango, el estado un puede ser como una especie de isla escondida, por lo que tarde o temprano se debe analizar y hasta aprobar la propuesta.

 

Mire que no todo es malo en la administración de José Aispuro. El gobierno saliente tiene puntos buenos en su haber pero algo ha pasado o por algo no lo han divulgado, pero hay cosas positivas que debieron difundirse.

La inversión del estado en los municipios es millonaria. Las distintas regiones de la entidad han alcanzado, unas más, otras menos, pero ha habido para todos y eso nadie lo ha dicho.

Empero, lo que merece subrayar con tinta verde es el servicio del Escuadrón de Rescate Aéreo que dirige el capitán Erick Zepeda Michel, pues cada vuelo, cada acción, representa vidas humanas.

El helicóptero estatal ha realizado mil y uno rescates de personas accidentadas en carretera. Ha ido por ellas y las ha traído al hospital y no pocas han sido salvadas.

Antier, la aeronave se adentró en Mezquital para traer a una parturienta en condiciones complicadas y esta mañana trajo de Los Arenales, allá en los límites con Nayarit, a un niño de 12 años que jugando rodó más de 20 metros hacia abajo y quedó con diversas lesiones.

Un caso en particular merece mención especial, el que hizo Zepeda Michel en la libre a Mazatlán a la altura del Espinazo del Diablo, donde hubo de hacerse un descenso en vertical que para los que saben de helicópteros es de los más peligrosos para esas naves, dado que puede desplomarse ahí mismo.

Se hizo vertical en virtud de que varios motociclistas accidentados resultaron con graves lesiones, y urgía su atención. Su vida corría riesgo ahí mismo y era obligado descender de esa forma para ahorrar tiempo. La otra manera de descender es, para decirlo claro, dando vueltas, haciendo círculos o planeando para un descenso más seguro.

Zepeda Michel se la jugó y bajó en vertical, se expuso pero valió la pena, porque al final se salvaron los dos o tres motociclistas lesionados.

Y si así nos vamos por los hospitales y clínicas rurales encontraremos la mano estatal, el dinero estatal que, pocos conocen y que muchos creen y dicen que ya se lo robaron. Lo malo es que lo que no se divulga no se conoce, y por desgracia es el caso de Durango.

 

Es una excelente noticia el descenso en los contagios por coronavirus, pero ojo: El mal sigue entre nosotros y sorprendiendo al primero que se descuida, como fue nuestro caso hace un par de semanas.

Y es que, en contraparte, mucha de la población no ha sido vacunada. Unos porque no confían en el biológico y otros por temor a sus consecuencias, pero esos son potenciales contagiadores.

Antes era obligado llevar cubrebocas a todas partes, ahora es cosa olvidada, como olvidada está la intención inicial de colocar gel antibacterial para las manos o jabón para lavárnoslas, pero esa bonita costumbre ya pasó a la historia. Es raro encontrar un negocio que cumpla con esas exigencias supremas.

Entre los restaurantes es raro el que tiene gel y jabón, no obstante que se trata de protección para sus clientes, aunque… nos huele que en un tiempo lo hicieron porque las autoridades lo exigieron por decreto, pero… todo eso es una bonita costumbre que está pasando a la historia.

Ojalá que pronto terminen de vacunar a los niños de 5 años, porque ya está cercano el regreso a clases y, pues… el contagiadero no se hará esperar.

Sintetizando: El coronavirus no ha sido derrotado, lo tenemos todos pendiendo sobre nosotros y nos alcanza en el momento en que nos descuidamos. Así es.

 

El expriista Ignacio Ovalle Fernández es señalado por disponer, desviar o robar más de 9 mil millones de pesos y, no solo no está en la cárcel, sino que cobra como “aviador” de varias oficinas federales.

Ovalle Fernández, exdirector de Segalmex, el derivado de la fusión de Liconsa y Diconsa, es la vergüenza de la 4T, puede convertirse en su tumba, pues ha dejado en ridículo el no robar, no mentir y no traicionar.

Lo peor es que Ignacio todavía se da sus habilidades para seguir de aviador en distintas dependencias federales, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador más presume el destierro de la corrupción en su gobierno.

Nadie lo está investigando, o si lo investigan es algo absolutamente secreto, pero que no está dando los resultados requeridos, pues no se sabe de algún avance, a pesar de que estamos hablando de casi diez mil millones de pesos.

A menos que en ese “extravío” figuren las grandes cantidades de alimentos que en la apariencia envió México a Venezuela, Bolivia, Cuba y otros de la región.

 

La denominación de Pueblo Mágico a favor de la cabecera municipal de Nombre de Dios, Dgo., ha abierto importantes ventanas de negocios al sector turístico, pero… no están cuidando bien la gallina de los huevos de oro.

Hace tiempo que no visitábamos la región hasta el pasado miércoles, cuando hicimos un rápido recorrido por las márgenes del río El Tunal aguas abajo, o más bien dicho en la zona conocida como Urajan, frente al Club Campestre. Hay mucha basura de todo tipo, bolsas, botellas y botes de cerveza, cajas, desechos diversos y ofensivos, hasta cáscaras de tuna que algún “cochinón” fue a comer y aventó los sobrantes lo más lejos posible, en vez de agarrarlos y llevarlos al bote de la basura, que hay muchos en todo ese sector, hasta eso. El caso es que, como nadie ve esos depósitos, alguien debía obligar a los visitantes a mirarlos y tirar ahí sus desperdicios, y ese alguien es la policía, pero también los dueños de los negocios de la cabecera municipal tienen la obligación, por su propio interés, de mantener limpio el lugar visitado por muchos. Así cuidarían sus negocios.

No sabemos al final qué se consideró para designar “Pueblo Mágico” a Nombre de Dios con esas deficiencias tan mínimas que, sin embargo, afean la vista a quienes vienen de otras partes.

 

Con las lluvias de la temporada, que aunque no se han dado con la intensidad de otros años, reaparecen en todo el estado problemas que se presentan de manera cíclica y que si bien algunos pueden prevenirse, generalmente es poco lo que se avanza en ese sentido.

Como es el caso de los daños en el pavimento en las zonas urbanas de la capital del estado y sin duda en las cabeceras de algunos municipios, pues a diferencia del deterioro que cada año se presenta en los caminos rurales a causa de las condiciones del clima, donde es más difícil tomar medidas para prevenir afectaciones, en el caso de las ciudades es diferente, pues las consecuencias de las precipitaciones pluviales permanecen en las calles todo el tiempo sin que se les preste mayor atención.

Con excepción de unas cuantas vialidades y parece que solamente cuando los ciudadanos reclaman, es cuando las autoridades se ponen a trabajar para cubrir los baches que provocan la indignación de los propietarios de vehículos tanto particulares como del transporte público.

Pero curiosamente, en gran medida estas acciones se inician justo cuando comienzan las lluvias, que es el momento menos oportuno para realizar estas reparaciones, debido a que el exceso de humedad dificulta este trabajo y reduce la permanencia del mismo, por lo cual se convierte en una tarea interminable, sin que alguien pueda aclarar la razón por la cual tales reparaciones no se llevan a cabo durante los meses donde no se registran precipitaciones y mantienen tanto a la sociedad en una molestia permanente, como a las autoridades en una labor que parece no tener fin.

 

Los vecinos de la colonia Del Bosque, colindante con el Parque Sahuatoba, se aprovecharon del vacío de poder municipal para talar árboles y adueñarse de parte del terreno del que debe ser un gran jardín para el disfrute de muchos.

No es la primera, y quizá ni la última vez que alguien se quiera apoderar del referido parque, el segundo en importancia de nuestra capital, un verdadero pulmón para los amantes de los deportes al aire libre.

Sin embargo, ahora los de la referida colonia se aprovecharon que Jorge Salum ya se va y que José Antonio Ochoa no ha llegado para irle ganando terreno al lugar y, obviamente, adueñarse de lo que no les pertenece.

No sabemos ante la circunstancia quién debe atender el caso, aunque son muchas las instancias oficiales que tendrían velo en ese entierro, pero… al final no lo hace nadie y por lo pronto van ganando los invasores.

Y a propósito, ¿ya obligaron a retirar las distintas construcciones comerciales que por años estuvieron levantando, ahí como que no se quiere, de manera silenciosa en el mero centro del Parque Guadiana?

Tenemos por ahí un video donde consta de la estupidez de alguien, pues el municipio plantó árboles en los límites del parque con la referida colonia y, los inconscientes vecinos, llegaron y los partieron, aparte rompieron el alambre de púas y tumbaron los postes.

Por cierto, ¿esa colonia está bien en sus linderos, están seguros que fincaron en terrenos particulares o ya se habían apoderado de ese espacio donde ahora tienen sus casas? Es pregunta nada más, ¡no se esponjen..!

- Publicidad -


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!