“Siete días de Grilla”

Las ideas aquí expresadas no precisamente definen la línea editorial de la dirección

Los autores del fraude de 1988 fueron Carlos Salinas de Gortari, Felipe Calderón Hinojosa y Diego Fernández de Cevallos. Ellos quemaron las boletas para desaparecer el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas.

Lo asegura nada más y nada menos el que se dijo fue el responsable de la “caída del sistema”, Manuel Bartlet Díaz, a quien la historia estaba señalando con índice de fuego como el principal artífice.

Ya habían encontrado su “chivo expiatorio”, dijo Bartlet ayer al señalar a los realmente responsables del atraco electoral contra Cárdenas.

Entonces, como dicen los abogados, a confesión de parte, relevo de pruebas: Hubo fraude para hacer presidente a Carlos Salinas de Gortari en 1988 y también para hacer presidente a Felipe Calderón Hinojosa.

Sobra abundar en el chanchullo para decir que Felipe ascendiera a la primera magistratura con un “triunfo” nunca obtenido, pero… entonces llegó al cargo en pago precisamente a que se prestó siendo diputado federal para borrar las evidencias de aquel hurto escandaloso.

Ese es nuestro sistema político en el que los desfachatados se han repartido la primera magistratura como quien intercambia “paninis” del mundial.

Sobra entonces justificar a Andrés Manuel López Obrador respecto de su decisión de nombrar a Bartlet como director de la CFE. Sabe de electricidad, sospecha cómo ha perdido 40 mil millones de pesos en el último sexenio y eso va a combatir.

Es decir, Bartlet ha aprovechado de mil maravillas la oportunidad que le brinda la historia para aclarar qué pasó, cómo pasó y quiénes hicieron el fraude en el 88. Ahora será cosa de esperar a ver qué dicen los defraudadores.

López Obrador nombra al poblano porque cree que tiene la capacidad para terminar con el saqueo a la empresa paraestatal, para lo que no se requiere mucha técnica. Merece, de menos, el beneficio de la duda.

Esperemos a que rinda su primer informe como para saber si lo hizo bien o de plano salio como los priistas, que fueron al cargo a terminar de enterrar lo poco que queda de la Empresa de Clase Mundial.

Me viene a la mente el “Clavillazo” Enrique Ochoa Reza, de quien se habla lindura y media cuando dirigió la malograda y decepcionante empresa.

La cosa es que el próximo presidente de México ha vuelto a levantar la mano en medio del torbellino que sacude a este país al subrayar que José Antonio Meade es decente, bueno y honorable.

No se puede ser decente, bueno y honorable quien ha estado al tanto de las correrías de “La Generación Podrida” que considera a los últimos 50 gobernadores priistas, que ha de menos autorizado “La Estafa Maestra”, las triangulaciones al PRI, Odebrecht, OHL, los fraudes a SEDESOL y SEDATU, etc., etc…

Es que si AMLO quizo agradecerle su participación en la pasada elección, con un buen saludo había sido suficiente y no haberlo casi santificado, cuando pesan sobre su espalda muchas sospechas por sí solas graves.

O sea que, al paso que va López Obrador, pronto llamará a Javier y César Duarte, y a muchas finísimas personas de esa calaña a colaborar en el próximo gobierno, quienes con el cobijo del PRI se robaron todo lo que pudieron y andan derrochando por el mundo como jeques petroleros.

No sabemos si AMLO tiene alguien que le aconseje, pero… parece que no, que se está sacando ocurrencias de la chistera para ir cuadrando el próximo gobierno, que él mismo ha prometido como uno de los mejores de la historia.

Termina una semana realmente negra en cuestión de accidentes en la que sigue sobresaliendo el “despiste” del avión Embraer de Aeroméxico en el aeropuerto “Guadalupe Victoria”, además de los autobusazos.

Sobresale por el tamaño del percance y por el riesgo en que estuvieron de morir 103 personas.

Todos están vivos dentro de algo que no pocos consideran un milagro, aun cuando la verdad es que la nave no alcanzó a despegar en lo absoluto, nada más se salió de la pista cuando intentaba elevarse.

Si el avión hubiera llevado tres, cuatro o cinco metros de elevación, las consecuencias pudieron ser inimaginables. No ocurrió porque el aparato nunca tomó altura, nada.

Sorprende que a cinco días del martes terrible todo mundo siga hablando del “autobusazo”, cuando fueron dos, tres con el de ayer, en los que murieron 18 personas y quedaron de menos 50 lesionados. Ayer hubo otro accidente con autobús de por medio en que murieron 5 personas, cuatro de ellas calcinadas.

El avionazo fue prioritario por el número de pasajeros que llevaba el Embraer, amén de que es el primer percance de su tipo en Durango.

Además, los autobusazos fueron atendidos por los cuerpos de rescate y auxilio minutos después de ocurridos. Los lesionados fueron trasladados a hospitales y pronto empezaron a recibir atención médica.

Ya dijimos, y repetimos: Sirva la negra experiencia del “avionazo” para que cada quien revise su papel, para que cada quien asuma su responsabilidad y entienda, pero corrija, lo que se hizo mal.

Nosotros hemos marcado una y otra vez qué falló y qué debe corregirse, porque ningún aeropuerto del mundo está exento de registrar otro accidente, menor o mayor, que por lo menos debe forzar a los rescatistas a una mejor preparación.

Claro, para una mejor preparación se requiere una constante actualizacion de los bomberos. Hay que revisar permanentemente todos los códigos de seguridad, pero… si el aeropuerto no ha podido arreglar las mil y una “goteras” que tiene en la terminal, mucho menos va a gastar un peso en actualización de los bomberos.

El Colegio de Pilotos Aviadores de México cuestiona el ambiente que viene arrastrando la industria aérea del país, toda vez que en 2017 tuvieron 173 incidentes y 66 accidentes, y en este año ya llevan 70 accidentes e incidentes.

Los pilotos aseguran que autoridades y empresas aéreas descuidan las horas de vuelo y fatiga del personal tanto de tierra como de aire, de los pilotos y sus sobrecargos.

Y si eso se da en tiempo normal, o en temporada baja, olvídense en temporadas altas o vacacionales, pues los pilotos todavía no terminan un vuelo cuando ya los están mandando a atender otro.

Hay una exagerada explotación que quizá es la principal causa por la que se están dando los percances e incidentes lamentables.

Más lamentable que el primer accidente en que termina calcinado un avión de los últimos tiempos se haya dado en Durango, precisamente durante las celebraciones de la ciudad en su Feria Nacional. Es que, a la larga, el accidente afecta en serio a la industria turística.

Ojalá sea una mentira del columnista de EL SOL Mariano Alvarado, de que en el Hospital General 450 alguien tiene su propio negocio pasando por encima de la autoridad superior, de los enfermos, y de su salario.

Es que, suponen los más, los hospitales de la Secretaría de Salud funcionan con los impuestos que pagamos todos. No tienen tarifas y no deben cobrar un peso por la atención, y sin embargo, dice Mariano, sí cobran.

Antier, en la rueda de prensa del Dr. Sergio González Romero, se le preguntó sobre las tarifas y no las negó. Le endosó la aclaración al Dr. Artemio Ortega Meza, quien le compuso la plana al aclarar lo que estamos diciendo, que el hospital 450 no tiene tarifas, que no debe tenerlas.

Empero, como decimos al principio, ojalá que sea mentira de Mariano eso de que alguien tiene su imperio y “pagan o no se les atiende, porque esa es la orden del que manda…”, precisamente González Romero.

O sea que, ¿seguimos igual o peor de …odidos que cuando negociaba César Franco? Es pregunta, que ojalá no cause honorarios.

Sumen a Eduardo Gamero Meza como el “caballo negro” de la competencia por la presidencia de la Barra Mexicana Colegio de Abogados que está por definir fecha de elección.

Esta mañana, un nutrido grupo de postulantes armó la escandalera durante un desayuno servido allá por la avenida Factor de la colonia Benjamín Méndez.

Los fans de Gamero se arremolinaron en el comedero para hacer pública su intención de llevarlo hasta la presidencia de la barra que ya suma 10 aspirantes y que corre el riesgo de pulverizarse y escoger no al mejor, sino al que meta más dinero.

Ana Velia Morales, Francisco Arroyo, Isaac Maturino y otros conocidos postulantes son los que se han echado a cuestas la promoción de Eduardo y prometen armar la gallera para sacarlo adelante. ¡Avisados…!!!

Triste y lamentable reconocer que por la cobertura del “avionazo” de Aeroméxico nuestra señal virtual, en internet y en redes sociales, haya registrado el mayor número de consultas y visitas de todos los tiempos.

Sumadas las visitas a nuestra web contactohoy.com.mx y las redes sociales, estamos por rebasar los 10 millones de consultas. Algo sin precedentes que ocurrió en unas cuantas horas.

Todavía se están consultando nuestros materiales compartidos en dichas plataformas, de modo que ya superamos nuestros propios récords alcanzados en 2016.

Sin presumir, porque se trató de algo que también nos estremeció, fuimos los primeros en llegar a la escena del accidente. Estuvimos a unos metros, pero nos echaron policías federales y estatales.

A ese pesar, fuimos el espejo informativo de Durango ante Mexico y el mundo que llevó en vivo y en directo la terrible noticia. No hubo muertos, sí, pero ese es un milagro que debe tratarse por separado.

Lo cierto es que fuimos los primeros por cuya señal se informaron muchos medios de comunicación nacionales y extranjeros. No pocos incluso tomaron nuestra transmisión y la extendieron a su audiencia en muchas partes del mundo.

Todavía ayer gente de distintas cadenas internacionales nos estaban pidiendo autorización para usar nuestros materiales, lo que hizo todavía más grande nuestro acierto informativo.

Y cómo se informaron tan oportunamente, preguntan algunos de nuestros lectores, y respondemos: Uno de los pasajeros, amigo nuestro de toda la vida, tuvo la inentendible paciencia de avisarnos primero a nosotros que a su familia, incluso antes de asegurar su propia existencia, puesto que a bordo todos estuvieron en riesgo de muerte y era obligado salir lo antes posible. Iba a bordo de esa fatídica nave otro amigo de muchos años, Rómulo Campuzano, pero él apenas pudo avisar a sus hijos.

Obviamente, la llamada, según nuestro aparato, fue exactamente de 17 segundos, no ocupó más tiempo.

Termina este domingo la Feria Nacional de Durango con un saldo “blanco” en todos los sentidos, excepto el intento fallido por hacer chanchullo con uno de los carros sorteados durante el festejo.

Hubiese sido impecable la celebración de la ciudad, salvo ese prietito que dio a muchos razones para sospechar que no fue cosa nada más del sospechoso, sino de algunos de los encargados del sorteo, todo fue muy sospechoso.

Suerte que el notario Eduardo Campos Rodríguez se percató a tiempo de la trácala y la impidió a pesar de que se expuso incluso a que lo desocuparan, puesto que en la acción dejó al descubierto a más de un indecente.

No obstante, se dispone todo para la gran celebración a realizarse en el estacionamiento número dos, donde actuará el hijo se Julio Iglesias, Enrique Iglesias, que habrá de presentar su espectáculo de talla mundial y que tanto ha gustado en todos los rincones del orbe.

La convocatoria para el gran evento marca las 21:00 horas, quizá minutos antes de la actuación del gran cantante español, quien dará el cerrojo final al magno evento del año en Durango.

Rubén Velazco Murguía se expone a que le crezca la nariz, por mentiroso, pues asegura que en la Secretaría de Educación en el Estado no hay ni comisionados ni “aviadores”.

Miente el señor, porque nosotros conocemos decenas de periodistas, seudoperiodistas y vividores a nombre del periodismo incrustados en la nómina educativa. El día que quiera los nombres, con gusto.

Es costumbre de los funcionarios educativos, para espantar a los periodistas, decir eso, que ya no hay ni comisionados ni aviadores.

El día que eso suceda, ese día ya no habrá educación ni sindicato, porque ambas cosas son como la uña y la mugre, o como el sol en el día.

Incluso, nos atrevemos a decirle algo al señor Velazco Murguía: Aun en el próximo gobierno, en el que va a combatir con todo la corrupción, habrá comisionados y “aviadores”. Se lo apostamos desde ahora.

Un verdadero problema social representan los terrenos baldíos que proliferan por distintos rumbos y que sirven como refugio de malvivientes y drogadictos, afectando a vecinos de muchas de las colonias y fraccionamientos de la capital.

Basta citar como ejemplo la colonia valle del Guadiana, donde existe un terreno en el que se puede observar cómo a diario se meten vagabundos y adictos utilizándolo como refugio, lo que obliga a transeúntes y vecinos a rodear y buscar otra ruta debido al miedo y a la inseguridad que sienten, sobre todo cuando ya se hace de noche y tienen que pasar por este lugar.

Lo lamentable del hecho es que se encuentra en la cercanía de una escuela primaria, razón por la que los vecinos se sienten aún más indignados de que las autoridades no hagan algo al respecto de manera inmediata.

Este problema es solo en una de las calles de esta colonia, que es muy grande y que cuenta con privadas escondidas en las que no se sabe qué más pueda pasar.

Por lo que los vecinos tienen que extremar el cuidado de sus hijos y de sus hogares, pues al parecer las autoridades no pueden o no quieren resolver este conflicto, mucho menos realizar rondines, pues solo quieren enfocarse o aprovecharse de otras situaciones, como el instalar retenes para detener y multar despistados conductores en las cercanías de la feria.

Esta semana la entidad se mantuvo en el centro de atención de medios nacionales e internacionales por el accidente de un avión con más de 100 personas, y aunque se ha dicho mucho de la deficiente atención en el sector Salud, además de la falta de insumos y medicamentos, se logró un gran trabajo coordinado para dar auxilio a los heridos, incluso se les dio de tipo psicológico por el gran susto.

De reconocer la labor de todas las corporaciones, pues se vio una gran hermandad. El IMSS y el ISSSTE además de dar atención a algunos de los heridos proporcionaron insumos necesarios para el Hospital General 450, donde se encontraba hospitalizado el piloto del avión, quien por cierto mientras para unos es un héroe otros lo están señalando de negligencia al haber despegado con un clima complicado, pero lo cierto es que solo las investigaciones darán la razón.

Este suceso también generó inconformidad en las redes sociales y en otras voces, pues mientras los pasajeros del avión eran atendidos, familiares de heridos en un accidente  carretero ese mismo día por la mañana exigían la misma atención.

Afortunadamente las autoridades aclararon que en ambos accidentes la atención se dio desde el primer momento y para todos por igual, además que se seguiría brindando todo lo necesario en caso de transporte, documentación y servicio médico, acallando de esta forma los rumores y  poniendo manos en el asunto.