jueves, julio 11, 2024

Marc Márquez: “Mi prioridad es ganar otra vez en 2023 y hacerlo con Honda”

Publicado:

Por David Villén Morales

Madrid, 4 oct (EFE).- El piloto español de Moto GP Marc Márquez confesó este viernes que su principal ilusión y prioridad para el futuro es “intentar ganar otra vez en 2023 y si no en 2024, y hacerlo con Honda”, en una entrevista concedida a la Agencia EFE en la que también aprovechó para agradecer al equipo nipón, con el que lleva en la máxima categoría del motociclismo desde su debut en 2013, por su compromiso y confianza.

“Me han respetado y apoyado en todo momento en estos dos años de lesiones, algo que es difícil para una fábrica y una marca tan grande como Honda” explicó el seis veces campeón de Moto GP con el equipo japonés. “Como piloto, se lo agradezco muchísimo”, añadió.

Además, Márquez terminó de despejar posibles dudas sobre su futuro alegando que “no hay distracciones” en su cabeza después de haber firmado, en 2020, “un contrato largo por cuatro años” con Honda, aunque sí que reconoció, volviendo al presente, que “la moto hoy en día no está al nivel deseado”.

“En Honda son conscientes de los problemas, porque todos los pilotos de la casa estamos sufriendo más de lo normal para conseguir resultados” explicó el de Cervera, que achacó parte de la falta de rendimiento de la Honda RC213V al efecto de la pandemia: “Todas las marcas japonesas y asiáticas en general han sufrido muchísimo estos años, más que las europeas”.

“Dentro de esta tormenta, tampoco ha ayudado que el piloto puntero, que era yo en este caso, se lesionase y el equipo no tuviera esa referencia” profundizó el piloto catalán, de cuyo equipo detalló que “están intentando hacerlo lo mejor que pueden, involucrándose al máximo y escuchando a los pilotos”.

“Lógicamente, como piloto y persona ambiciosa, siempre quieres un proyecto ganador, pero veo que están por la labor de intentar hacer todo y más ganar conjuntamente” aseveró el ocho veces campeón mundial.

Sobre su regreso a la competición tras la última operación a la que se sometió en su brazo derecho el pasado junio, Márquez ya había asegurado tras el Gran Premio de Tailandia, en el que finalizó quinto, que había sido “el mejor fin de semana del año de largo”, y en esta oportunidad volvió a reiterarse en sus sensaciones: “La evolución ha sido positiva en las tres carreras que hemos hecho seguidas, Aragón, Japón y Tailandia, que era sobre todo lo que buscábamos”.

“Hemos ido dando todos los pasos muy bien en mi retorno a la competición, con la mentalidad que tocaba en cada carrera, y en esta última ya me decidí a incrementar un punto más de intensidad desde los entrenamientos” expuso el piloto de Repsol Honda.

“Me empecé a encontrar en la moto, empecé a jugar con ella que es lo que buscaba, aunque sí es cierto que el domingo llegué un poquito justo de fuerza” admitió Márquez, beneficiado por la lluvia que protagonizó la carrera del domingo: “Esa lluvia me salvó, porque físicamente cuando pilotas una moto en agua no es tan exigente”. De este modo, el piloto español pudo “hacer una carrera buena, luchando con los pilotos de arriba”, lo que le permitió volver a sentir “una adrenalina diferente” por pelear las primeras posiciones.

“No te voy a mentir, cada vez que salgo a pista es para hacerlo lo mejor que pueda, y si no lo hago mejor es porque no he podido” amplió Márquez, quién se encuentra actualmente, a falta de tres carreras, en decimotercer lugar en la clasificación de Moto GP, con 84 puntos, lo que le hace pensar más en “seguir evolucionando personal y profesionalmente junto con la moto” de cara a 2023.

Aun así, Márquez fue cauto al hablar del cierre de temporada, y dejó claro que “lo más importante y fundamental” para él es “seguir con esta evolución positiva”, lo que ya consideraría “un éxito”, y que no aspira a “ningún resultado” en concreto, pensando siempre en el próximo año tras “una temporada muy extraña, anormal”.

Márquez, que acumula en su historial hasta cinco intervenciones quirúrgicas en los últimos dos años por diferentes caídas y lesiones, además de un problema de diplopía (visión doble) recurrente y sin plazos de recuperación establecidos, explicó sus palabras en base a la “difícil decisión” que tomó el pasado junio para operarse nuevamente.

“Tomé la decisión de operarme y parar a mitad de temporada para ponerme, literalmente, el brazo recto, y para mejorar en mi vida personal y profesional, porque vivía con unos dolores que me hacían cambiar hasta el carácter” detalló Márquez, aunque reiteró que “poco a poco” se está “reencontrando”.

Para acabar, además, Marc Márquez reflexionó sobre su futuro más a largo plazo: “Tengo 29 años, el año que viene 30 ya, pero me considero joven aún, o al menos la mentalidad la tengo fresca y con la misma ilusión que en 2020”.

“Eso sí, también te soy sincero, la vida de un deportista no solo depende de las ganas de uno, las lesiones también te tienen que respetar” argumentó el piloto español, que atravesó un calvario de lesiones que le llevó al extremo de pensar en dejar el motociclismo: “Hace un año, estuve a punto de tirar la toalla”.

Sin embargo, fue tajante y optimista, y retomó la palabra para indicar que “ahora no toca bajar los brazos”, y que debe continuar trabajando: “Debo seguir con lo que me motiva, con la ilusión de mi vida, que es mi pasión por el motociclismo, y ya veremos”. “Mientras tenga el nivel y las ganas, ya llegarán los jóvenes que nos retirarán” bromeó un sonriente Marc Márquez para concluir. EFE

- Publicidad -
spot_img


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!