sábado, julio 20, 2024

Tercer Ojo

Publicado:

Seguro positivo; el asedio, negativo

La cacería y “estrategia” sobre los conductores para exigir seguro debe replantearse

Mucho se ha hablado en las últimas semanas respecto a la entrada en vigor de la obligatoriedad de que todos los conductores porten un seguro de responsabilidad en caso de tener algún tipo de siniestro, algo que resulta positivo más cuando se presentan choques en los que nadie se hace responsable de daños. Lo que para nada resulta agradable  es el asedio por parte de la autoridad instalando retenes donde sin haber un motivo de peso se solicita alguna póliza de cobertura que ya es obligatorio.

No es alguna novedad que se requiera estar cubierto por algún servicio de seguro, resulta altamente favorable portar protección para responsabilidad civil y daños a terceros, más en casos de siniestros viales donde mucho ayuda para resolver rápido y dar un certidumbre jurídica a los afectados.

Con el inicio de este 2024 entró en vigor la ley que desde hace un par de años se estuvo posponiendo y que fue autorizada por el Congreso del Estado, obligando a portar dicha protección, lo que ha resultado no tan positivo y socialmente incómodo para el grueso de la población es el asedio por la autoridad vial con la instalación de retenes por diversos puntos de la ciudad para verificar la portación de este nuevo requisito, todo sin una justificación aparente para detener a los conductores.

Inicialmente y durante el mes de diciembre se dio el anuncio respecto a la instalación de estos puntos de revisión para el desarrollo de las fiestas decembrinas, en los que se revisaban polarizado, placas, autos americanos etc., a lo que ahora se le ha sumado el requisito de la portación del seguro de responsabilidad.

Hay varias opiniones sobre el asedio y molesto que resultan estos puntos de revisión, no solo contra quienes se encuentran faltando las leyes vigentes, ahora a cualquier ciudadano se le detiene, se le cuestiona así como obstaculiza el libre tránsito y exigencia de documentos sin motivo aparente, desatando así una cacería para lograr detectar conductores que no portan una cobertura. La medida resulta un tanto excesiva, hay motivos de sobra para que la medida sea buena, aunque la estrategia sea mala.

Importante sería tomar las comparativas de otros estados o países donde ya es una obligación, donde para empezar jamás se desata una cacería de brujas a diestra y siniestra. Se volverá un infractor quien no porte una póliza de seguro vigente al participar en un hecho de tránsito, cuando se tenga alguna duda razonable para detenerlo y exigirle sus documentos, donde de no portarlos será acreedor a una sanción.

Debe de considerarse el clamor social y las opiniones de quienes han externado en redes sociales y medios de comunicación, que son en esos mismos puntos de revisión donde se hacen omisos ante vehículos de alta gama dándoles libre paso a quienes a todas luces se hallan en ilegalidad.

 

- Publicidad -
spot_img


Artículos Relacionados

Chicotito

Chicotito

Artículos Recientes

error: Content is protected !!