miércoles, abril 21, 2021
Inicio > Columnas > 7 días de grilla > “Siete días de Grilla”

“Siete días de Grilla”

La Navidad y sus fiestas están de más en este momento no solo en México, sino en el mundo entero. Hay muy poco, por no decir nada de ánimo, para empezar a ver qué cenar la noche del 24 de diciembre.
Más que pensar en la cena tradicional de esa noche pidamos a Dios que nos proteja y nos conserve la vida. Será mucho más importante eso que estar pensando en los romeritos y esas yerbas que poco animan en este momento.
Son casi ciento cinco mil muertos los que se han registrado en México, aunque hay voces que aseguran que el número real de fallecimientos por coronavirus rebasó ya los 300 mil.
Los riesgos de contagio y muerte están por todas partes, a todas horas del día.
Más bien en eso es en lo que debemos concentrarnos, en poner nuestra parte para evitar la proliferación del virus que no respeta edades, sexo y mucho menos religión.
No obstante que, lo vemos en redes sociales, todavía hay gente que está pidiendo a los medios que no sean “paleros”, que no le sigan el juego al gobierno publicando información exagerada y mentirosa sobre los fallecimientos del Covid-19. Todavía piensan que no existe el virus, que es un invento del gobierno para distraer al pueblo de otros problemas mayores.

 

Mientras en el área de Los Angeles, California, las autoridades estarían por decretar el toque de queda para impedir la movilidad social que, nada más ayer, registró 90 mil nuevos casos positivos en la Unión Americana.
El coronavirus saturó ya no nada más los hospitales dedicados a la enfermedad, sino que cansó, hartó al personal médico que, de ser posible, desde hace tiempo habría abandonado su trabajo en virtud de la irresponsabilidad de la gente.
“No sirve de nada que nosotros nos estemos matando en jornadas laborales extenuantes y agotadoras, para que la gente siga creyendo leyendas urbanas…”, han dicho los médicos del mundo. Aquí mismo, en Durango, la dirigencia del Colegio Médico, de forma frecuente ha pedido a los duranguenses que se abstengan de salir a la calle, que se cuiden para no ser contagiados, pero a la gente se le resbala.
Lamentablemente, el virus ya ha cobrado la vida de muchas personas, no de unas cuantas, de muchas personas en todos los rumbos de la ciudad. Hay colonias donde el problema ha sido mayor, pero el riesgo existe en cualquier parte.
Esta semana nos enteramos de la muerte de distinguidos médicos, de excelentes abogados y de inmejorables deportistas. El virus no busca ni a pobres ni a ricos, se ha llevado a unos y otros por muy distinguidos que hayan sido en su vida.
La muerte por coronavirus cada vez está cerrando su círculo. Antes la gente preguntaba si sabían de alguien contagiado o muerto por coronavirus, ahora la realidad nos ha llegado a todos, ha muerto gente muy cercana a las familias confirmando que agarra parejo, que no es nada más una enfermedad para los ricos, como dijo el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, al asegurar que los pobres estaban blindados contra el patógeno.

 

Las diferencias entre Durango y Chihuahua, que coinciden en el rojo del semáforo epidemiológico, son que allá se decretó incluso el toque de queda en Ciudad Juárez, y nadie hizo escándalo, la gente obedeció y están por salir del rojo.
Acá, a pesar de que se aseguró que no habría venta de alcohol durante 15 días, hubo “ventanas” que se pasaron por el arco del triunfo la disposición. Vendieron las 24 horas del día, y parece que más, pues mientras otros fueron obligados a cerrar, a aquellas ni las vieron.
Y mientras haya compradores, habrá vendedores, es lógico.
Los registros diarios de contagios y muertes nos marcan una absoluta indiferencia de la gente hacia las medidas anunciadas el 2 de noviembre. Si nos hubiésemos aislado no tendríamos los escandalosos números de contagios en este momento. Eso es lógico.
Muchos piensan que burlando las disposiciones oficiales los hace más interesantes, aunque… no pocos, incluyendo profesionistas distinguidos o amas de casa de nivel bajo, ya están muertos. Tenemos que decirlo porque así es la realidad, y nada tiene que ver nuestro comentario con alguna defensa o protección a las disposiciones oficiales, tiene que ver más con la intención de orientar a la gente y pedirle que no salga, que se quede en casa si no tiene cosa importante o prioritaria qué hacer en la calle.
Y por si lo ocurrido hasta ahora no fuera suficiente, cuando han muerto 1,235 personas en la entidad y se han contagiado 21,093, los expertos advierten que tras la segunda ola de contagios y muerte viene una tercera con mucha más letalidad. El virus ha mutado muchas veces y, cada vez, con un poder destructor sin precedentes.

 

Y seguimos con las malas noticias, puesto que el creador de Microsoft, Bill Gates, que ha estado muy ligado a los problemas de vacunas y enfermedades en el mundo, advierte que otra pandemia amenaza a la humanidad.
El día que salgamos del coronavirus -dice Gates- empezaremos a preocuparnos por una amenaza más que habrá de encarar la humanidad, y no será dentro de cien años, ni 50 ni 20, sino en unos cinco o seis años tendremos otra espada pendiendo sobre nosotros.
Pediríamos con todo respeto a Memo Puentes que se calme, que se preocupe ahora por el problema del coronavirus, que suficientes estragos ha causado a la humanidad y sin posibilidad de vencerle como para que nos venga con esa mucho más desagradable noticia.
Aunque reconoce que la próxima pandemia será un tanto más benigna, no tan letal como el covid-19, el problema es que quienes la libren, o libremos, la terrible amenaza de ahora, tendrán que empezar previsiones para superar la nueva amenaza.

Armando del Castillo Franco dijo un día a los cuatro vientos que los duranguenses somos pero si requete chismosos, y en función de chismes el pueblo le tumbó a su tesorero.
Lo estamos confirmando en la construcción del túnel “El Durangueño”, que está por llegar a su fin, pero… apenas van a la mitad y el pueblo todo, hasta vecinos de otros países, han opinado del caso y han resuelto que se trata de “otro de los actos corruptos de Jorge Salum…”.
Tiene una altura de 1.90 metros o cerca de los 2 metros, pero para los opinadores es un puente para enanos en el que cabrá solamente una persona.
Es cierto, el 99% de los opinadores quizá nunca vayan a cruzarlo, pero ya le pusieron todo lo que dio su cosecha y en público advirtieron de los mil y uno problemas que generará su uso.
O sea que, para no extendernos, como decía el bien recordado Del Castillo Franco, nos encanta el chisme a los duranguenses, y más ahora que en su mayoría estamos recluidos en casa y sin hacer nada.
El problema es que Obras Públicas Municipales cayó en el “cuatro” y mandó traer gente a aplaudir la obra sin ninguna necesidad. La obra será positiva en todos sus costados, pero para los “contreras” es mala desde el proyecto.
Y bueno, ya que de chismes se trata, sería bueno preguntar por qué “El Durangueño”. Por qué no se hizo una consulta para ponerle un nombre original, además de que el mote viene desde la administración pasada, ¿o eso es bueno..?

A pesar de que en las leyes de ingresos para el 2021 que presentaron los municipios se ha encontrado que la mayoría no contempla incrementos en los impuestos y derechos, en algunos casos se han visto situaciones consideradas simplemente incongruentes o descabellantes.
Como es el caso de Canatlán, donde la alcaldesa Dora González proponía aplicar multas a establecimientos que vendieran bebidas alcohólicas a las  mujeres, así como otro que buscaba aplicar exenciones en el pago del predial, que la ley no permite.
Aunque la presidenta municipal aclaró después que fue un error de dedo al momento de hacer el anteproyecto,  no deja de ser un quemón y una situación que requiere una revisión a fondo, porque sería una medida restrictiva, misógina, que no tendría cabida de ninguna manera.
También algunos municipios intentaron realizar algunas condonaciones, sobre todo en el tema del impuesto predial, pero no es posible que puedan aplicar tal medida porque la ley no se los permite, lo cual se ha explicado por medio del diálogo y obviamente en el Congreso no pasará este tipo de ocurrencias.
A esto se suman situaciones raras en la obra pública, pues se han detectado casos de solicitar créditos para cosas no tan prioritarias, si no pregúntenles a quienes llevan a cabo el túnel “El Durangueño”, donde la primera impresión de la ciudadanía es que esta obra no cumple con las expectativas y que en esta pandemia era innecesaria.

 

Tenemos que ser empáticos y solidarios los duranguenses, particularmente con el comercio, mediano, pequeño y grande, que ha padecido lo indecible y que en muchos casos está a punto de la quiebra.
Ya miles de jefes de familia se quedaron sin trabajo y andan, en su mayoría, buscando cualquier actividad menor para poder llevar algo de dinero a casa. Otros se están yendo por el camino torcido, pero pues… cada quién es responsable de sus actos.
Muchos restaurantes, e infinidad de negocios de todo tipo, están medio trabajando con entregas a domicilio. Muchos viejanos, dicho con todo respeto, están vendiendo dulces o lo que sea para no morir en el intento.
Seamos empáticos y solidarios comprándoles cualquier cosa, aunque no la necesitemos, pero algo que les compremos les dará a ellos la posibilidad de sobrevivir por un tiempo más, junto con sus familias.
No les regateemos, comprémosles al precio que están vendiendo, porque hoy son ellos, pero mañana podemos ser nosotros. ¡Sin duda..!
En Contacto hoy mantenemos abierto nuestro espacio publicitario gratuito para quien llegue a requerir de alguna promoción especial. Lo hemos dispuesto desde que arrancó la emergencia, y seguiremos haciéndolo por tiempo indefinido.
Si usted tiene algún producto nuevo o útil que pueda interesarle a los demás, llámenos, envíenos el dato y lo divulgaremos sin ningún costo, excepto cuando haya necesidad de hacer diseño y darle un tratamiento especial, puesto que para ello hay que emplear a más gente y hay que pagarle.
El único requisito es que se trate de productos legales y leales, que no ofendan a los demás y que por el contrario, puedan servir a la gente.

Encima de la amenaza que persiste sobre los seres humanos por el coronavirus, surge ahora una nueva preocupación mundial por el asesinato del científico iraní Mohsen Fajrisadeh ocurrido ayer en una carretera de Irán.
Mohsen era el responsable del programa nuclear de Irán, de manera que había muchos motivos para quitarle la vida. Y en su caso se hizo de la peor manera, de ahí las reacciones iraníes.
El gobierno iraní de inmediato culpó tanto a Israel como a los Estados Unidos, señalando directamente al presidente Donald Trump, quien recientemente habría amenazado al régimen iraní precisamente por sus avances en el programa nuclear.
El asesinato ha encendido de nuevo las alarmas internacionales que advierten de consecuencias peores para los días venideros.
Obviamente, sería terrible confirmar que haya sido Trump quien ordenó la eliminación del científico iraní, puesto que Donald tiene suficiente con la derrota que pende sobre su cabeza como para heredar a su sucesor Joe Biden problemas de semejante envergadura.

 

Trump, por cierto, ha calmado las aguas internacionales al advertir que si los colegios electorales de los Estados Unidos declaran ganador a Joe Biden sin problema abandonará la Casa Blanca.
Es una buena señal por parte del aún presidente de la Unión Americana, toda vez que tras la elección del pasado 3 de noviembre se ha cansado de acusar un fraude aunque nunca ha presentado ninguna prueba.
Llegó a advertir que como tiene la razón sin duda continuaría al frente del gobierno norteamericano, lo que para muchos fue un adelanto de su negativa a abandonar el mando.
Las condiciones, sin embargo, no están para proponer o exigir nada. Los números no están de su lado, por tanto tiene que aceptarlo y permitir sin problema la asunción de su sucesor.
En el entendido de que si se negara a salir de la Casa Blanca el 20 de enero a las 11:00 horas, sería obligado por la fuerza pública, algo mucho más lamentable que su posición enfermiza de alegar robo sin presentar pruebas.

El  Papa Francisco nombró hoy a 13 nuevos cardenales, el mexicano Felipe Arizmendi entre ellos, con lo que toma el poder superior del Vaticano para manejar su propia sucesión.
Hasta ayer, Francisco tenía minoría entre los 128 miembros clave del Colegio Cardenalicio, que es el ente encargado de la sucesión papal. Ahora, con los 13 designados este día, tendrá 73 cardenales a su favor.
El enviado de Pedro invitó hoy en su homilía a los nuevos cardenales a “estar siempre vigilantes para permanecer” en el camino de Dios, porque, añadió: “Con los pies, con el cuerpo podemos estar con Él, pero nuestro corazón puede estar lejos y llevarnos fuera del camino. Pensemos -les dijo- a tantas clases de corrupción en la vida sacerdotal…”.

 

Murió el miércoles pasado el argentino Diego Armando Maradona, un gran futbolista que brilló por distintas jugadas que hizo a lo largo de su carrera, pero que se fue manchado por las drogas y muchas tropelías contra la afición, contra sí y contra su familia.
Se dice que Diego Armando fue un dios en algunos países del mundo, no se diga en Argentina, pero de ahí a que haya sido el mejor jugador de todos los tiempos, tenemos nuestras dudas.
No haremos leña del árbol caído, solamente diremos que la exageración de los aficionados lo hicieron perder no solo el piso, sino la cabeza y hasta encontrar justificantes a sus tonterías.
Una de ellas, la más significativa, sucedió en el estadio Azteca de la Ciudad de México, en el mismo partido en que Maradona hizo “el gol del siglo”. En ese mismo partido metió un gol con la mano, y todo mundo se dio cuenta. Los ingleses se hartaron de protestar y el árbitro se hizo loco y permitió que el jugador y sus compañeros festejaran y dieran por buena una ilegalidad que el mismo jugador llamó “La Mano de Dios”, y los ingenuos que todo le festejaban lo aprobaron y le dieron vuelo, cuando, por el contrario, se debió sancionar por haber utilizado la mano, algo ilegal.
Nadie recuerda, porque no les conviene recordar, la bochornosa escena ocurrida durante el mundial de Estados Unidos en 1994, cuando una mujer vestida de blanco entró hasta la cancha, tomó a Diego Armando del brazo y lo jaló hacia la expulsión por haberse confirmado el dopaje que llevaba.
Tuvo genialidades, sin duda, pero con “La Mano de Dios” y la expulsión en el mundial gringo su papel se redujo a un simple mortal mucho muy alejado de la deidad que en Argentina quieren e insisten conservarle.