“Siete días de Grilla”

La confusión en el número de muertos resultado de la emboscada a policías estatales tiene que decirse, no la provocamos los medios, y también debe aceptarse, dado que no faltó quien quiso limpiarse con nosotros.

Uno, dos o tres medios dimos la primicia casi al mismo tiempo, pero lo hicimos siguiendo informes aportados por la vocería correspondiente y nunca fue suposición de los reporteros, como alguien trató de aclarar.

Incluso el gobernador José Aispuro, por momentos, dijo que fuimos los medios los que ocasionamos la confusión en un afán por ganar la noticia, y eso no es correcto.

No fueron siete los occisos, sino dos, pero de cualquier forma es mucha la sangre que se derramó en un rato, y para muchos, debió evitarse impidiendo el patrullaje en altas horas de la noche.

Los hechos del jueves por la madrugada, sin duda, obligan a la policía de los tres niveles de gobierno a planificar mejor sus acciones y sobre todo a proyectar cualquier operativo partiendo de la seguridad de los policías, tiene que ser la primicia.

Está científicamente comprobado que el “ganador” de la pasada elección en Poanas, José Luis Valdez Valenciano, se inscribió en la competencia con documentos apócrifos, y en riesgo de que ni siquiera sea mexicano.

Los competidores de José Luis impugnaron el triunfo de Movimiento Ciudadano en tiempo y forma, pero el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana le extendió la constancia de mayoría e ignoró las pruebas de los adversarios.

Ya intentamos obtener una acta de nacimiento en el Registro Civil del Estado y no se obtiene nada. Incluso, se ha cotejado uno de las papeles que presentó con los libros y arroja datos de una mujer, y no de un hombre, dice uno de los perjudicados con el triunfo de marras.

O sea que, más le vale a quien está pensando darle la alcaldía a Valdez Valenciano que la piense un poquito, porque los contras están aferrados a armarle un sanquintín no nada más a la autoridad, sino al propio “alcalde electo” precisamente para impedir que asuma.

Esto es, chica le viene no nada más al “alcalde electo”, sino a la autoridad electoral, pues admitió como buena papelería falsa. Es que, aclarado que el acta de nacimiento es falsa, la credencial de elector también lo es y todo lo que haya avanzado con esos documentos carece de validez.

El mundo es de todos y todos estamos obligados a tratarlo bien, porque en la medida que lo maltratemos así nos está yendo, pero nos puede ir todavía mucho peor.

La Comisión Estatal del Agua está poniendo en práctica medidas que espera sean efectivas para evitar la contaminación de nuestros arroyos, ríos y lagunas con la tira de desperdicios que deben ser tratados y no tirados a la vía pública, y menos a los afluentes.

Es bueno que se determinen sanciones económicas fuertes para perseguir a quienes acostumbran tirar sus desechos, a pesar de lo delicado de los mismos, en la vía pública, o peor aun, en los arroyos o ríos.

Pero sería mejor, mucho mejor, que a quienes se les compruebe que tiraron desechos químicos, industriales o de otro tipo pero altamente contaminantes a los ríos o a la vía pública, se les persiga con cárcel. Nadie tiene derecho de quitarnos lo que es nuestro, la pureza y la posibilidad de vivir mejor en este mundo.

O sea, es bueno que se multe a los contaminadores, pero ha de ser mejor que se les encarcele sin discusión y por una buena temporada para que la piensen más de una vez a la hora que intenten volver a hacerlo.

El jueves por la noche dos muchachos se corrían una parranda que hubieron de interrumpir cuando chocaron contra un árbol en el bulevar Guadiana, pero resulta que quien conducía el auto ni siquiera se acordaba que él iba al volante.

La Subdirección de vialidad asegura que precisamente quien conducía el auto, un Corsa con placas de Durango, le aseguraba a los uniformados que un tercer joven chocó y abandonó el vehículo, pero… era él mismo quien estaba al volante. No hubo ningún tercer muchacho.

El tramo donde chocaron, frente a la entrada del Club de Tenis Guadiana, es prácticamente la entrada o salida de la zona más alcoholizada de la ciudad, quizá venían de algún “aguaje” de los que abundan en el lugar.

Y de haber salido de alguno de esos emborrachaderos, ¿cómo es posible entender que ya “ahogados” les sigan vendiendo alcohol a los jovenes? ¿O se trata de comerciar a costa de lo que sea, pasando incluso por la vida misma de los clientes? Es pregunta que debe motivar a los comerciadores del vicio para que, de menos, paren de servir cuando vean que los clientes no pueden ni con su alma, porque en el caso desde luego que hay una responsabilidad solidaria de los vendedores de alcohol, dado que ellos más que nadie saben cuándo debe dejar de vendérsele a los clientes, y no lo hacen.

Los planes de la autoridad de hacer entender a los automovilistas que le bajen cuando vayan al volante se estrellan en las necesidades de los comerciantes de seguir sirviendo alcohol a pesar de que el cliente ya está “hasta atrás”.

Jorge Salum del Palacio debutará en la alcaldía con importantes acuerdos internacionales que a estas horas ha de andar cerrando en Los Angeles, Chicago y otras urbes norteamericanas con importante presencia de duranguenses.

El alcalde electo lleva varias semanas yendo y viniendo no nada más a otras entidades, sino a otros países, como son los Estados Unidos, donde ha sostenido diversas reuniones importantes con distintos personajes de los que, por cierto, tenemos prohibido revelar.

Lo único que podemos decir es que Salum del Palacio demostrará de entrada las ganas que trae de hacer bien las cosas y de sacar a nuestra capital del triste y lamentable rezago en que lo han metido las últimas cinco administraciones.

Entonces, como no podemos revelar más, ahí la dejamos, pero en su momento veremos para qué lo eligió la ciudadanía en el municipio más importante de la entidad.

Si usted cree que ya terminó la bronca entre panistas, hablando de blanquiazules y traiciones, se equivoca. Se sabe que en la sede del PAN tienen ya el dictamen para darle cuello a más de un blanquiazul que se fue licra.

Son varios los prospectos al despido, pero hasta ahora no ha trascendido el listado de diez o más activistas que fueron descubiertos haciendo trabajo para otros candidatos u otros partidos.

Y sí, muchos ya no necesitan la expulsión, solitos emigraron antes de someterlos a juicio sumario, aun cuando el PAN tiene que hacer el procedimiento de acuerdo a la regla, precisamente para cumplir con la norma.

El reconocimiento de la deuda que tiene el gobierno con los productores del campo, así como del rezago que existe actualmente en este sector en todo el país, como lo mencionó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural del Gobierno Federal, aunque suena interesante no parece ser más que un discurso más en un evento con pequeños productores ganaderos de la entidad.

Llama la atención que el titular de SADER, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, se haya referido a la situación que se presenta en estos momentos con respecto a los programas dirigidos al campo, al aceptar que se trata de un año complejo, de cambios profundos.

Palabras que parecen más bien una justificación al retraso que se presenta actualmente en la entrega de apoyos federales al campo y que aunque se trata de una aceptación a los problemas que al parecer enfrenta la Secretaría para aplicar los recursos a través de los distintos programas, este reconocimiento a una realidad que se presenta en estos momentos de poco consuelo les puede servir a los campesinos duranguenses, quienes de cualquier forma enfrentan una situación difícil tanto por las condiciones climáticas que son poco favorables para la agricultura, y porque a unos días de que concluyan los plazos para sembrar frijol en la entidad todavía no hay una definición en cuanto a la dispersión de recursos que requieren para realizar esta tarea, así como para comprar semilla, sin que tengan la esperanza de que las cosas se compongan pronto.

Siempre hemos manifestado nuestra oposición total a la violencia, pero en el caso de las familias que construyeron sus casas en el lecho del arroyo de la Presa del Hielo, tiene que hacerse una excepción.

Es que, mucho se les ha pedido a esas familias que salgan del lugar antes de que sea tarde, pero no nada más se han opuesto, sino que han “ampliado” sus casas y ahora hay más casas que hace un año.

Es entonces cuando tenemos que proponer que si por la buena no se salen de ese altísimo riesgo, por la mala los saquen antes de que sea tarde.

Es preferible usar la fuerza para alejarlos de un acontecimiento fatal, como la fatalidad sucedida en 2016 en otra parte del arroyo derivado de la misma presa.

Además, las autoridades ya han agotado recursos. Ya les ofrecieron no una, sino muchas opciones para convencerlos de que abandonen aquello que parece una bomba de tiempo con la mecha encendida y hasta ahora la respuesta ha sido negativa. Es, entonces, momento de pasar a la siguiente etapa, ¡sacarlos por la fuerza…!!!

El DIF Estatal tiene documentado que la mayoría de los “limpiaparabrisas” tienen ingresos diarios por encima de cualquier trabajador decente, y que en la mayoría de los casos son adictos que su unica preocupación es algo de dinero para la droga.

También sabe la institución que casi la totalidad de los “limpiaparabrisas”, que se cuentan por cientos en la ciudad, solo “trabajan” para atender sus necesidades de droga, y muchas veces se pasan días enteros drogados y sin probar alimento.

Y también sabe el DIF que en la mayoría de los casos son drogadictos que no le sirven ni a la familia, mucho menos a la sociedad a la que están ofendiendo un día sí y otro también.

Muchas veces el DIF ha emprendido campañas en las que pide a los automovilistas que por ningún motivo regalen una o dos monedas a esos muchachos, pues en la mayoría de los casos lo que les regalan los choferes es para fomentar sus adicciones.

Extraña, sin embargo, que a pesar de que en los cruceros hay mucho maleante encubierto, tampoco se hace nada para retirarlos y obligarlos a una vida digna.

Sirva lo anterior para suplicar también a nuestros lectores que no sigan fomentando la perdición regalándoles monedas a esos muchachos, pues a medida que más les regalen menos se dedican a cosa buena.

Sube de tono la discusión iniciada por al alcalde de Irapuato, Ricardo Ortiz Gutiérrez, de oponerse a que se tape la cara de los posibles delincuentes, pues así nadie los identifica al encontrárselos, dice.

La regla considera justo que no deben darse a conocer ni los generales y mucho menos la fotografía de los presuntos delincuentes mientras no hayan sido sentenciados o castigados por un juez.

Se trata de un derecho al que tenemos acceso todos los mexicanos, pues no se nos puede sentenciar, mucho menos castigar y ni siquiera exhibir públicamente mientras no se haya comprobado la comisión de algún delito.

Es decir, están mal tanto Ricardo Ortiz como muchos otros que le aplauden y que exigen que se quite esa regla, por lo que de anularse la norma cualquiera sería exhibido en los medios aunque después se tuviese que pedir disculpas.

Prácticamente la Policía Municipal estuvo a punto de quedarse sin patrullas para la vigilancia de la ciudad, esto porque no pagaron a tiempo y no han renovado contrato con la empresa que les renta los vehículos.

Lo bueno y para que no hicieran el ridículo, la empresa se tocó el corazón y le hizo el favor de prestarle las patrullas para que los agentes pudieran seguir con sus labores, pues se pudo llegar a un acuerdo, en el que se asegura que la próxima administración pagará lo debido, aunque las autoridades no quisieron confirmar este dicho.

Para desviar el tema de heredarle deudas al nuevo municipio se sacaron de la manga que no se ha renovado el contrato para que la próxima administración decida si se paga o no y así tener más opciones.

La buena noticia es que este contrato venció en la parte final del Ayuntamiento, si no ante la misteriosa falta de pago y lquidez se hubiera observado una nueva y total policía “ecológica”, que operara solo a caballo, a pie y en bicicletas.

Ya que hablamos de la Policía Municipal mucho se ha hablado de la integración de un cuerpo policiaco que ayudaría con los problemas especialmente en el centro histórico, además de que brindarían atención a los visitantes que solicitaran apoyo de direcciones, seguridad e incluso hasta en idiomas, pues sería una policía bilingüe.

Sin embargo esta policía turística no ha figurado, pues no se distingue y si apenas saben expresarse en español mucho menos saben otro idioma, se habían gestionado recursos y se hablaba de uniformes especiales, pero de eso hay poco o digamos que nada.

Llega un periodo vacacional más y se sigue sin saber quién o quiénes son los que integran esta policía, dónde se encuentran y si están capacitados, por lo que la nueva administración tiene tarea de investigar si se cumplió con ello y si el recurso de este proyecto fue empleado realmente en su cometido.