“Siete días de Grilla”

Luis Enrique Benítez asumiría mañana la presidencia del CDE del PRI, pero a la brava, dado que la norma no lo contempla. La planilla registrada para el cargo no existe, la rompió con su renuncia Lourdes Quiñones.

Lourdes sumió a su partido en una de las crisis más profundas que haya vivido el Partido Revolucionario Institucional en todos los tiempos, dado que al desbaratar la planilla “de unidad” también desbarató el proceso sucesorio.

La convocatoria contempla la elección de la planilla pero en fórmula, con la fórmula que integraban Luis Enríque y Lourdes, pero al renunciar ella, se desintegra dicha fórmula.

El documento advierte que “los puntos no previstos en la convocatoria serán resueltos por el CEN del PRI…”, pero tratándose de cuestiones accidentales o fortuitas, nada qué ver con lo que está sucediendo en el proceso.

Si el comité ejecutivo nacional decide que asuma Luis Enrique Benítez, puede hacerlo, pero será fuera de toda norma, expuesto a una impugnación que resultaría mucho peor para el PRI, toda vez que por estatutos el CEN puede designar un delegado con funciones de presidente pero provisional, y su encargo principal sería coordinar los trabajos para una nueva elección.

Elección para la que ya no hay tiempo, puesto que requeriría de varios días para la convocatoria, promoción y al final la votación, pero los partidos deben tener listas sus directivas antes del 8 de septiembre, fecha en que inicia formalmente el proceso electoral federal.

¿Y qué puede pasar si para entonces no está conformada la directiva tricolor? Que el PRI no participaría en la elección del año venidero. Nada más.

 

La negativa de renunciar a la diputación por parte de Luis Enríque Benítez, en el fondo, es más bien el pretexto utilizado por Lourdes Quiñones para atorar la toma de posesión de Ismael Hernández Deras.

No aceptan la mayoría de los otros suspirantes a la dirección tricolor en el estado el regreso de Hernández Deras, y aunque se tardaron para reaccionar, parece que lo hicieron de la manera más dañina que pudieron encontrar.

Es que un diputado como Luis Enrique en realidad es poco lo que produce en el Congreso del Estado. Rara vez se le encuentra por el recinto legislativo, de modo que no expondría nada cumplir con la curul y con la dirigencia tricolor.

Más bien fue el pretexto, el fondo de la molestia que empujó a Lourdes a tirar todo por la borda.

Sabido es que tras la “victoria” del PRI en el Estado de México, Ismael se colocó en posición de exigir, y al parecer exigió Durango, no obstante que él fue uno de los dos elementos importantes por los que se supone que aquí la gente votó en contra en la elección pasada.

El PRI, en el supuesto, le fue concedido a Hernández Deras, pero… pasando por encima de muchos cuadros importantes que seguían pidiendo que los autores de la debacle priista fueran apartados del proceso sucesorio.

Ismael no solo no se apartó, sino que regresó y por todo, arrollando a muchos inocentes que ilusamente creyeron que en realidad hay democracia en el PRI, que podían buscar la directiva por la vía del voto.

Francisco Luis Monárrez Rincón renunció precisamente por la asunción de El.

Eso, el rechazo a Ismael, es lo que existe en el fondo, no la diputación de Luis Enrique, de modo que por lo pronto ya entramparon el proceso y para salir del atorón no será cosa sencilla. Nada de sencillo.

La renuncia de Lourdes Quiñones movió ayer a los analistas a revisar las razones expuestas en su carta y, aunque tiene sus asegunes, otros piensan y dicen que la autoría intelectual proviene de Gómez Palacio o de la Secretaría de Gobierno.

Leticia Herrera, sostienen algunos, fue quien convenció el martes pasado después de su primer informe a Lourdes que renunciara, pues con eso obligaría en serio a que Luis Enrique Benítez no regresara al Congreso del Estado.

Y a darle con la renuncia a la diputación, pero en el fondo la realidad es otra. Ese fue el inmejorable pretexto para tupirle a Ismael.

El caso es que ayer hacia el mediodía, cuando trascendió sobre la renuncia famosa, otros empezaron a ver moros con tranchete y a buscar no al que la hizo, sino al que se las pague.

Y encontraron que Adrián Alanís Quiñones es el organizador del desmadre en que cayó la elección de la nueva directiva priista, por lo que de inmediato alguien envió una “comisión” escandalosa a que le hiciera un borlote mundial durante la ceremonia de entrega del contenido del primer informe de gobierno del doctor José Aispuro.

Los que vieron aseguran que por los gritos que pegaba aquella dama parecía que la estaban ahorcando, y que por más que le pedían que guardara un poco de silencio para que no se interpusiera en la ceremonia, más fuerte gritaba.

No pocos aseguran que fue la respuesta inmediata de Benítez a Alanís, por haber organizado aquel desmadre.

Hablamos con Adrián y negó cualquier intervención en el complicado episodio. “Si alguien tiene una prueba, la más mínima, que confirme que yo orquesté todo, que me lo demuestre o se calle, que no me esté distrayendo…”.

No deja de ser un halago -dice- que me consideren con semejante capacidad de mover a tanto priista al unísono, pero… no va por ahí. Soy priista, sigo siendo priista y seguiré siéndolo todavía por mucho tiempo. Nada ganaría causándole esos problemas a mi partido.

No lo dice Alanís, pero otros suponen que su sola aspiración senatorial causó escozor al interior del PRI y que por eso ahora lo están llevando a un baile que no fue invitado. Hay en el PRI quienes no quieren a Adrián ni lampreado en huevo.

La cuestión es que, como decimos al principio, los problemas del PRI no se resuelven con la asunción con calzador de Luis Enrique. Hay muchos inconformes que parecen estar agrupándose y haciendo más grande el montón.

Esta mañana se corrió la versión de que esos inconformes, que ya son muchos dando la cara, estarían por reaccionar en consecuencia a la posibilidad de que Benítez y Rocío Rebollo sean impuestos por el nacional.

Tomarían el edificio priista para impedir precisamente que Luis Enrique o Ismael tomen la dirigencia estatal. Sería la única posibilidad de impedirlo, porque además el llamado para la ceremonia está fijado para las 11:45 horas de mañana domingo en el auditorio Benito Juárez del edificio tricolor.

Benítez empezó a invitar desde mediados de semana a la toma de protesta. Primero subió a redes un diseño en el que figuraban él y Lourdes. Luego otro en el que incluyó al Dr. Clavillazo, más tarde apareció él solo, luego un cuarto en el que quitó a Clavi y Lourdes y, al final, un quinto diseño en el que en suma vuelve a incluir a Clavillazo y Rocío Rebollo.

Lo más reciente del desaguisado priista es que, aparentemente, la dirigencia nacional aprobó sumar a la fórmula de Luis Enrique Benítez a la diputada Rocío Rebollo Mendoza.

O sea, se reconstruye una fórmula que está fuera de toda legalidad. La convocatoria para el caso se cerró 24 horas después del registro de la mancuerna Luis Enrique Benítez-Lourdes Quiñones.

No se está procediendo conforme a estatutos, por tanto, de confirmarse la nominación de Rocío, se estará expuesto a la inpugnación de un priista o hasta de un no priista.

Y sí, de confirmarse a Rocío en el batuque este, también se estaría confirmando la respuesta de Ismael o no sabemos de quién a Leticia Herrera, que mucho antes advirtió que obligaría a Benítez a dejar la Legislatura.

Es que, sabemos todos, entre Rocío y Lety se cargan un jarochísimo odio que no sabemos dónde vaya a terminar. Ya se han dado varios entres de caballería de los que han saltado chispas.

La animadversión de Rocío hacia Lety llega hasta el caso del año pasado cuando el extinto Carlos Herrera y Leticia convencieron al hermano de la legisladora, Ricardo, para que se abriera en nombre de la familia por la candidatura de Lety, y apareció en la escena la hermanita inconforme mandando a la basura todo lo acordado “con la familia Rebollo…”. “Hermanito, sabes que te quiero mucho, pero debes entender que tu manifestación hecha pública no puede ser a nombre de la familia. Yo estaría a favor de otro proyecto, por tanto no estoy en ese supuesto…”, lo que generó una reacción de la hija de don Carlos en la que poco faltó para mentarle la madre a la H. Diputada, y de ahí, cuanta oportunidad ha tenido la ha ninguneado encima de su muy honrosa representación social.

Inició entonces una lucha encarnizada entre ambas damas que, hasta ahora, refleja un claro empate a unos. Empate que, sin embargo, resulta engañoso para la fanaticada, dado que Lety ha dominado más el balón. Se ha paseado más veces en el área enemiga y da la sensación de tener el marcador a su disposición, tanto que -dirían los cronistas- puede golearla si se decide.

El atorón tricolor, sin duda, incidirá en los informes tanto de José Aispuro como de José Ramón Enríquez. El gobernador lo rinde el día primero de septiembre y el alcalde un día antes.

La representación priista será mermada en ambos eventos ajenos, pero muchos por no ser invitados y otros por no ser gustosos de asistir, no sea que la muchedumbre se aproveche y los abuchee como ya sucedió hace un año.

Ambos importantes eventos son desdeñados en redes sociales con la conclusión facilita de: “Y de qué van a informar, si no hay más que puras frivolidades y lamentaciones…”.

Nosotros añadiríamos: No hay mucho por informar debido a que los gobiernos salientes se llevaron hasta el balde del trapeador. Incluyendo al trapeador cochino, claro.

Tanto el gobierno estatal como el municipal han tenido que hacer de tripas corazón, que no les alcanza ni para el gasto corriente. Es en esas tareas donde los entrantes se han topado en un muro de hormigón.

No les dejaron dinero para lo mínimo, mucho menos para pensar en un proyecto grande que rescate la esperanza con que fueron electos los nuevos gobiernos.

La administración estatal ha avanzado notablemente en la persecución de los ladrones, y aunque los otros son escurridizos, por ahí los traen por la calle de la amargura y un día, por muy lejano que parezca, tendrán que regresar si no todo, algo de lo que ya tienen en sus haberes.

El municipio, veamos, hasta ahora está llamando a los exfuncionarios para que expliquen dónde dejaron los dineros y por qué los repartieron entre sus cuates sin haber recibido el bien pagado o sin ninguna justificante.

Uno y otro gobierno insisten en que más que una venganza están reaccionando por un principio de existencialidad, para sobrevivir, dado que los otros les dejaron solo compromisos.

El nuevo ingrediente a la persecución judicial es que de pronto en las investigaciones aparecieron decenas de constructores que se prestaron para sacar recursos sin entregar nada a cambio. Hay nombres, pero… de esos pronto empezará a trascender.

Todo mundo supone que José Ramón Enríquez irá por una senaduría, por el PAN o por no sabemos quién, por lo que habría de dejar la alcaldía, pero… hace tiempo era de los más acérrimos enemigos del chapulineo.

Tenemos un documento grabado hace años en donde Joserra echa pestes contra los priistas, y contra no menos panistas, por su insana afición a andar brincando de una posición a otra.

No se vale lo que hacen esos políticos al faltarle el respeto a los electores. Si alguien es electo para un cargo, debe cumplirlo a cabalidad y no dejar el puesto para ir por otro más arriba, decía entonces.

O sea, a donde vamos es a decir que Enríquez Herrera tenía entonces el pulso exacto de la ciudadanía. Sabía entonces que al pueblo no le gusta que abandonen el cargo a mitad de administración para ir por otra posición política.

La cuestión es que Joserra parece estar ya más montado que un calcetín para ir por una senaduría, yendo incluso contra sus propios ideales.

Nuestro más escandaloso reconocimiento a la nadadora paralímpica gomezpalatina Evelyn Rodríguez Muñoz, pues se acaba de colgar la medalla de oro en la olimpiada nacional.

La competencia se desarrolló en piscinas de Colima, hasta donde la atleta especial lagunera acudió a representar los colores de Durango y de Gómez Palacio.

Hay que hacer ruido, claro, y todo el ruido que se pueda, dado que es de las primeras ocasiones en que un atleta especial como Evelyn se cuelga el metal más importante en disputa.

Nada más, sería lo único que pediríamos, que no se quieran colgar de la medalla las autoridades deportivas, que siguen dando lástimas en todos aspectos, y que los atletas lo siguen padeciendo para poder competir. He dicho.