“Siete días de Grilla”

Nada, ni la corrupción desbordada que ha descubierto el gobierno, justifica que por decisiones sobre las rodillas millones de padres de familia queden en la calle y sin posibilidad de volver a laborar.

Todos los días nos desayunamos con noticias negras sobre la realidad de muchos empleados que, de pronto, y por decisiones impensadas, se quedan sin trabajo.

No importa que hayan tenido toda su vida laborando y que hayan tenido algún derecho. La orden de arriba es tal y, sin más, se quedan en la calle.

Otra vez preguntamos al Gobierno Federal por qué no se medita tantito poner a tanta gente en la calle usando siempre el pretexto de la corrupción.

Las guarderías fueron cerradas de un plumazo, dizque por la lamentable corrupción, cuando pudieron mantenerlas en funcionamiento al tiempo que iban desterrando las indecencias.

Lo más lamentable es que la política de los despidos masivos, aunque lo niegue el presidente Andrés Manuel López Obrador, se sigue usando de forma indiscriminada, por sí sola preocupante, pues no hay la más mínima esperanza de que se corrija el rumbo.

Es el caso de la PROFECO, que de pronto encuentran que no sirve para nada y han decidido su cierre. O sea, que no sirva o que se cuestione su existencia, está bien, ¿pero antes de cerrarla que nos digan qué harán con todo el personal, o nada más es cosa de mandarlos a la calle, así sin nada, y sin recapacitar en aquellos empleados que hicieron ahí la mayor parte de su vida?

Inconcebible que el principal causante de la mortandad que se ha dado en México en los últimos 10 años, Felipe Calderón, sea propuesto por policías federales como su regenteador.

Calderón, además de haberse robado la Presidencia de México con la complicidad del PRI, es el mexicano con menos calidad moral para opinar de seguridad, y con mucha menos dignidad para asumir ese papel.

Las autoridades habían adelantado que “alguien” estaba detrás de las protestas de los policías federales, y… pronto salió el peine. Un grupo de policías propuso a Calderón para la intermediación.

Calderón, con su declaración estúpida de guerra contra el crimen organizado, desató una lucha por las posiciones de rutas y espacios de la delincuencia que ha dejado más de un millón de muertos en toda la República.

Felipe no tiene la calidad moral, nunca la tendrá, para representar a nadie, a menos que sus intereses y los de sus representados vayan por el mismo camino.

Ahora resulta que el expresidente Felipe Calderón Hinojosa decidió convertirse en el defensor de los elementos de la Policía Federal que se mostraron en contra de la posibilidad de pasar a formar parte de la Guardia Nacional y decidieron realizar una serie de acciones de protesta por esta situación, en las cuales presentaron distintos argumentos que pueden ser válidos en mayor o menor grado, de acuerdo a las circunstancias. Al margen de las razones que tengan estos policías o crean tener, resulta interesante que el exmandatario nacional esté involucrado de alguna manera en esta protesta, pues no es casualidad que uno de los organizadores de las protestas policiales haya decidido de pronto mencionar su nombre y, casualmente, pedirle públicamente que se convirtiera en representante, asesor e incluso defensor de los agentes inconformes, como si el exmandatario se hubiera caracterizado en su desempeño como tal, por defender a quienes reclamaban el respeto a sus derechos, sin dejar de lado las cuestionables decisiones que tomó durante su mandato, que ya son muy conocidas por todos los ciudadanos.

Al margen de la ayuda que para estos elementos pueda representar el contar con el apoyo que ha manifestado de manera verbal el exmandatario, ahora resulta que también hay quienes plantean la posibilidad de que pueda ser candidato a diputado federal para las siguientes elecciones.

Sin duda que puede ser postulado para este cargo, habría que ver por cuál partido político, pues todo parece indicar que tanto el exmandatario como sus seguidores tienen muy mala memoria sobre su desempeño en la Presidencia de la República, pues consideran que los resultados del trabajo realizado y su imagen serían suficientes para que pueda ser postulado a un cargo de elección popular. No cabe duda que las sorpresas no terminan en este país, solamente falta que también Vicente Fox busque una candidatura.

Una fracción de policías federales no acepta su incorporación a la Guardia Nacional, sobre todo no admite un mando ajeno a ellos, y se ha propuesto bloquearlo todo para evitar la extinción de la corporación.

Se trata de un problema serio para Presidencia de la República, dado que la insurrección de los federales amenaza descarrilar el propósito integrador de la Guardia Nacional, y eso, eso no lo había considerado Andrés Manuel López Obrador.

La oposición de los federales desde luego que reabasa cualquier proyección del aparato de gobierno, quienes ante la indicación de AMLO creyeron que todo iba a ser tan sencillo como decidirlo.

Los policías federales se quejan de maltratos, de humillaciones y de afectación en sus percepciones, por tanto, para pensar en una solución pacífica, López Obrador tendrá que pensar en resolverles esos problemas, que para nada son menores. Le da para entretenerse.

No se lo digan a nadie pero, los que saben, aseguran que el que está más cerca de la súper delegación en Durango se llama Iván Ramírez Maldonado, seguido de Otniel García Navarro.

Visto que Enrique Novelo no termina sus problemas de salud ocasionados por la infeliz caída de la súper motocicleta de Paco Bardán, que lo más probable es que no regrese, el Gobierno Federal estaría por decidir entre Iván y Otniel.

El cargo también lo quiere José Ramón Enríquez, según su propio anuncio, pero el aún alcalde tendría que pasar primero por encima de los arriba anotados, que son más conocidos de AMLO, especialmente por su trabajo realizado en Morena en los dos últimos procesos electorales.

Antes, ese tipo de chambas dependían totalmente del gobernador, el mandatario estatal era quien daba la última palabra en la selección, pero… esos tiempos ya cambiaron, y no estamos seguros que regresen.

El alcalde José Ramón Enríquez sigue empeñado en llevar las cosas contra la voluntad de los duranguenses. El resultado adverso de la elección pasada debe indicarle el camino a seguir, pero no, insiste en ir en contra.

Obviamente, sigue careciendo Joserra de un consejero sensato, razonable, con los pies en la tierra, que lo convenza de hacer las cosas de la mejor manera posible, o si lo tiene, no le está escuchando o de plano le vale mare lo que le aconseje.

Alguien le propuso desde hace más de año retirar lo antes posible los letreros de la infelicidad, por las mentadas por montones que generaban a diario, así se fue a la elección y así le fue. Y por si fuera poco, ahora ha decidido con el respaldo del cabildo que se queden para toda la vida.

No sabe, o le vale, reconocer que el próximo cabildo asumirá el mando en unas semanas y que una de sus primeras decisiones será desaparecer ipso facto los letreros infelices, nada habrá de impedirlo.

Alguien le pidió a Enríquez que se alejara un poquito de los reflectores. Intensificó la publicación diaria en un par de medios y la mayoría de las publicaciones más cercanas a la frivolidad que a la realidad.

No sería extraño que Jorge Salum del Palacio anuncie la lista de sus colaboradores hasta unas horas antes de tomar posesión. Los nombres y cargos que están fluyendo por redes sociales, sobra decirlo, están de más.

Salum del Palacio asegura que varios de los personajes que se manejan son gente conocida, varios amigos míos, pero de eso a que sea certera la mención, dista mucho.

“Todos los días reviso los diversos perfiles para los distintos cargos, y así como se hace en redes, un día quito a uno y pongo a otro, pues no terminan de convencerme”, dijo.

Y no tengo ninguna prisa para decidirlo. Me llevaré el tiempo que sea necesario para tomar una decisión, pues estoy comprometido con los duranguenses a escoger a lo mejor para esperar mejores resultados.

O sea que, por más listados que sigan circulando, la realidad habrá de conocerse unas horas antes de asumir la alcaldía, exactamente la noche del 31 de agosto, para lo que nos quedan algunos dos meses.

Está científicamente comprobado que Luis Valdez Valenciano era además de inelegible para la alcaldía de Poanas, punible, por lo que a la falsificación de documentos se refiere.

Usó documentos apócrifos, desde la credencial de elector hasta el acta de nacimiento respectiva, por lo que no nada más se puede quedar como el perro de las dos tortas, sin Juan y sin las gallinas, sino que anda pasando a la cárcel y sin derecho a consignación, como dicen en el rancho.

Aquí lo adelantamos hace varios días, por tanto se confirma la primicia que les diéramos en este espacio, que al final es lo de menos, pues revela distintas anomalías que, sin embargo, pudieron salir bien libradas a pesar de los ojos de tanta gente en la elección pasada.

Ha de saber el magistrado presidente del tribunal local electoral Javier Mier Mier que la noticia de que sobrevivió el Partido Duranguense a la quema que hizo el pueblo en las urnas en junio, no es buena noticia.

Sobradamente queda demostrado que el Partido Duranguense, lo mismo que el Verde, que el PT y otras sanguijuelas, dicho con todo el respeto del mundo, claro está, siguen succionando la poca sangre que tiene el cuerpo para sus actividades. Además, la noticia primera de que desaparecía el PD, en serio, alegró más a la fanaticada que la conclusión final. Es lamentable, claro, pero esa es la mejor prueba de que el pueblo no los quiere.

Hubiese sido una buena noticia para los duranguenses que le hubieran anunciado la cancelación del registro de la “chiquillada”, pues sobradamente queda demostrado que no le sirven esas siglas a la democracia. No hacen falta, y es mucho el dinero que se desperdicia en sus actividades.

Óscar Galván, director de Seguridad Pública Municipal, asegura que Durango es la tercera ciudad más tranquila de México, y quizá lo sea, pero… ¿tendrían que ver los “policías” morelenses que trabajaron el primer domingo de junio?

Es que, se dice, aquel día, entre la tropa, de pronto aparecieron numerosos fuereños, luego se supo que los trajeron de Morelos, vestidos con el uniforme azul, impecables por cierto.

Es que, también se sabe ahora, aquella vez trajeron un regimiento completo de Cuernavaca y sus alrededores que, sabrá Dios qué clase de gente era, pero cayeron parados en Durango y para pronto aparecieron vestidos de policías municipales.

Quién sabe qué planes tenían para la jornada electoral, pero… creen que a tiempo fueron frenados allá por Cristobal Colón por varios contingentes estatales guiados por los ocupantes de uno de los helicópteros del gobierno. Aquella vez hubo hasta intentos de hacer el desmoder para manchar la elección, pero… la contundencia de la acción estatal, y por la cordura de alguien, el desbarajuste no pasó de uno que otro aventón sin consecuencias.

Un gusto enorme para la fanaticada beisbolera de Durango al enterarse que el pelotero local Irving Medina, elemento de los Generales de Durango, es firmado por los Medias Rojas de Boston.

Irvin será el primer jugador duranguense en ver abiertas las puertas de una institución tan sólida como la de los Red Sox, que así, con su fichaje, lo coloca a las puertas de la gran carpa.

Ha sido fichado por su trayectoria, por su estatura, por su edad. Tiene todo para salir adelante en el beisbol de las grandes ligas, por eso, los aficionados no se incomodan por haberlo extraído de la plantilla generala, sino por la posibilidad de que pronto nos represente en el mejor beisbol del mundo.

¿Que será difícil? ¡Sí!!! ¿Que será complicado? ¡Sí!!! Pero Irving tiene la mesa puesta para despacharse. Serán sus facultades las que lo lleven adelante, y por eso, los fanáticos beisboleros de Durango, en serio, estamos de plácemes.

Durante esta administración se habló que además del “intenso” bacheo que el gobierno realizó se comenzaría con un programa para la rehabilitación de banquetas en distintas zonas del centro histórico, sin embargo esto no ocurrió, pues los cordones de acera siguen estando en deplorables condiciones, además de que son peligrosos para los peatones, pues se han presentado fracturas y accidentes a consecuencia de que no se les ha rehabilitado. Y es que, el titular de Obras Públicas del Municipio, Alfredo Marín, reveló en alguna ocasión el lamentable presupuesto de 100 mil pesos que se asignaría para el “Banqueta Fest” que, dicho sea de paso, llevó este nombre ridículo cuando el Ayuntamiento a todo le colocaba el fest. De este programa ya no se supo nada y del presupuesto mucho menos.

La secretaria del Ayuntamiento, Trinidad Sánchez Cardiel, dijo que este gobierno, aunque no lo quieran, es panista, por lo que es obligación de los mismos miembros del blanquiazul defenderlo, así como están defendiendo al próximo alcalde Jorge Salum. Como si se tratara de una broma de mal gusto, la funcionaria explicó que no se vale cuánto se ha atacado a un gobierno que es del PAN, pues una muestra clara es que ni el gobernador ha querido ayudar al pobrecito alcalde José Ramón, por lo que pidió que en estos últimos meses que quedan a este Ayuntamiento, salgan a defenderlo con uñas y dientes. Ya molesta y encarrilada Trinidad aventó indirectas a diestra y siniestra, resaltando el claro ataque a Claudia Hernández, quien ocupara el cargo que ahora tiene.  Desde que llegó al Ayuntamiento la señora no da ni una pues se dedica a defender lo indefendible.