Inicio > Columnas > 7 días de grilla > “Siete días de Grilla”

“Siete días de Grilla”

Una mentira, aunque se cuente por miles de veces, como la de la boda de la hija del gobernador José Aispuro, no deja de ser mentira, pero en este caso le agarraron grano y cada vez la “reforzaban” con más infundios.

Un día dijeron que fueron solamente 200 invitados, luego subieron a 300 y acabaron en 500 comensales y, como para que fuera creíble, uno por uno fue dejando su teléfono en una caja antes de entrar al salón, justo para que no trascendieran gráficas del magno evento.

Alguien llegó al extremo de decirse entre los privilegiados invitados y contó los platillos que se sirvieron, desde luego los mejores manjares, los vinos selectos y los postres de rechupete.

Tardó el gobernador Aispuro en salir a aclarar el chisme, pues todo mundo le pegó otro poquito a lo que nunca existió y era tanto lo avanzado que estaban cerca de hacerlo real.

Ayer, a lo de la boda le fue añadido el reloj de 300 mil pesos que usó la hija del gobernador en la fiesta, por lo que no quedó más que salir a detener el tsunami de mentiras.

El problema es que de pronto el gobernador fue el villano favorito de algunos, que todos los días le encuentran formas de golpearlo y quién sabe qué otro invento le tengan preparado.

 

El general Salvador Cienfuegos está ya en su casa y libre de cualquier cargo, cuando la justicia de los Estados Unidos lo tenía a las puertas de los calabozos de Manhatan.

El retiro de los cargos de la fiscalía o la desestimación de las acusaciones fue para muchos la sorpresa del siglo, puesto que los detectives gringos pocas veces se equivocan en sus investigaciones.

No existe precedente de algo parecido en el mundo, de ahí la sorpresa de muchos, sobre todo expertos en derecho internacional, y no se diga los burós investigadores gringos.

Más bien, lo que mueve a pensar en el caso es la declaración a Infobae del general José Francisco Gallardo Rodríguez (quien estuvo muchos años preso por delitos militares nunca cometidos) quien aseguró que “la cofradía militar élite dobló a AMLO por pacto de impunidad…”.

Todos los que están en los mandos altos superiores del Ejército actual, incluyendo al secretario de la Defensa, Gral. Luis Cresencio Sandoval, están en esa cofradía, añadió.

“Eso comenzó –expuso- cuando llegó el general Marcelino García Barragán a la Sedena (desde el presidente Gustavo Díaz Ordaz) hay un rompimiento y llegan los diplomados. A partir de ahí “comenzó la corrupción y un desquiciamiento interno del Ejército. ¿Por qué lo digo? -añadió- porque yo estaba ahí, lo viví y vi. A mí nadie me lo puede contar…”, según publicó Infobae.

 

La decisión de retirar los cargos, según indica WSJ, conmocionó a algunos funcionarios policiales actuales y anteriores, debido a que el caso tomó años de preparación y era visto como el retrato de la corrupción profundamente arraigada en las Fuerzas Armadas de México.

No es para menos. Hasta ahora, Salvador Cienfuegos era el funcionario mexicano de más alto rango que haya sido arrestado por nexos con el crimen organizado.

Entonces muchos agentes de la DEA, continúa el diario estadounidense, se enojaron por la decisión de retirar los cargos, reclamando que el Departamento de Justicia de Estados Unidos no notificó ni ofreció -ni a la DEA ni a los agentes involucrados en el caso, ni a altos funcionarios siquiera- alguna explicación por esa decisión.

Uno de los agentes indicó que el gobierno de Estados Unidos decidió devolver al general Cienfuegos a México bajo “la enorme presión del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador”.

 

Si alguien dudaba del interés que tienen los integrantes del Senado por atender los problemas que enfrenta en estos momentos el país y que no son pocos, como es sabido, después de que enfocaron su atención en la aprobación del uso lúdico de la mariguana, puede tener bien claro cuáles son las prioridades para los senadores, pues parte de su trabajo se enfocó en días pasados en aprobar la iniciativa de ley para que quienes tienen la adicción a consumir la mariguana puedan continuar con ella sin la preocupación de que puedan ser sancionados por traer consigo una dosis para consumo personal.

Sin negar que existe un sector de la población al que sin duda le preocupaba y ahora le beneficia este tema, como es el caso de quienes utilizan de manera habitual el cannabis para distraerse, no deja de llamar la atención el interés por resolver este tema, como si en estos momentos fuera lo único que le preocupa a los mexicanos, incluso a quienes no tienen este consumo, aunque no se descarta que puedan incursionar en este hábito, que es considerado como una adicción, ahora que tendrán mayor libertad para ello, aunque habrá que ver cómo se regulará tanto la producción como la venta de la mariguana en el país, pues el siguiente paso después de legalizar su uso lúdico es regular su cultivo y distribución en todo el país, para lo cual sin duda los senadores tienen ya preparada alguna iniciativa al respecto.

Al margen de los riesgos que plantea esta medida, aunque beneficia a un sector específico de la población, no deja de llamar la atención que una legisladora federal decidiera hacer pública una imagen donde celebra esta increíble noticia y anuncia su decisión de fumar la ahora permitida mariguana, lo cual sin duda constituye una muestra clara del trabajo que realiza en representación de los ciudadanos y que puede convertirse en un ejemplo a seguir para muchos. ¿Y la pandemia, el aumento en los contagios de COVID-19, las muertes por esta enfermedad, el riesgo de colapso para el sistema de salud, los recursos presupuestales, la pandemia económica, entre otros tantos problemas que afectan al país, dónde quedaron? ¿Son estos los legisladores que buscarán la reelección el próximo año, y quién votará por ellos?

 

Mal estamos en México si el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue encontrando justificantes para acomodar los ciento un mil muertos en la pandemia, cuya letalidad se consolida entre las más altas del mundo.

Esto es, que aquí no queda más que seguir viendo muertos por todos lados y no hay, ni habrá, forma alguna de contener el virus y sus catastróficas consecuencias. El gobierno no tiene ningún proyecto en marcha.

La terrible circunstancia de México la lamentó ayer la Organización Mundial de la Salud al destacar su preocupación por la muerte de 101 mil personas, cuyo dolor a las familias se agrandó al no poder volver a verlos ni despedirse de ellos.

Antier, sin embargo, el jefe de la nación aseguró que no vamos tan mal si España está peor que nuestro país en el número de decesos. Mala señal, o confirmación de que el gobierno no tiene el proyecto más mínimo para contener el virus.

Es triste y lamentable que a pesar de los estragos de la enfermedad nadie del gobierno ha sido lo cauto como para ir a cualquier parte del mundo donde no hayan resultado tan perjudicados como acá, para saber cómo le hicieron y qué debemos hacer.

Sí, la vacuna ya anda en un 99% de efectividad, según las farmacéuticas, pero mientras no tenga el 100% de seguridad quien se la aplique correrá riegos de serias complicaciones o de enfermedades mucho peores, por eso el rechazo a nivel mundial.

Ante la circunstancia, la moraleja es que nos mantengamos en casa, que no salgamos más que a lo esencial, o si es posible ni a lo esencial, dados los peligros de contagio a cada paso que damos.  Si es posible, pidamos a un familiar o conocido que nos traiga mandado u otros artículos personales para evitar salir.

Durango ha registrado en los últimos días infaustos récords de contagios y muertes a pesar del rojo del semáforo epidemiológico. No queda más que encerrarnos y no salir bajo ninguna circunstancia.

Sí, habrá quienes por su actividad o por su ritmo de vida tengan que salir a trabajar, pues ni modo, pero el que algunos tengan ese tipo de necesidad de ninguna manera justifica a los demás a andar en la calle, y no los justifica por los riesgos de contagio que hay en todas partes.

 

La realidad de nuestro país, y es lo que molesta a los científicos, es que México tiene la más alta letalidad en el mundo. Es cuatro veces más alta que el promedio mundial, y ocupa el primer lugar en la lista, y todavía se da el lujo de aconsejar.

Hasta octubre pasado, la letalidad en el orbe era de 2.6%, mientras la de México es de 9.9%, sin considerar que en meses pasados estuvo liderando con más de 12%, algo en verdad catastrófico.

La letalidad se mide en función de los muertos por cada millón de habitantes.

El otro día, López Obrador criticó la información de El País, de España, asegurando que la madre patria “está peor que México…”, pero… a pesar de lo que aparenta, España es de los países con una de las más bajas letalidades en el orbe.

Otro que tiene una baja mortalidad es Estados Unidos, que a pesar de los 250 mil fallecidos no está entre los primeros diez de la más alta mortandad. Brasil, con 169 mil muertos, por su densidad poblacional apenas tiene una letalidad del 2.9%.

Nuestro país, con sus 120 millones de habitantes y sus 101 mil muertos, estaría por rebasar el 10% de letalidad, con lo que se estaría afianzando muy por encima de China, India, Estados Unidos, Brasil y todos los países más poblados sobre la tierra. Eso es lo que debía preocupar a nuestro presidente.

Los números, por desgracia, son claros. No están para presumirse, y quizá ni para dar consejos, como el que dio ayer nuestro mandatario al sugerir en el G-20 que los jefes de estado participantes se abstengan de mantener el confinamiento a rajatabla, cuando no hay otra forma de contener los contagios.

 

Esta semana el Congreso del Estado emitió reglas por las cuales se hace obligatorio el uso de cubrebocas y caretas cuando sea preciso, y utilizarlos ambos de forma adecuada, y también autorizó a sancionar a quienes lo incumplan.

El coronavirus entra al cuerpo por la boca o por la nariz. Eventualmente por los ojos, aunque con menor posibilidad, pero de ser posible también deben protegerse los ojos.

Pero eso de traer los cubrebocas como “mascada” en el cuello, como adornando esa parte del cuerpo, merece la sanción y no por el daño que se van haciendo a sí mismos, sino por el potencial daño que pueden causarle a los demás.

Las sanciones, ya es ley, no serán económicas, pero sí de servicio social, personal e intransferibles.

Se descartaron las multas económicas por no asustar a nadie, por una parte, y por la posibilidad de corrupción por la otra. Ahora, los que incumplan la obligación de llevar cubrebocas y bien puesto, tendrán que barrer las calles y recoger la basura en distintas horas del día, a ver si les da pena.

 

Una niña genio mexicana, Guadalupe Salazar, de 15 años de edad, sugiere con elementos científicos a la mano que para abatir la mortalidad del coronavirus hay que poner en marcha un plan urgente de atención personalizada a cada uno de los enfermos.

Algo parecido ya lo habíamos escuchado hace varias semanas a otros científicos mexicanos.

Abunda la jovencita en otras ideas para eficientar mejor la atención en los puestos médicos oficiales a quienes lleguen a contraer la enfermedad, pero… claro que se expone a que Hugo López Gatell la tilde de loca o algo peor.

El Gobierno Federal no admite recomendaciones de ningún tipo, insiste en que lo mejor que le ha pasado a México es la atención brindada a los enfermos por covid en el país, cuando dista 101 mil muertos la posibilidad de ser cierto.

 

Todos los días se registran accidentes viales en las colonias Santa María, Villa de Guadalupe, Morga y otras del rumbo, precisamente por la falta de señalamiento.

Esta mañana se registró un encontronazo por de más aparatoso en Fresno y Madereros de la colonia Santa María, y aunque nadie lo haya advertido la causa probable del percance fue la ausencia de señalamiento suficiente.

Hubo uno y hasta dos lesionados que, obviamente, no debieron suceder si hubiesen existido las paletas de alto.

Claro, ya sabemos que donde no hay señales de alto para ninguna de las arterias los dos conductores deben detenerse, hasta por sentido común y por preservar el pellejo, pero… esa regla no escrita parece desconocida para medio mundo.

Momento como para recordarle tanto a las autoridades viales como a nuestros legisladores que se adopte como regla el que, ante la ausencia de señales suficientes o confusas, se obligue a detenerse a los dos conductores que lleguen a la bocacalle.

Sería esa la mejor forma de conservar no solo el pellejo, sino la estabilidad, la salud y la vida de los manejadores descuidados, que los hay por todas partes.

 

Grupo de estudiantes de Velardeña, Dgo., sobrevive de entre 8 mil equipos participantes en competencia robótica mundial patrocinada por Star Wars y la NASA.

Un grupo de alumnos del Cecyted No. 12 de Velardeña, Velabots 7577, sigue participando en la competencia convocada desde principios de año, en la que inicialmente se registraron 8 mil, de los que sobreviven unos 5 mil, entre ellos el de Durango.

Los muchachos, para decirlo rápido, nos están demostrando que por muy grande que sea el problema, también puede haber grandes soluciones, puesto que se han sobrepuesto a muchas adversidades por la pandemia: Los riesgos de contagio, las clases a distancia, la inmovilidad en México y el mundo, etc., etc…

Los muchachos, o una representación, ya participaron de manera presencial en el certamen regional en Arkansas, USA, donde se puso en alto el nombre de Velardeña, de Cuencamé, de Durango y de México, nos cuenta Dulce Hernández, una de sus más entusiastas participantes.

Nuestra más sincera felicitación a Dulce, Daisy Calzada, Teresa Aguilar, a Daira Vizcarra y Jorge Badillo, como cabezas del proyecto que inició con 27 muchachos y ya va en ochenta y quizá siga creciendo.

Nuestro reconocimiento a los muchachos por su esfuerzo, entrega y dedicación, pero también nuestro agradecimiento a sus patrocinadores: Cecyted, Grupo Peñoles, Presidencia Municipal de Cuencamé, Ferretería Jonas, Ferretería La Hacienda, Drones Velardeña y otros por tan extraordinario impulso a la ciencia y la tecnología.

 

Hablen ahora o callen para siempre, pero es necesario saber si la Dirección de Protección Civil del Municipio se quedará sin vehículos para mantener su servicio de auxilio a la población. ¿Es cierto eso?

Empezó el run-run de que PC se quedará sin unidades motrices y por consecuencia imposibilitada para seguir auxiliando a la población que llegue a requerirlos.

Algo me dicen, que las camionetas de Protección Civil son vehículos incautados no sabemos a quién en Sinaloa, y que el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado las está exigiendo de regreso.

O sea, ¿Protección Civil está funcionando con vehículos robados, o cómo? No entiendo.

%d bloggers like this: