jueves, julio 25, 2024

Tratamiento oportuno de TDAH reduce riesgo de maltrato y adicciones

Publicado:

Al conmemorar el Día Internacional del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) exhortó a la población a conocer este padecimiento y sumarse al propósito de prevenir el maltrato y bullying a niñas, niños y personas que lo padecen, afirmó el director general, Pedro Zenteno Santaella.

 

Este es un importante problema de salud y motivo de 50 por ciento de las consultas en pacientes pediátricos de los servicios de psiquiatría de algunos hospitales.

 

Estadísticas proporcionadas por el titular de la Dirección Normativa de Prospectiva y Planeación Institucional, Hidalgo Borghio Ruiz Hernández, a través de la Subdirección de Aseguramiento de la Salud, reportan que el TDAH ocupa el octavo lugar entre las principales causas de atención en los servicios de psiquiatría y paidopsiquiatría de 60 unidades del Issste, entre hospitales generales y regionales, donde de enero a la fecha se han otorgado mil 922 consultas por esta causa y 79 por ciento de los pacientes son del sexo masculino.

 

El especialista del Servicio de Psiquiatría, Ricardo Guzmán Aburto, señaló que el TDAH es una alteración del neurodesarrollo, cuyos síntomas principales son inatención, hiperactividad e impulsividad, condiciones que afectan el rendimiento escolar y dificultan su interacción social.

 

Destacó la importancia de generar comprensión y empatía de la comunidad hacia estos pacientes y dejar de estigmatizarlos como “niñas y niños problema”, situación que puede propiciar aislamiento y rechazo por parte de sus compañeros, así como mayor riesgo de complicarse con ansiedad y depresión.

 

Explicó que el diagnóstico y tratamiento oportunos del déficit de atención y la hiperactividad desde la infancia, por parte de especialistas en psicología y psiquiatría, y la conformación de una red de apoyo y colaboración con padre, madre, tutores y maestros, permite mejorar la calidad de vida de las personas que lo padecen y reducir riesgos de maltrato y bullying.

 

También contribuye a evitar el desarrollo de otras complicaciones secundarias en la adolescencia y edad adulta, como el riesgo de caer en adicciones o debutar con síndrome bipolar e incluso esquizofrenia.

 

Lo recomendable, precisó el psiquiatra Guzmán Aburto, es hacer el diagnóstico entre los seis y nueve años. Antes de este tiempo es importante descartar que el origen del cuadro clínico se deba a cambios en la situación psicosocial del infante, como malcrianza o afectaciones en la dinámica familiar, que pueden confundirse con el TDAH.

 

El tratamiento es completamente personalizado, de acuerdo con los rasgos del padecimiento, la intensidad con que se presentan y las situaciones que vive cada paciente en las estructuras de convivencia con su familia.

 

El manejo puede hacerse de manera conjunta con psicología para dar terapia conductual y, si es necesario, utilizar algún tipo de psicofármaco.

- Publicidad -
spot_img


Artículos Relacionados

Artículos Recientes

error: Content is protected !!